“Máquinas de plagio”: la Inteligencia Artificial (IA) enfrenta a guionistas y estudios sobre el futuro de Hollywood

(Reuters) - Los guionistas de Hollywood llevan décadas escribiendo guiones de ciencia ficción en los que las máquinas se apoderan del mundo y ahora la amenaza es la IA, ya que trabajadores luchan para que los robots no les quiten el trabajo.

El Sindicato de Guionistas de Estados Unidos (WGA, por sus siglas en inglés) quiere restringir el uso de la inteligencia artificial (IA) en la redacción de guiones de cine y televisión. Los estudios de Hollywood, que luchan por rentabilizar los servicios de “streaming” y hacer frente a la reducción de los ingresos publicitarios, han rechazado esa idea, afirmando que estarían abiertos a debatir las nuevas tecnologías una vez al año, según el sindicato.

Un portavoz de la Alianza de Productores de Cine y Televisión (AMPTP, por sus siglas en inglés), que negocia en nombre de los estudios, no hizo comentarios.

La disputa sobre la IA es una de las varias cuestiones que llevaron a los guionistas de cine y televisión de Hollywood a la huelga el lunes, la primera en 15 años.

Tal vez te interese leer: La inteligencia artificial, la nueva revolución industrial del mundo actual

Aunque la cuestión es uno de los últimos apartados descritos en un resumen de puntos de negociación de la WGA, muchos de los cuales se centran en mejorar la compensación en la era del “streaming”, el debate sobre el papel de la IA en el proceso creativo determinará el futuro del entretenimiento en las próximas décadas.

El guionista John August, miembro del comité negociador del WGA, dijo que los guionistas tienen dos preocupaciones respecto a la IA.

“No queremos que nuestro material les sirva de alimento y tampoco queremos arreglar sus chapuceros primeros borradores”, afirma.

Se trata de una tecnología polifacética y de rápido crecimiento, que se ha extendido por toda la industria cinematográfica mundial.

En Hollywood, la IA ayuda a borrar las arrugas de la cara de un actor envejecido, a eliminar palabrotas y a dibujar cortometrajes animados con la ayuda de Dall-E, de OpenAI, que puede crear imágenes realistas. Algunos guionistas están experimentando con la creación de guiones.

 

Último bastión

“El problema aquí parece ser que pensamos que la creatividad ‘per se’ era el último bastión, la línea en la arena, que impediría que las máquinas sustituyeran el trabajo de alguien”, dijo Mike Seymour, cofundador de Motus Lab en la Universidad de Sídney, que tiene experiencia en efectos visuales e inteligencia artificial y ha sido consultor de varios estudios. “Yo diría que eso no es más que una especie de noción arbitraria que tuvo la gente y que caló en la imaginación popular”.

La IA puede ayudar a los guionistas a romper “el bloqueo del papel en blanco”, afirma Seymour, y es buena en lo que él describe como “pantomima”, o producir diálogos directos y contundentes, aunque carentes de matices.

“Tampoco pretendo que la IA se vuelva superinteligente y produzca, ya sabes, ‘Ciudadano Kane’, porque simplemente no es correcto”, dijo Seymour.

Los guionistas temen que se los deje de lado o, al menos, que se los valore menos.

“Lo que (la IA) podría hacer es vomitar una obra confusa”, dijo Warren Leight, guionista que trabajó como “showrunner” y productor ejecutivo del drama de la NBC “Law & Order: SVU”

“En lugar de contratarte para hacer un primer borrador, (los estudios) te contratan para hacer un segundo borrador, que paga menos. Hay que cortar eso de raíz.”

El sindicato propuso que el material generado por un sistema de IA como ChatGPT no pueda considerarse “material literario” o “material fuente”, términos ya definidos en su contrato.

En la práctica, eso significa que si un ejecutivo de un estudio entrega a un guionista un guión generado por IA para que lo revise, no se le podría pagar una tarifa más baja por la reescritura o el pulido.

El sindicato sostiene que los guiones existentes no deberían utilizarse para entrenar a la inteligencia artificial, lo que abriría la puerta al robo de propiedad intelectual.

“Lo llamamos el ‘problema Nora Ephron’“, dijo August, refiriéndose a la escritora de éxitos de comedias románticas como “Cuando Harry encontró a Sally” y “Tienes un e-mail”.

“Uno puede imaginarse a un estudio entrenando a una IA con todos los guiones de Nora Ephron y haciendo que escriba una comedia con su voz. Nuestras propuestas lo impedirían.”

La negociadora jefe del WGA, Ellen Stutzman, dijo que algunos miembros tienen otro término para la IA: “máquinas de plagio”.

“Hemos hecho una propuesta razonable para que la empresa mantenga a la IA fuera del negocio de escribir televisión y películas y no intente sustituir a los guionistas”, dijo.

 

IA

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas