“Estudiantinódromo”: El proyecto que propone crear un espacio propio y adaptado para la estudiantina de Posadas

El “estudiantinódromo” se presenta como una idea que busca brindar la infraestructura necesaria y el cuidado para los estudiantes posadeños que realizan los ensayos para la estudiantina. Además, busca tratar la contaminación sonora en la urbe.

En este marco, Luciana Passerini, docente, arquitecta y fotógrafa comentó: “Estamos hablando de un “estudiatinódromo”, un lugar específicamente y propio para los estudiantes de los colegios secundarios que toman la urbe en el medio de las viviendas ensayan”. En este sentido, manifestó que durante cinco meses, los ciudadanos que viven en los alrededores de los lugares de ensayo, sufren de las consecuencias de los ruidos.

“Yo inicie este proyecto porque tengo malformación de nacimiento del oído derecho y me afecta totalmente el corazón, el ritmo cardíaco, acá no se está cuidando al vecino común, se trata de cuidar a la diversidad”, expuso.  Además, “estamos conviviendo, compartiendo una ciudad y un espacio físico abierto que es de todos y con el derecho que al llegar a tu vivienda puedas descansar, hay un ruido, sonido, volumen, que entra y no podes vos dictaminar si querés o no estar escuchando eso, o a lo mejor estás enfermo, o tenés un dia difícil, querés llegar a tu casa y descansar”, profundizó.

De esta manera, remarcó que se busca ofrecer a los adolescentes un lugar más alejado de la ciudad con la infraestructura necesaria y adaptada a las necesidades requeridas. Asimismo, se lograría cuidar a la parte de la población que es afectada por los ruidos. Con relación a ello, se creo una Asociación llamada “Amigues del Estudiantinódromo”, la cual presentó el proyecto de manera formal a las autoridades locales para poder tratar el tema, “realmente se abriendo el diálogo, reconozco que esta mucho mejor y parece que la situación de ensayos lo quieren tratar”,  considero.

Tal vez te interese leer: Estudiantina 2022 | Así se preparan los chicos y chicas del Colegio Santa María

“Todo lo hermoso, el aprender, el compartir, el experimentar desde el colegio secundario es genial y es muy válido y se tiene que seguir haciendo, es una alegría a la ciudad”, desarrolló. No obstante, “tenemos que aprender como sociedad a que existan más matices, no es blanco o negro, odio la estudiantina o amo la estudiante, hay un montón de vertientes de una situación que es muy compleja que hace 70 años esta sucediendo”, desarrolló.

Ruídos mayores a 60 decibeles son perjuduciales para la salud

Otros profesionales también dieron su punto de vista sobre la cuestión, es el caso del doctor Gustavo Simes, otorrinolaringólogo y del psiquiatra Constantino Pisarello.

El especialista en garganta, nariz y oídos, dijo que: “hay que tener en cuenta que los ruidos ambientales industriales o de cualquier tipo, mayor de 60 decibeles, no solamente va a producir un daño a nivel del oído interno, a nivel de la cóclea que puede traer grandes consecuencias, como una hipoacusia. Sino también otras más graves y aun e irreversibles, como son los acufenos o zumbidos. Y además producen otras patologías psicológicas, de presión arterial, y demás problemas para la salud”.

Mientras que el médico que trata la salud mental, indicó que: “En todo el marco de festejo, que viene de muchos años, lo que llama la atención son ciertos parámetros que no son tenidos en cuenta, principalmente los del sonido. El registro que tenemos social y de consultas, es de lo molesto que son la práctica con tambores, por la intensidad del sonido, y porque no aporta con el ritmo una creatividad que realmente estimule o motive a las personas. Al contrario, es molesto vivir cerca de los lugares donde se producen las prácticas, y también la gente que se siente desatendida en sus reclamos”.

Y continuó: “estamos hablando de un estímulo auditivo negativo. Hay que ver también la vulnerabilidad de cada persona, hay algunas que no están bien, personas que pueden tener algún problema neurológico, estamos hablando básicamente de que lo mínimo que produciría es estrés. Y a la gente que tiene ese nivel de molestia durante tanto tiempo (meses), estaríamos hablando por lo menos de un trastorno de ansiedad, acrónico y acumulativo. También puede traer trastornos del sueño, de la concentración, el disfrute. Es una lástima porque la gente termina de trabajar y quiere volver a su casa, estar tranquilo y te encontras con esto que no hay forma de poder aislarlo, por ahí podés taparlo con otro sonido, pero sería apagar fuego con fuego. Como propuesta, puedo decir que se tendría que buscar un espacio de diálogo entre las distintas partes, es una cuestión de organizarse, para justamente ponerse uno en lugar del otro. Tratar de desarrollar un lugar para este tipo de actividades, donde también se estimule el desarrollo de otras actividades, esto también sería preventivo de conductas de riesgo, para la población adolescente. O sea se podría organizar una hermosa fiesta donde disfrutemos todos”. 

LEE TAMBIÉN

Posadas | Continúan los preparativos de la Estudiantina 2022 mientras se aguarda la confirmación de la fecha

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas