Alexa

La ONU alerta por el abandono estatal en el sistema penitenciario de Ecuador

(Reuters) -Funcionarios de derechos humanos de las Naciones Unidas aseguraron estar preocupados por la crisis de violencia en las prisiones de Ecuador, luego de que otro motín en una cárcel de Guayaquil dejó 13 reclusos muertos, más de 20 presos y policías heridos.

La violencia ha sacudido el sistema penitenciario de Ecuador desde febrero del año pasado, con cerca 400 muertos en enfrentamientos en varias cárceles del país, según la autoridad penitenciaria ecuatoriana, SNAI.

Estos actos en las cárceles de Ecuador se debe a décadas de abandono estatal del sistema penitenciario, que carece de servicios esenciales, así como la existencia de un autogobierno, incluso por parte de reclusos pertenecientes a bandas criminales, dijo una delegación del Subcomité para la Prevención de la Tortura de Naciones Unidas desde Ginebra.

«La dinámica existente de autogobierno dentro de las llamadas megacárceles ha llevado a violaciones de derechos», agregó el organismo en un comunicado. «Algunos espacios de estas prisiones son autogestionados por detenidos que son miembros de organizaciones criminales». El Gobierno de Ecuador no respondió de inmediato a los hallazgos de la agencia de la ONU.

Dos disturbios mortales sacudieron las prisiones ecuatorianas esta semana. El más reciente tuvo lugar el miércoles en la cárcel Penitenciaría de Guayaquil.

La autoridad del SNAI elevó el número de presos asesinados a 13, frente a los cinco que informó más temprano el jueves, luego de que las autoridades lograron ingresar a las instalaciones. Seis policías también resultaron heridos durante ese motín, dijeron las autoridades.

El lunes y martes, enfrentamientos en una cárcel de la ciudad de Latacunga, al sur de la capital del país, Quito, dejaron al menos 16 presos muertos y 43 heridos.

Los disturbios son un recordatorio de las reformas urgentes que requieren las prisiones ecuatorianas, dijo a Reuters Juan Pappier, investigador principal para las Américas del grupo de defensa Human Rights Watch.

«El presidente Guillermo Lasso debe adoptar medidas urgentes para reducir el hacinamiento carcelario y quitarle al crimen organizado el control de los centros de detención», agregó.

Familias que esperaban información sobre sus parientes fuera de la prisión en Guayaquil fueron dispersadas por la policía con gases lacrimógenos la noche del miércoles, según el grupo local Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos.

«Aquí mucha gente está reclamando solamente información de sus parientes, pero no hay nadie que salga a decir su familiar está bien o está mal», dijo Fabiola Zambrano, quien esperaba noticias de su primo afuera de la prisión desde el miércoles.

El Gobierno atribuye la violencia carcelaria a las luchas internas entre pandillas por el territorio y las rutas del tráfico de drogas. Las prisiones del país albergan a unas 33.500 personas y superan en un 11,3% su capacidad máxima, según cifras oficiales.

«Aquí es como que no hay autoridades, aquí no hay nadie», dijo Zambrano. «Aquí sobrevive el más fuerte».

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas