Blackjack: trucos para sorprender jugando a las cartas

El blackjack es una de las opciones lúdicas que más éxito tiene dentro de los casinos online. El motivo de su popularidad es su mínima curva de aprendizaje y la elevada tasa de retorno a favor del jugador, así como ser un juego muy entretenido y dinámico.

 

En el juego de cartas del blackjack, al tener unas reglas muy simples, van mejorando con cada partida las opciones de éxito.

 

El juego es muy sencillo, se trata de ganar al croupier en cada partida, algo que se consigue si las cartas del jugador suman 21 o se acerca lo suficiente, sin pasarse, a esta cantidad.

 

En cualquier caso, la cifra debe ser más próxima a este número que la suma de los valores que presente el crupier. Como cabe suponer, se debe conocer el valor de los naipes; el AS vale 1 u 11 puntos, según el resto de la mano del jugador en un momento determinado, todas las figuras valen 10 y el resto de los naipes puntuarán según su propio valor.

 

Con el blackjack online se presenta, además, una gran oportunidad para aprender trucos y secretos que aumenten esa tasa de posibilidades de victoria, siendo otra de las razones por las que es un juego tan extendido y popular.

 

Trucos y consejos para ganar al blackjack

 

Como todo jugador del también conocido como 21, las acciones que se pueden realizar son las de pedir, cuando se necesita una carta que añadir a la mano, y que el crupier las ofrece de modo descubierto, plantarse, cuando se deja de jugar hasta que llega el conteo general, doblar la apuesta, cuando el jugador recibe una carta más si a cambio dobla su apuesta, rendirse o retirarse de la partida y dividir en parejas, que es cuando se tienen 2 cartas iguales y elige dividirlas en dos manos diferentes, llevando cada una su propia apuesta.

 

Con estas reglas bien aprendidas, se aconseja elegir un buen casino online y seguir las siguientes estrategias para optimizar las opciones de victoria y disfrutar al máximo de este juego.

 

1.      Saber diferenciar entre las cartas duras y las cartas blandas

 

Más que un truco es un fundamento. Todo jugador que quiera tener unas mínimas opciones de ganar una mano debe saber la diferencia entre las denominadas cartas duras y las cartas blandas.

 

El procedimiento para distinguirlas es el siguiente; si se tiene un As en la mano, se entiende que se poseen cartas blandas, si no se tiene esta carta, entonces son cartas duras.

 

Tomando esto como base habrá que prestar atención a la tabla estratégica básica donde se localizan las posibles combinaciones que se pueden tener, así como la que posee el crupier y cuál acción es la más aconsejable acometer. Las cartas fuertes son el 7, 8, 9, y 10, por tanto, las débiles serán el 2,3, 4, 5 y el 6.

 

2.      Cuándo plantarse

 

Con seguridad, al jugador de blackjack más famoso del mundo, el mismísimo agente especial James Bond 007, le será muy fácil saber cuándo plantarse. Sin embargo, quizás el resto de los mortales necesitemos un poco de ayuda. Como norma general, la norma de plantarse con 17 o más es de obligado cumplimiento.

 

Se trata de una ley no escrita que no es aplicable para el crupier, pero que para cualquier jugador es esencial. Y es que, en este punto, el riesgo de pasarse con una nueva carta comienza a ser muy alto. Esta norma tiene su propia excepción, que no es otra que llegar a los 17 con un As, entonces el doble valor de esta carta entra en juego.

 

Dependerá entonces del jugador buscar una combinación que sume a partir del 1 o con 11.

 

3.      Tratar que la banca se pase

 

Una de las razones de por qué estamos ante un juego que facilita la victoria del jugador se localiza en la obligación que tiene el crupier de pedir carta si tiene una cantidad igual o menor a 16 puntos. De este modo, si el crupier muestra una carta con un 4, un 5 o un 6, solo habrá que pedir una carta si la mano con la que participamos es blanda.

 

Aun a pesar de tener la mala suerte de obtener una puntuación baja, el doble valor que proporciona el AS del crupier va a jugar a nuestro favor, obligando a la mesa a pedir otra carta, con lo que las probabilidades de que se pase aumentarán. El jugador, por su parte, deberá ser más conservador.

 

4.      Saber cuándo hay que doblar la apuesta

 

Doblar permite llevar a cabo una apuesta más del mismo valor que la apuesta inicial y a cambio recibir una carta más. Esta operación se realizará cuando se posean cartas duras con valores de 9, 10 y 11 y el crupier tenga una carta débil, excepto que sea un As, no doblaremos con 11. Sin embargo, si el jugador tiene cartas blandas con 13 o 14, y el crupier 5 o 6, con 15 o con 16. Si la banca juega con 4, 5 o 6; con 17 o 18 blando, si tiene 3, 4, 5 o 6.

 

5.      No aceptar una apuesta de seguro

 

Aunque, a priori, cubrirse con un As de la banca es una buena opción sobre todo si hay 16 cartas con valor de 10, sin embargo, en el momento en que el jugador pide este seguro, la ventaja de la banca aumenta, ya que solo un blackjack va a permitir recuperar la apuesta con seguro.

 

Para ganar una mano con una apuesta de seguro se ha de tener mucha experiencia, ser un contador de cartas y solo cuando las circunstancias dejen claro que es lo más recomendable.

 

6.      5+1, otros trucos concretos

 

Por último, recordar que existen dos versiones clásicas para jugar al blackjack; la americana y la europea. Todos los consejos ofrecidos son válidos para ambas modalidades, sin embargo, hay algunos que solo son válidas para la versión europea.

 

No se deben separar 8-8 contra 10 o As del crupier (mejor pedir carta), no doblar con 11 contra 10 del crupier (mejor pedir carta) y no separa As-As contra As del Crupier (mejor pedir carta).

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas