Alexa

Un proyecto a puro pulmón | El aula satélite del basural que se convirtió en un Parque Educativo de alta gama en Iguazú

Es la historia de la maestra de Iguazú, "Luli" Rodríguez, quien cumplió su sueño de transformar vidas a través de la educación, el amor y con el apoyo de la fundación London Supply. En conjunto conformaron una gran comunidad de alumnos beneficiarios de la educación pública y gratuita en un Parque Educativo que, en sus comienzos, funcionó como un aula debajo de un árbol en el barrio del basural.

“Los que tenemos la oportunidad debemos hacer algo por los que menos tienen, panza llena y afecto son la clave”.

Misiones Online conoció la historia de la maestra de Iguazú que cumplió el sueño de transformar vidas a través de la educación y el amor. Artífice de un proyecto inclusivo que hoy cuenta con una gran comunidad de alumnos beneficiarios de la educación pública y gratuita en un Parque Educativo que, en sus comienzos, funcionó como un aula satélite debajo de un árbol en el barrio del basural, a metros de la insalubridad en su máxima potencia. 

La humildad, se dice, es la característica principal de los grandes hacedores, quienes   trabajan por y para el bien común. Lourdes Rodríguez “Luli”, como la llaman todos, es una hacedora.

Mientras conversa con Misiones Online sobre los inicios de lo que hoy es la escuela N°875 Doña Mercedes García de Taratuty, Lourdes se sumerge en un sinfín de recuerdos que comparte despojada de toda vanidad, y afirma que no necesita el reconocimiento: “Soy felíz cada día cuando entro a la escuela y admiro todo lo que hay”. Y continúa: “solamente vi una gran necesidad en una zona muy vulnerable, y dije: algo hay que hacer”.

Parque Educativo - Escuela Taratuty
Los inicios del Parque Educativo, donde se emplazó la Escuela Taratuty, en Iguazú.

Taratuty

Parque Educativo
La Escuela N° 875 actualmente.

Un 7 de junio, día del Periodista, destaca, allá por el 2005, se inauguró el aula satélite, con 60 alumnos. Para crear una escuela se necesitaba una cierta cantidad de niños, y esos chicos no estaban escolarizados. No existía nada de lo que se ve alrededor, todo era monte y en el barrio había algunas casas que se habían levantado en torno al basural.

«Me generaba mucha tristeza la gente que no tenía contención, lo que me impulsó a hacer algo por esos niños que tenían distintas edades y estaban apartados de toda posibilidad”. Al finalizar el año tenía cien chicos asistiendo a las clases y en 2006, el 1 de agosto, se crea la escuela N°875 con la matriculación de más de 200 niños.

Tal vez te interese leer Campaña Supersanitos | Con especialistas de toda la provincia, finalizó de forma exitosa el operativo de salud pediátrica integral de la Fundación London Supply

A la buena de Dios: con un mástil de tacuara y la solidaridad como bandera desde los inicios del Parque Educativo en Iguazú

“Al principio, mientras daba clases los chicos escuchaban el camión de la basura y yo me quedaba sin alumnos porque salían corriendo a ver qué traía. Fue un trabajo difícil pero lo hice con mucho amor. Fue una tarea constante educar porque la gente no tenía hábitos de usar un cesto de basura y trabajamos para que se sientan parte de la sociedad”.

Con la voz cargada de emoción, Lourdes repasó anécdotas que la hicieron reir.  “¡Pasamos las mil y una! Inauguramos la escuela y no teníamos mástil para izar la bandera. La gente de la escuela fue hasta un cañaveral y trajo un palo de tacuara que ofició de mástil, en otra oportunidad una tormenta fuerte tiró el aula abajo: era un aula nueva que habíamos construido entre vecinos, y tuvimos que volver a levantar paredes porque no quedó nada en pie. Estábamos a la buena de Dios”, dijo. 

Parque Educativo
En 2006, el 1 de agosto, se creó la escuela N° 875 con la matriculación de más de 200 niños.

Parque Educativo Parque Educativo barrio 1° de mayo

“Con el tiempo llegaron más donaciones, y nunca dejé de enviar notas de pedidos, no sé cuántas ni a dónde – contó Lourdes- solo sé que una de ellas llegó al lugar indicado y vino a verme “Teddy” Taratuty,  porque hice un pedido de una bomba de agua para poder hacer la  leche a los alumnos. Cuando Teddy vio el proyecto me dijo: ‘acá vamos a hacer una escuela’, así comenzó todo. Y hoy nos apadrina desde 2008 la Fundación Grupo London Supply al mando de María, su hija. Él es un gran persona, muy comprometido, al igual que todos los que trabajan con nosotros e hicieron posible este sueño».

«Estoy feliz de haber contribuido a cambiar vidas, cada día que entro a la escuela admiro todo lo que hay. Cuando veo a los hijos de mis exalumnos siento felicidad. En las pequeñas cosas están las grandes satisfacciones», expresó.

“¡Soy misionera, de corazón y de alma! Nací en El Soberbio pero vine con mis padres de muy chica a vivir a Iguazú. Desde que me recibí siempre quise hacer algo por esos niños, fue mi principal impulso, y los valores creo que salen de mis padres que fueron luchadores, trabajadores del campo, de la chacra de Misiones, y siempre tuvieron esa fuerza, perseverancia y espíritu de lucha. De mis abuelos también, que fueron inmigrantes de Brasil, que tienen su origen alemán italiano, una mezcla como en todo Misiones”.

Aseveró: «Yo me conformo con haberlo hecho, no busco el reconocimiento, ver que esto crece  es el mayor reconocimiento». 

Colaboración de María Alvarez

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas