Alexa

Opinión | Ya no nos representan: el aula vacía grafica el presente de Franja Morada en Económicas

En 1918, el pueblo trabajador y los sectores populares se alzaron frente a la Universidad de Córdoba con el objetivo de consolidar una educación superior que responda al pueblo, a sus intereses, a la universalización de la educación.

Allí la juventud reformista exclamaba que “las universidades han sido hasta aquí el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes, la hospitalización segura de los inválidos y -lo que es peor aún- el lugar en donde todas las formas de tiranizar y de insensibilizar hallaron la cátedra que las dictara.” Este fue el momento que marca, para siempre, el nacimiento de un movimiento estudiantil reformista que represente al pueblo.

En 1967 el Ruso Karakachoff funda junto a otros reformistas la Franja Morada, inspirada en las estolas violetas de los sacerdotes jesuitas que manejaban la UNC antes del ´18. Un movimiento que nace popular, socialdemócrata y, como decía el Ruso, “con la condición de ser intérpretes de las mayorías”. Así, supieron representar a los estudiantes.

En la Facultad de Económicas de la Unam, la franja condujo el centro de estudiantes desde el año 2007. También fueron parte de la gestión del decanato y, durante mucho tiempo, rosquearon el rectorado de la universidad independientemente de quién sea el rector. ¿El objetivo? Hace mucho tiempo dejo de ser darle una respuesta a los alumnos, de representar al pueblo trabajador. Es sostener algún tipo de vinculo con el poder porque su partido, la UCR, no brinda respuestas.

La franja de económicas está cada vez más afuera de su partido. Martin Arjol ha apoyado a decanos y candidatos a decanos desde que forma parte del plantel docente de la FCE pero, al sector estudiantil, jamás dio una respuesta. Evidencia que nunca pasó por la política universitaria, lo que explica su gorilismo y su falta de empatía. Para él la militancia juvenil no representa un valor en si mismo y se evidencia hoy, que su oficina y la oficina de sus concejales posadeños quedó vacía de jóvenes que decidieron dar el paso al partido de gobierno en busca de respuestas.

La derrota de ayer, en las elecciones pos pandemia de la FCE, demuestra que los alumnos de económicas no tienen respuestas de una agrupación que hace muchos años olvidó el manifiesto liminar de 1918 y se incorporó a la comodidad de las oficinas con aire acondicionado, con el manejo de becas y contratos nodocentes de la facultad. Pero ayer, luego del triunfo de la agrupación renovadora, se espera que la diáspora de la UCR se profundice y desde la renovación están esperando que elijan el momento de Sumar.

Quiero cerrar con una frase del manifiesto que representa esta bisagra estudiantil en Misiones: “Celosos guardianes de los dogmas, trataban de mantener en clausura a la juventud, creyendo que la conspiración del silencio puede ser ejercitada en contra de la Ciencia.” Pero el estudiante no es ignorante, y demuestra con los votos la necesidad de sentirse representado por un espacio popular y no una agrupación que, para vergüenza de Karakachoff, se ha gorilizado a estos niveles.

 

* Licenciada en Periodismo (USAL) – Maestrando en Gobierno (UBA)

Por Lic. Emilia Guevara.

 

Además...

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas