Visión Misionera 2023 | Exportaciones de madera: “Si no se fijan reglas de largo plazo, el sector forestal puede entrar en una grave crisis durante el 2023”

Carlos Berninger, especialista en Comercio Internacional, realizó un balance del año s sobre el mercado exportador y los escenarios para el crecimiento de las PyMEs del sector foresto-industrial. “Si el gobierno nacional no toma medidas de competitividad, la actividad puede atravesar una grave crisis en el año 2023”

“Las políticas del Gobierno Nacional son las que dejan fuera de mercado, no solo a la industria maderera, sino también a todas las economías regionales. El sector foresto-industrial necesita exportar, y aún no se han instrumentado desde el Estado medidas de apoyo para sostener la competitividad de las PyMEs”, sostuvo el especialista en una entrevista con Visión Misionera.

 

Cerrando al año 2022, el mercado de productos forestales presentaba una desaceleración en el comercio internacional que despertó todas las alertas respecto a un pronóstico complejo para el primer semestre de 2023.

 

Estados Unidos, que marca el rumbo de las ventas mundiales de productos de madera de pino, siempre fue un mercado de muchas fluctuaciones, no es un mercado con curvas leves, remarcó Berninger.

 

“Cuando la demanda es fuerte, los precios se disparan y cuando la oferta supera a la demanda, los precios de desbarrancan a mínimos difíciles de trabajar. Pero el mercado post pandemia fue muy especial, llegando a picos históricos de demanda y precios. Ahora, cerrando el 2022 con la baja de las ventas en el mercado, también se registran pisos por debajo de los normales”, explicó el especialista.

 

VM: El 2021 cerró con un récord histórico las exportaciones de madera, sin embargo la evolución de las exportaciones en 2022 presentaron cambios y cerró el año con una abrupta caída de las ventas al exterior, según adelantaron PyMEs madereras misioneras. ¿Qué pasó en el mercado internacional?

En el año 2022 el mercado siguió fuerte hasta julio, e incluso agosto, y luego comenzó a caer debido al excedente de stocks por embarques recibidos en Estados Unidos de madera de diversos países.

La normalización de los fletes ayudó a que se cargaran muchos pedidos atrasados en pocas semanas, y esto sobrepasó la capacidad de almacenamiento tanto de los clientes como en los almacenes portuarios, provocando un freno a las compras por varios meses.

 

VM: Se puede estimar en promedio de cuanto sería la caída, si bien hablan que fue abrupta, pero hay empresas que tienen sus nichos o clientes….

– Definitivamente la caída fue abrupta, casi un 100%. Luego comenzaron tímidamente algunos pedidos puntuales.

Cerrando diciembre aparecieron más consultas, pero los precios internacionales son muy bajos y la falta de competitividad de Argentina está causando que los exportadores de madera brasileros, chilenos y asiáticos tomen el mercado que tanto nos costó recuperar.

VM: En precios y en volumen, ¿cómo resultaría este 2022 respecto a otros años?

Aún no tenemos información estadística oficial, pero el 2022 a nivel exportaciones fue muy bueno, aunque por la caída de los últimos meses, no creo que haya superado al 2021.

 

VM: ¿Qué productos fueron  los más demandados?

– Todos los productos tuvieron una demanda muy fuerte y muy buenos precios durante el 2021 y hasta pasado el primer semestre del 2022.

 

VM: ¿Y cuáles fueron los principales retos en logística?

– Este fue uno de los puntos críticos que marcó el mercado en 2022, a favor y en contra.

A favor porque Argentina tuvo mejores condiciones de espacio en buques y costo de fletes que Brasil, China y otros proveedores, con lo cual corrimos con ventaja en el suministro de productos y tuvimos preferencia en los pedidos.

La contra que tenemos es el incremento de fletes en un 700% o más. Este alto costo provocó que la incidencia de los mismos fuera muy grande, sobre todo para productos de menor valor agregado. Ahora, si bien los fletes están bajando, siguen muy por arriba que los valores pre pandemia.

Qué se espera del Estado nacional

VM: ¿Cuánto tuvo que ver las medidas del gobierno nacional para perder competitividad internacional? O todo está vinculado a factores externos que no hacen rentable exportar productos forestales?

– Las políticas del Gobierno Nacional son las que dejan fuera de mercado, no solo a la industria maderera, sino también a todas las economías regionales.

Todos los mercados tienen variaciones de precios y condiciones. Cuando los mismos caen, los países que siguen exportando son los más competitivos. Como mencione en muchas notas previas, la industria forestal Argentina es competitiva puertas adentro, pero a la hora de sacar sus productos para vender al exterior, los costos exorbitantes de logística, el dólar ficticio sólo para exportadores y los impuestos a la exportación, sumados también a los costos portuarios más caros del mundo, hacen que quedemos afuera de los mercados ante estas situaciones.

Todo esto es por cuestiones ajenas a las industrias.

 

VM: Se estimaba que en la pandemia había un centenar de PyMEs madereras que comenzaron a exportar ¿Cuántas quedarían exportando para el cierre de 2022?

– No sé bien la cantidad, ahora son muy pocas empresas que cuentan con pedidos o que pueden vender a los precios de mercado actual.

Los despidos en el sector debido a esta situación fueron significativos, y de parte del Gobierno aún no se tomó ninguna medida de apoyo para que las empresas puedan seguir exportando.  Con este escenario se prevé que los despidos en la industria continuarán.

El mercado interno, por la información que comparto con empresarios colegas, está bajando la demanda también al cierre del año.

De todas formas, el sector forestal necesita de la exportación. Las industrias pueden producir mucho más de lo que el mercado interno puede consumir, y ante la falta de exportación, el mercado se satura rápidamente.

 

VM: En este contexto, en qué aspectos las industrias forestales requerirán inversiones para prepararse pasada  la crisis de mercado (o no es el momento para ello)?

– Se realizaron muchas inversiones en las industrias en estos dos años, sea en maquinarias nuevas, instalación de secaderos, generación de energía propia, etcétera.

Esto permitirá al sector ser aún más competitivo puertas adentro y fabricar productos de mayor valor agregado.

Espero que en el país en algún momento se puedan mejorar los costos logísticos y de exportaciones para que las mismas puedan explotar estas inversiones.

Perspectivas 2023

VM: ¿Que información se tiene para el 2023, qué se puede esperar? Algunos empresarios hablan de una recuperación del mercado para el segundo semestre del año, y advierten de la necesidad de medidas para “pasar” los tiempos difíciles sin despidos ni cierres.

– No hay forma de predecir qué puede pasar en el mercado, nunca la hubo. Es un mercado que hay que seguirlo semana a semana, y dependiendo el tipo de producto (Tablas, molduras, etc), también llevan rumbos diferentes.

El mercado es gigante, con lo cual, más allá del acomodamiento a nivel stocks que llevó a tener un par de meses sin pedidos, ya comenzaron a haber consultas, tímidas, pero pedidos hay. Ahora, el problema recurrente en Argentina, es que los costos extra industria nos dejan fuera de los mercados, dejando esos pedidos para los proveedores de otros países.

Concuerdo que el gobierno debería tomar medidas de corto plazo para pasar estos meses difíciles y evitar despidos y baja en la producción, pero sobre todo creo que hay que sentarse de una vez por todas entre el sector privado y Gobierno para definir una política de comercio exterior que permita trabajar al sector en todos los mercados, tratar de llegar a ser competitivos como los países con los cuales competimos.

Se presentaron varios proyectos y nunca fueron atendidos.

El sector privado ya hizo su parte y se puede actualizar y discutir el proyecto, pero no se ve voluntad política en cambiar las cosas por ahora. Ojalá en el 2023 se pueda dar ese diálogo.

 

Tal vez te interese leer: PyMEs de la Amayadap y Apicofom requieren cinco medidas urgentes para sostener la actividad y el empleo en 2023

 

VM: ¿Coincide en que estas cinco medidas prioritarias marcadas por las cámaras madereras son las que se requieren del gobierno nacional para lograr competitividad internacional? ¿Alguna otra medida a nivel local, más allá de la tasa forestal?

– Coincido plenamente y siempre lo solicite, respecto a la eliminación de las retenciones a las exportaciones para el sector.

Además de tener un dólar ficticio que ronda los $ 170, tiene que pagar un impuesto para exportar, cosa inédita en cualquier otro país del mundo.

Esta es una medida de carácter urgente y podría marcar la diferencia entre seguir exportando o no para muchos productos que hoy están en el límite. Asimismo, siendo este impuesto clave para que el sector no exporte, los ingresos del Estado por el mismo también son casi nulos, con lo cual sacarlos no representan un perjuicio fiscal, al contrario, recaudaría mucho más sin esos impuestos, si las ventas al exterior siguen.

Lo que no comparto para nada, por otro lado, es la política de aplicar dólares diferenciados por sector. Está bien la solicitud de las instituciones ya que es una alternativa que está dando el gobierno a otros sectores, pero me parece una locura que dependamos de la decisión de un funcionario para saber qué dólar va a tener cada sector y por un plazo de tiempo.

No me parece una medida para nada acertada.

Considero que el sector forestal debe seguir insistiendo en una política de Comercio Exterior concreta para el mismo, de largo plazo, que incluye la apertura de más posiciones arancelarias y diferenciación de reintegros por valor agregado, los cuales deberían subir bastante respecto a los niveles actuales.

Esta política de reintegros, que debería contemplar la situación geográfica de todos los actores del sector, a unos 1.000 kilómetros o más del puerto, para fijar niveles  que permitan disminuir esta incidencia en el largo plazo es necesaria, no en forma puntual o excepcional, como sería un dólar sectorial.

Asimismo, considero que para estos mercados puntuales, el Gobierno provincial también podría otorgar reembolsos para ayudar en la logística de exportación a las PyMEs, esto si en forma transitoria cuando los mercados caen y quedamos fuera de los mismos por estos costos puntuales.

La provincia se vería beneficiada con la continuidad de las ventas, tanto por mantener el empleo, como recaudando otros impuestos relacionados con la mayor actividad.

 

VM: ¿El tema fijación de Precios Mínimos de la materia prima en el sector ayuda / afecta frente a este escenario de mercado?

– No estoy para nada de acuerdo en la intervención del Estado en precios de mercado. Salvo en casos excepcionales, en un plazo muy corto de tiempo, y por cuestiones de fuerza mayor. Los precios deben regularse por la oferta y la demanda.

Cuando la exportación estuvo en su punto máximo, la demanda de rollos fue muy alta, y sin dudas los precios podrían ser muy superiores a los fijados por el organismo que se creó para esto. Y cuando bajan los mercados y la demanda de rollos, tener precios por arriba de los que podrían ser competitivos para producir y poder vender en los mercados deprimidos tampoco sirve.

 

VM: Finalmente ¿Cuál es su visión económica para la actividad foresto-industrial en general para 2023?

Lamentablemente como viene el mercado, esta respuesta depende del trabajo que se pueda realizar entre el sector privado y público, si es que hay voluntad política de sentarse y fijar reglas claras para el sector de largo plazo.

Esto de estar entrando y saliendo de los mercados permanentemente afecta muchísimo la imagen de las empresas y del país como proveedor de madera.

Las industrias hicieron un gran esfuerzo en inversiones y mejoras. Como mencioné ya demasiadas veces, ahora necesitamos mejorar la competitividad fuera de las empresas, para poder tener un 2023 con suceso.  Y esto ya no depende del sector privado exclusivamente.

 

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

ENCUESTAS

NOTAS