Alexa

Crisis en transportes escolares debido a la inflación y el descenso de contrataciones

La responsable de la Asociación Transportes Escolares de Posadas, Rosi Ocampo, mencionó que el sector es afectado desde la pandemia en diferentes aspectos, tales como los altos precios en vehículos y combustibles y a esto se le suma que varios padres decidieron no contratar más el servicio, debido a los costos y la inflación.

 

Rosi Ocampo – FM Express

Según Ocampo, en un ambiente en donde suben los precios constantemente, uno de los primeros recortes que hacen las familias en la disminución de gastos, es dejar de pagar el transporte escolar. Consideró que el rubro sufrió todas las desventajas de la pandemia ya que durante un año las escuelas estuvieron cerradas. Además, la inflación que trajo consigo el Covid-19, hizo que los que los transportistas que estaban pagando un plan para renovar su vehículo tuvieron que abandonar el pago de las cuotas porque resultaban insostenibles.

Tal vez te interese leer: El Gobierno nacional prorrogó por 60 días el acuerdo con el sector farmacéutico para mantener los precios de los medicamentos por debajo de la inflación

En un principio había 120 transportistas que contaban con una combi, hoy solo quedan 25, que además de luchar contra la suba desmedida del combustible y sin poder renovar o adquirir una nueva unidad, no logran completar los asientos.

También nombró Ocampo la competencia desleal que también está presente, ya que taxis y remises llevan a niños a la escuela sin presencia de un adulto y las combis apenas pueden tener la mitad de los cupos.

La angustia de la referente de los transportes escolares es que no hay ayuda o intervención por parte del Estado; carecen de subsidios y además tienen que pagar altas tasas de impuestos.

A nivel general sostuvo que el rubro está muy golpeado frente a las subas y la falta de opciones para mejorar la unidad y ahora tienen que permanecer esperando frente a la escuela, sin la posibilidad de volver a sus casas hasta que salgan los chicos, para ahorrar combustible.

Varios padres optaron por cambiar a sus hijos a la escuela del barrio y no mandarlos a una institución céntrica para reducir un gasto. Entre los pocos que aún contratan el servicio, no pueden pagar considerablemente el precio de la cuota, pero los sobreprecios no paran y no reciben ayuda por parte del Estado. Todo este panorama se volvió insostenible para los trabajadores, expuso Ocampo.

 

transportes escolares

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas