Viral | Albañiles reformaron un baño y dejaron al gato dentro de la pared

El insólito hecho se conoció a través de una publicación en Twitter. Una joven contó que tras realizar reformas en su baño, quedó atrapado el gato dentro de la pared. Tuvo que romper la pared para rescatarlo.

Que los obreros hagan reformas y se dejen algo dentro de ellas es más frecuente de lo normal. Ya ocurrió en Estados Unidos cuando un hombre se encontró una bolsa de patatas fritas entre las paredes de su casa que estaba intacta después de 60 años.

Pero la historia que viene a continuación es aún más surrealista. Y es que una usuaria de Twitter ha compartido en su perfil que su gato se quedó atrapado en la reforma de la bañera de su casa.

«Son las 2 de la mañana y yo me meto en la cama después de haber reventado el baño que han estado todo el día arreglando los obreros, porque se habían dejado a mi gato dentro», escribe la joven, acompañando al texto con dos fotos donde se puede ver el destrozo de la obra y al felino asomar la cabeza por el agujero que su dueña tuvo que hacer para que saliese.

La chica cuenta que despertó a sus padres llorando contándoles lo ocurrido. «Mi madre preguntando si se ha ahogado y mi padre preguntándose cómo es una bañera cerrada, cómo la he cerrado, si la nuestra es una bañera normal», prosigue.

Asimismo, el bordado que llevaba la joven en su ropa decía «Espero que encuentre aquello que estás buscando«, una frase bastante acertada para el momento que le estaba tocando vivir.

Por suerte, el gato salió ileso de la bañera y su dueña compartió unas fotos donde se puede ver al animal descansado tranquilamente. «Siempre que llego a casa por la noche pego un par de gritos llamando a mi gato por si está en la calle aún, pero desde hoy ya no voy a pensar nunca más«, asegura después de lo ocurrido.

La historia de esta joven se ha viralizado en la red social y los comentarios se han llenado tanto de curiosos como de memes. «La curiosidad mató al gato», «Aquí hay gato encerrado» y «El gato: qué susto Karen, casi hago la morisión«, son algunas de las respuestas a los tuits.

Incluso hay algunos que comparten historias parecidas. «Una vez fui a cambiar una bañera por un plato de ducha a un piso que tendría unos 10/15 años construidos. En el mismo hueco donde estaba el tuyo, encontramos un gato momificado. Los dueños no tenían ni habían tenido mascotas. Suponemos que ocurrió durante las obras», comenta un usuario.

Los obreros no tienen culpa

La dueña asegura que ahora se ríe de la anécdota, pero que en el momento estaba angustiada porque no sabía de donde venían los maullidos, ya que no le encontraba por ningún lado.

Aun así, defiende que no es culpa de los albañiles y pide a los tuiteros que dejen de insultarlos. «¿Cómo se te va a ocurrir que cuando te has despistado se ha metido un gato por el agujero de 15×15 centímetros de la obra?», se ha preguntado.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas