Alexa

Millones de personas son instadas a evacuar la costa de Florida ante la llegada del huracán Ian

(Reuters) - Los residentes de la costa del Golfo de Florida vaciaron las estanterías de los supermercados, tapiaron las ventanas y huyeron a los refugios ante la cercanía del huracán Ian, que está azotando el extremo sur del estado, mientras avanza hacia Estados Unidos.

El huracán se fortaleció hasta convertirse extremadamente peligroso, según el informe del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), añadiendo más tarde, que se espera que se debilite poco después de tocar tierra.

En su última actualización, el NHC situó la ubicación de Ian a unos 130 kilómetros al suroeste de Punta Gorda, Florida, con vientos máximos sostenidos de 250 km/h.

Ian azotó Cuba el martes y dejó a toda la isla caribeña sin energía eléctrica, y se esperaba que tocara tierra en Florida el miércoles por la noche al sur de la bahía de Tampa, en algún lugar entre Sarasota y Naples.

El CNH, con sede en Miami, advirtió que Ian también desatará un fuerte oleaje, inundaciones costeras peligrosas para la vida y más de 30 centímetros de lluvia en algunas zonas, mientras las autoridades instaron a más de 2,5 millones de residentes a evacuar sus hogares hacia terrenos más altos.

La zona costera de Florida con mayor riesgo de sufrir el embate del huracán alberga kilómetros de playas de arena, decenas de hoteles vacacionales y numerosos parques de caravanas, siendo un área preferida por jubilados y veraneantes por igual.

«Estamos justo en el agua, a lo largo de un canal, así que esto podría ser devastador», dijo Melissa Wolcott Martino, de 78 años, una editora de revistas jubilada en San Petersburgo, mientras ella y su marido cargaban objetos de valor y mascotas en su auto para ir a la casa de su hijo al norte de Tampa el martes.

Tal vez te interese leer: El huracán Ian azotó el oeste de Cuba y ahora avanza hacia Florida: hubo evacuaciones y más de un millón de personas se quedaron sin suministro eléctrico

A última hora de la noche del martes, los vientos con fuerza de tormenta tropical generados por Ian azotaban la cadena de islas de los Cayos de Florida hasta las costas más meridionales de la Costa del Golfo del estado, dijo el CNH.

«El momento de evacuar es ahora. Pónganse en camino», dijo el director de gestión de emergencias de Florida, Kevin Guthrie, durante una sesión informativa el martes por la noche, instando a los residentes a prestar atención a las advertencias de evacuación.

El gobernador Ron DeSantis advirtió a última hora de la noche del martes que la evacuación será difícil para los que esperen mucho más tiempo para huir porque el aumento de los vientos pronto obligará a las autoridades a cerrar los puentes de las carreteras.

«Hay que llegar a terrenos más altos, hay que llegar a estructuras que sean seguras», dijo DeSantis, agregando que los cortes de energía generalizados dejarán a millones de personas sin electricidad cuando llegue la tormenta.

La jefa de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias de Estados Unidos, Deanne Criswell, dijo que le preocupa que muy pocos residentes de Florida estén tomando en serio la amenaza.

«Me preocupa la complacencia», dijo Criswell el martes. «Estamos hablando de impactos en una parte de Florida que no ha visto un impacto directo importante en casi 100 años. También hay partes de Florida donde hay muchos nuevos residentes».

Si Ian golpea la zona de Tampa, sería el primer huracán que toca tierra allí desde la tormenta de Tarpon Springs de 1921.

También podría ser uno de los más costosos, ya que el servicio de modelización de datos Enki Research proyecta daños relacionados con la tormenta que oscilan entre los 38.000 millones y los 60.000 millones de dólares.

Ian atravesó el extremo sureste del Golfo de México en dirección a Florida después de azotar a Cuba, dejando fuera de servicio la red eléctrica del país y asolando el extremo occidental de la isla con violentos vientos e inundaciones.

En Florida, para descongestionar el tráfico durante las evacuaciones, las autoridades suspendieron el cobro de peajes en las principales autopistas del centro del estado y de la zona de la bahía de Tampa.

Algunos residentes, como Vanessa Vázquez, de 50 años, ingeniera de software en San Petersburgo, dijeron que planean aguantar la tormenta en casa pese a las advertencias de evacuación. «Me quedo aquí, tengo cuatro gatos y no quiero estresarlos, tenemos una casa fuerte».

Casi 60 distritos escolares de Florida cancelaron las clases por el huracán, dijo DeSantis. Se abrieron más de 175 centros de evacuación en todo el estado, indicó, muchos de ellos edificios escolares convertidos en refugios.

Las aerolíneas comerciales informaron de la cancelación de más de 2.000 vuelos en Estados Unidos relacionados con la tormenta y los aeropuertos internacionales de San Petersburgo-Clearwater y Tampa cerraron el martes.

Walt Disney Co anunció que cerrará sus parques temáticos y acuáticos de Florida el miércoles y el jueves, mientras que los Tampa Bay Buccaneers de la Liga Nacional de Fútbol Americano se trasladaron a Miami, donde practicarán esta semana antes de su partido contra los Kansas City Chiefs del domingo.

El acercamiento de la tormenta también perturbó la industria energética de la Costa del Golfo, ya que el personal fue evacuado de 14 plataformas de producción, suspendiendo cerca del 11% del bombeo petrolero en la región.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas