Alexa

“Dejaron a una madre sin su hijo y a una novia sin la ilusión de formar una familia”, el desgarrador testimonio de los padres del joven asesinado en Campo Viera

La tarde del pasado sábado 24 de septiembre el barrio Oeste de la localidad de Campo Viera sufrió la lamentable pérdida de un joven de tan sólo 20 años, con un futuro y toda una vida por delante. El testimonio de unos padres sin consuelo y un incansable pedido de Justicia.

No hay dolor más grande para unos padres que el enterrar los restos de su propio hijo, pero más aún darle el último adiós a un joven de tan sólo 20 años, con una vida y un futuro planeado junto a su novia de la infancia. Trabajador, respetuoso, familiero, sin maldad y fiel con los suyos.

Norma Macena y Antonio Ledesma no encuentran consuelo con la muerte de su “Toñi”, quien fue cruelmente asesinado a sangre fría por una banda de delincuentes encabezados por una familia que tiene atemorizados a toda la comunidad de Campo Viera. En una entrevista a corazón abierto con Misiones Online, los padres recordaron a su hijo como lo que era, el bebé de la casa.

Toño Ledesma trabajaba en una tarefa de yerba, de lunes a lunes, pero siempre encontraba la manera de compartir con los suyos. Los sábados por la siesta, su entretenimiento era el fútbol, inclusive, ese fatídico sábado 24 de septiembre habían pasado a la final de un campeonato disputado en cancha de Independiente, en el centro de la localidad de Campo Viera.

joven asesinado en Campo Viera
Antonio Ledesma junto a sus dos hijos varones.

“Él ese día venia de la cancha, había jugado un partido de fútbol, habían pasado a la final, venían contentos y felices porque como todo futbolista eso es lo más hermoso para ellos, yo feliz porque me sentí orgullosa, siempre les recalcaba a él y al papá que iba a ser igual que papi, aparte de ser parecidos, era futbolista y arquero igual que el papá”, comenzó relatando Norma.

“Vino a casa y ni siquiera largó la mochila, le cayeron los amigos y le abrazaban a él. Uno de ellos trajo una cerveza y él estaba tomando tereré de gaseosa”, todo ello a metros de su domicilio. “Pasaron en moto los chicos del Lote 5, le insultaban y le decían cosas, a mi me vinieron a avisar que ellos pasaron, salí y fui a hablar con él, le digo que si le estaban molestando que tenga cuidado, vamos para casa le dije, pero él me dijo no mami usted sabe, nosotros no le hacemos caso y se reía. Otro chico que se da mucho con él me dice señora nosotros no le hacemos caso, no pasa nada”.

“Corra mami, corra, vaya para casa”

Al menos diez jóvenes, algunos de ellos menores de edad, arribaron al negocio donde Antonio y sus amigos estaban festejando el pasaje a la final del campeonato de fútbol. Armados hasta los dientes, a quema ropa y sin muestras de piedad, abrieron fuego.

“Aparecen todos ellos y empezaron a disparar sin decir ni una palabra, habían como unos 10 chicos, él me grita `corra mami, corra, vaya para casa´. Yo no me puedo sacar esas palabras de mi mente y de mi corazón porque fue muy doloroso. Yo todo el tiempo le pregunto a mi esposo porque yo no me había quedado, para meterme enfrente de mi hijo y salvarle yo la vida a él”, lamentó.

joven asesinado en Campo Viera
Toño Ledesma.

“Mi hijo y sus amigos no usan armas, no tenían nada, ni siquiera había piedras para tirar y correrle, pero que les iba a hacer a los otros que tenían armas. Vine para casa, agarré el teléfono, pero como estaba en shock no podía llamar, gritaba, me desesperaba. Vino mi hija que había ido a comprar, largo todo y se fue corriendo, no importó la balacera, le refilaban las balas cerca de sus orejas, pero estuvo con él hasta lo último”.

Toño había recibido un disparo, luego mortal, en el estómago. “Me habían dicho que le había rozado una bala en la pierna, dije que me iba a ir con él hasta el Hospital. En la sala veo que no era en la pierna, no querían decirme nada, no me dejaban verlo. Cuando le subieron a la ambulancia vi que tenía un parchecito cerca de las costillas, no sabía qué hacer”.

Los asesinos llegaron al lugar de los hechos a pie. “Después vino un auto a traer más armas, eran una cantidad, era una película, una escena de terror que jamás vi en mi vida. Todos disparaban y el padre de ellos gritaba que `maten a todos, que no quedé ni uno´. Donde viste que un padre aconseje a un hijo que mate a alguien. Todos salieron a correr, mi hijo quedó tirado porque no venía la ambulancia ni la policía”.

 

La familia Maidana y una comunidad atemorizada

Quebrada por el recuerdo de aquella terrorífica tarde de sábado, tomó la palabra su esposo Antonio, quien continuó dando detalles de los criminales que atemorizan a todo un barrio y sus alrededores.

“Estas personas no juegan al fútbol, se dedican a otra cosa, a la falopa, a la delincuencia y se cubren con el trabajo de yerba que ellos hacen, es la pantalla que tienen. Son mafiosos y delincuentes, esparcieron en el barrio la marihuana y todos los tipos de droga, ese es su laburo. Usan y obligan a los jóvenes a trabajar con ellos, yo les conozco a ellos desde que vinieron acá. Desde que aparecieron en el barrio empezaron los problemas, las peleas, ataques a los vecinos, la presión, intimidación. Hay vecinos que quieren salir con nosotros a las marchas pero tienen miedo, porque ellos no tienen ni un problema de tirotear las casas”.

joven asesinado en Campo Viera
«Justicia por Toñi».

Brígido, Leandro y Mauricio Maidana son los actores principales de la escena del terror. El primero es el padre y cabecilla, los otros dos sus hijos, uno de ellos hasta el día del crimen, menor de edad, pero la semana pasada cumplió 18 años.

“Yo le aconsejaba a mi hijo que cuando ellos veían algo de esos corran, que no estén ahí, que vayan para otro lado, pero van para donde estaban ellos, el más chico de los Maidana es el que provoca y después trae toda la pandilla. Los fines de semana la gente no sale de las casas, del kiosco volvían, todo por Brígido, Leandro y Mauricio Maidana. Tienen a toda la cuadrilla de tareferos que son usados por ellos, le pagan, le dan drogas y les tienen a sus pies a los jóvenes”.

Antonio comentó que ese sábado se encontraba disputando un campeonato de fútbol seniors en Oberá, razón por la cual no estuvo presente en el momento de la balacera. “Cuando llegue le estaban subiendo a mi hijo en la ambulancia. Yo recaude información y videos de los vecinos, hay uno que es esencial, se ve clarito cuando esa gente viene de abajo, todos armados con armas de fuego y machetes. Después llega Brígido Maidana con un C3 gris, abre las puertas, le pasa las armas a los jóvenes, las carga e inclusive saca un arma y tira también. Hay una hija de él que esta parada frente al auto y dice `Mauri, Mauri, tírale, tírale´. Él como padre gritaba `maten a todos, que no quede ninguno´”.

Los vecinos captaron con sus teléfonos celulares la balacera, donde se puede identificar a los partícipes del asesinato. “Era una lluvia de balas, en el vídeo se ve clarito como disparan. Leandro Maidana se ve como direcciona el arma buscando a alguien para matar. Era tirar a pegar, buscaban asesinar. Fue un asesinato, gracias a Dios no fue una masacre. Sólo le impactó una bala a mi hijo y a otro joven que le entró la bala y salió”.

Además de los jóvenes que estaban festejando el pase a la final en el negocio de la esquina, un cumpleaños repleto de menores de edad se estaba celebrando en inmediaciones a la escena del crimen. “Había un cumpleaños de chicos ahí enfrente, al lado hay un negocio, la gente estaba comprando, se escondían detrás de la pared, hay dos casas de señoras con bebés, se ven los impactos de bala en la pared, en los postes, en todos lados. Era una película de narcos, el operandi de ellos era acribillar a todos, a sangre fría y sin piedad”, expuso Antonio.

 

El bebé de mami

Este medio visitó la vivienda de la familia Ledesma durante la mañana de este martes. Minutos antes, dos jovencitos a bordo de una motocicleta cruzaron por enfrente de su domicilio en forma amenazante e intimidatoria. “Hace un rato paso un chico del grupo de la familia Maidana, es conocido como `caño de escape´. Estábamos tomando mate con una vecina y estilo sicario, hicieron señas de que iban a sacar la pistola pero yo me paré, no voy a dejar que tiren a mi familia. Cuando se iban me miraban diciéndome que ya me iban a cazar. Tengo miedo por mi familia, tenemos amenazas por teléfono y mensajes”.

El nombrado, fue detenido en el marco de la investigación pero tras indagatoria fue puesto a cuidado de sus padres, por orden del Juzgado a cargo de la pesquisa.

Brígido Maidana también fue puesto frente al Juez de Instrucción y en su declaración, intentó desvincularse del crimen, alegando que aquella tarde estaba en su domicilio viendo el partido de River Plate cuando le dieron aviso que sus hijos estaban en medio de una gresca. “La declaración de Brígido Maidana es totalmente falsa, él mismo distribuía las armas”, escena que se puede precisar por medio de una filmación a la que tuvo acceso este medio.

Seguidamente, Norma Macena volvió a tomar la palabra mientras abrazaba una fotografía de su hijo. “Las cosas son como son, nosotros no tenemos porque inventar, la realidad es que nos mataron a nuestro hijo, nos asesinaron a nuestro hijo a sangre fría, hay vecinos que estuvieron mirando pero no quieren declarar porque tienen miedo porque ellos son capaces de cualquier cosa. Yo sé que no me van a devolver a mi bebé, sólo pido que se haga Justicia, que ellos paguen para que este pueblo sea más tranquilo, porque no es sólo este caso, pero taparon todo. En los carteles dice que tenemos que romper el silencio, la gente de Campo Viera salimos a las calles a hablar y decir lo que tenemos que decir. No podemos vivir encerrados y atemorizados porque es un pueblo lindo”.

“No somos menos que ellos, quizás tengan plata y hagan sus cosas, venden y tienen para pagar abogados, nosotros no tenemos nada, somos re humilde, casi ni asientos tenemos, yo soy realista, pero somos gente buena, mi hijo era un chico trabajador, trabajaba en un secadero y poco tiempo tenía para jugar al fútbol”.

Continuó, “Él por nada quería perder el trabajo, no faltaba, por ahí si tenía tiempo los fines de semana se iba a jugar al fútbol con sus amigos. Él tiene una novia, estaban por formar una familia, le sacaron el sueño y la ilusión a ella de formar una familia. Nos sacaron todo, él era el nene de la casa, le encantaba estar con su mamá”.

 

Un dolor inimaginable y un joven con toda una vida por delante

Desgarrador relato para todo aquel que reproduzca esta entrevista. “Yo no le dije nada a mi esposo, pero de tanto dolor yo intente quitarme la vida, quise hacerme cualquier cosa porque no soporto estar sin mi hijo, cada hora que pasa es más y más el dolor y la angustia de saber que no va a estar más conmigo. Mami era todo para él, incluso el me salvó la vida, yo me tenía que haber metido enfrente de él porque tenía toda una vida por delante, tenía planes y un futuro con su novia”.

Tal vez te puede interesar leer: Crimen en Cerro Corá | Vulnerabilidad, asesinato y ¿Una guerra declarada?: “Si sale, lo vamos a matar”, aseguran desde el entorno de la víctima

Días antes al crimen, Toño le había consultado a su madre si era necesario comprar un arma para así poder defenderse de sus futuros homicidas. “Nosotros nunca tuvimos armas, no le dejaba a mi esposo comprarse una. A mi hijo le dijeron que tenía que comprar una, pero me pregunto a mí y le dije que no, que a mí no me gustan esas cosas. Él me hacía caso, compró ropa y calzados para él, pero no se compró armas”.

Claro está que la Justicia en Argentina es lenta, pero llega para todos, inclusive para que el menos tenga. “Yo confió en la Justicia de que ellos van a pagar, eso es lo que yo más quiero. Si él estaba haciendo cosas malas yo no iba a estar así, me iba a doler como madre pero yo sólo tengo para hablar cosas buenas de él”.

Tras el asesinato de Toño, la familia Ledesma encabezó una marcha por las calles del barrio y la localidad, acompañados y alentados por una multitud de vecinos que se acercaron a pedir Justicia. “Hasta a mi me sorprendió lo querido que él era, en las marchas salió el barrio entero en apoyo de él, sabían que mi hijo no era malo, no le criamos de esa manera. En la cancha cuando jugaba él le gritaban `dale Toñi, dale Toretto´, tuvimos un apoyo total de todos. El poco tiempo que tenía para divertirse lo ocupaba jugando al fútbol”, comentó Antonio.

La mochilita preparada para el trabajo

“Él sabía que la mamá le tenía la mochila preparada para que él se vaya al laburo, hasta sábados y domingos trabajaba, era un chico laburador, respetuoso, jamás a un mayor él le iba a decir vos, inclusive a nosotros nos trataba de usted”, expresó el padre.

“Estos delincuentes van por la vida asesinando, no es la primera vez, ya le habían quitado la vida a otro en el barrio, apuñalaron a un joven en Campo Grande, pero entran a la Comisaría y salen, pagan y salen. Queremos que esta gente desaparezca del barrio”.

Es imposible no centrar la mirada en la imagen de la madre de Toño Ledesma abrazando la fotografía de su hijo. “Ella se pasa todo el día abrazando la foto de mi hijo. Ayer salí un ratito y cuando volví la encontré a ella en la habitación de él, yo tengo que ser fuerte para consolarle a ella”.

joven asesinado en Campo Viera
El último festejo de cumpleaños.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de Toño? “Los momentos más felices de él era cuando estábamos compartiendo todos juntos, sonreía y me hacía chistes. Lo más lindo de él era su sonrisa, tenía una sonrisa de ángel. Todo el tiempo estaba feliz. Él era un chico feliz, si tenía que correr de los problemas lo hacía. Nosotros nunca miramos los detalles de tener plata, el nos ayudaba, cuando cobraba nos daba para los gastos”.

Norma recordó que días atrás se encontraba lavando ropa en el fondo de la vivienda cuando por instinto ingresó corriendo para prepararle la vianda y la mochila a su hijo que se tenía que ir a trabajar. “A las 5 de la mañana la madre se levantaba para prepararle las cosas para él, la mochila completa le preparaba, desde la zapatilla hasta la gorra”.

“Era tanta la confianza que me tenía que cuando salía un rato antes de ir a trabajar, él sabía que su mochilita con la vianda iba a estar preparadita. Nunca le fallé a mi hijo, confiaba mucho en mami. La plata que él me daba yo guardaba por si el necesitaba para algo. Él contaba con mami para todo”, hizo referencia Norma, sin poder aguantar quebrarse casi por completo.

Toño fue el primer hijo varón luego de cinco mujeres. “Cuando el cumplió los 20 años, él estaba trabajando y ni sabía que yo le había comprado una tortita para él. Fui a la panadería del centro y cuando volvió estaba la tortita para él con el número 20, no era algo grandioso porque no tenemos mucho, pero él estaba agradecido. No sabíamos que ese iba a ser su último cumpleaños”, cerraron.

joven asesinado en Campo Viera

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas