Alexa

Las insólitas manías del Rey Carlos III: su inodoro, el pijama y todas sus excentricidades

Luego del fallecimiento de la reina Isabel II, el Rey Carlos III está en boca de todos debido a que asumió al trono, algo que soñó durante toda su vida. Además, están atentos por sus exigencias que para unos son insólitas y para otros, obsesivas.

Pasó poco más de una semana desde que el mundo se despidió de la monarca más longeva del país británico, la reina Isabel II. Atrás quedó un reinado de siete décadas en el que la estabilidad y la tradición se erigieron como los secretos del éxito, para abrir paso a un nuevo capítulo en la historia de Inglaterra en el que la incertidumbre, los memes y las excentricidades se roban el protagonismo.

En los pasillos de Clarence House hacía tiempo que un rumor se esparcía entre los empleados reales. Nadie se atrevía a decirlo en voz alta, pero inundaba cada espacio de la residencia del entonces príncipe de Gales, Carlos III. La rebelión de los mayordomos llegó cuando, por fin, tuvieron la oportunidad de decir lo que por mucho tiempo les había estado haciendo ruido: el heredero a la corona era ‘un príncipe mimado’.

Así lo sostuvieron varios trabajadores de la realeza en el documental Serving the Royals: Inside the Firm, realizado por Amazon Prime en 2015. Gracias a eso y a algunas apariciones en público que han dado mucho de qué hablar, para este momento la familia real es sinónimo de lujos, riquezas y excentricidades; no obstante, no es una fama que se haya ganado sola. El nuevo soberano del Reino Unido, el rey Carlos III, es el responsable de que las especulaciones se hayan convertido en algo más que un chisme de corredor.

 

La hora del baño Real

Rey Carlos III
Rey Carlos III.

Si algo llamó la atención de la prensa nacional e internacional son las curiosas exigencias del monarca británico durante la hora del baño. Todo parece indicar que para el soberano resulta extremadamente importante disfrutar al máximo el poco tiempo que tiene para sí mismo y, por ello, no deja mínimo detalle al azar.

De acuerdo con Paul Burrell, exmayordomo de la Casa Real, en el documental Serving the Royals: Inside the Firm: “el tapón de la bañera tiene que estar en una determinada posición y la temperatura del agua tiene que estar sólo tibia en una bañera llena sólo hasta la mitad”.

Tal vez te interese leer: El hombre que predijo la fecha de la muerte de Isabel II ahora dijo cuando fallecerá el rey Carlos III

No obstante, su quisquillosidad en este aspecto no excedió a la de su madre a quien “le gustaba que el baño lo llenasen 18 centímetros y a una temperatura de 20ºC, por lo que cada mañana la doncella tenía que ir con un termómetro especial a medirlo”, contó Ana Polo, experta en monarquía británica para un portal de noticias español.

Mimado para unos y cuidadoso para otros, lo cierto es que el servicio de crema dental también está incluido dentro de las labores del personal Real. No basta con exprimir un poco de la pasta dentífrica en el cepillo de dientes del gobernante, sino que existe una medida precisa para hacerlo. Una pulgada es la unidad de longitud que separa la perfección del desastre.

“Hace que sus ayudantes de cámara expriman una pulgada (casi tres centímetros) de pasta de dientes en su cepillo cada mañana”, contó Burrell en el producto audiovisual lanzado en 2015.

Y si el baño del Rey resulta un dolor de cabeza para todos sus empleados, habría que ahondar un poco más en sus insólitas -algunos dirían obsesivas- peticiones cuando se habla de la ropa. Hacer que el personal planche delicadamente sus pijamas no es un dato sorprendente si se compara con el hecho de que sus cordones también deben permanecer sin arrugas o pliegues visibles.

“Su pijama se plancha todas las mañanas, los cordones de sus zapatos se alisan también con una plancha”, agregó Burrell, el exmayordomo que también fungió como criado de la recordada princesa de Gales y madre de William y Harry, Lady Di.

A esto se le suman los rumores de que el monarca paga exclusivamente a dos personas de confianza para que lo vistan y lo dejen impecable para que pueda llevar a cabo sus labores como Rey. A diferencia de la fallecida reina Isabel II, a quien “se le debían dar en mano todos sus atuendos, ya que toda su ropa se guardaba en el piso de arriba”, según Burrell en el portal web ‘Yahoo’s Royal Box’.

 

Una dieta de miel, cereales y comida orgánica

El flamante rey Carlos III está pronto a cumplir los 74 años el próximo 14 de noviembre. Pese a su avanzada edad, durante los últimos años se mostró con más vitalidad que nunca para portar la corona británica y hacerse con la regencia de una nación que es influencia económica y cultural a nivel mundial. ¿Se podrá deber esto a la balanceada dieta y a los estrictos hábitos saludables que cumple?

De un fuerte defensor de la agricultura orgánica -en 1986, el entonces príncipe de Gales anunció la reconversión de su granja de Highgrove en un lugar para el cultivo orgánico- no se puede esperar menos que prácticas alimenticias basadas en ingredientes naturales. Los quesos y los vegetales orgánicos son alimentos que, según fuentes cercanas a la familia, no pueden faltar en su dieta.

 

Los viajes del Rey y toda una mudanza completa

Los compromisos reales a los que el soberano debe asistir son tan numerosos como variados. Carlos demostró que cuando se trata de estar cómodo y a gusto, ni siquiera llevarse el palacio de Buckingham es suficiente. Y si no que lo digan los empleados que han sido testigos de cómo el monarca ha ordenado trasladar muebles, ropa de cama e incluso un inodoro portátil de uso personal en algunos de sus viajes.

Tom Bower, respetado periodista y autor del libro ‘Rebel Prince’, dejó muy en claro entre las páginas de su creación -una biografía no autorizada del heredero de la fallecida reina Isabel- que el actual monarca es “más malcriado que rebelde”. No dudó en ratificar sus declaraciones ante el diario ‘Daily Mail’, al afirmar que: “Antes de una visita a un amigo en el noreste de Inglaterra, (el entonces príncipe de Gales) envió a su personal previamente con un camión que transportaba sus muebles para colocar en la habitación en el que residiría”.

Lo que hizo eco entre sus colaboradores es que los objetos no se limitaron a su cama ortopédica o a una pequeña radio, sino que excedieron las fronteras entre lo normal y lo obsesivo. La mudanza incluyó: “El asiento del inodoro, rollos de papel higiénico Kleenex Premium Comfort, whisky Laphroaig y agua embotellada, además de dos cuadros de las Tierras Altas de Escocia”, comentó Bower al periódico británico.

Exageración u objetividad, todas las miradas ahora recaen sobre el rey Carlos III, quien desde que tomó su lugar en el trono no ha hecho otra cosa que protagonizar episodios controversiales que han sido ampliamente criticados.

 

 

FUENTE: El Comercio.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas