Alexa

“Hay una letra chica que nos estaría faltando para evaluar su viabilidad”, manifestó Gerardo Schwarz sobre las medidas anunciadas por Massa

En el marco de los anuncios realizados el pasado miércoles por el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, el economista Gerardo Alonso Schwarz analizó el programa económico presentado y consideró que las nuevas medidas “están en la dirección correcta”, aunque aún queda por ver su forma de implementación.

Entre las medidas propuestas por Massa está la continuidad del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), una reducción del déficit, y la inhabilitación hasta fin de año de cualquier adelanto del Banco Central al Tesoro.

“Eso es muy interesante y positivo, sin ningún lugar a dudas. La pregunta es cómo hacerlo”, sostuvo el economista.“Mas allá de las cuestiones de poder en el Gobierno, creo que las medidas son positivas. Es una buena noticia para el país y para los mercados”, añadió.

La prohibición de adelantos al Tesoro “significa menos emisión”, sostuvo el economista. Además, agregó que a su vez, es algo positivo porque es el origen de la inflación pero aun así quedan preguntas sin responder, como por ejemplo cómo se refinanciarán las Leliqs con vencimiento mensual y sin emisión.

“En segundo lugar, si no se pedirá ayuda al Banco Central, ¿en qué áreas se reducirá el déficit fiscal?”, se preguntó también el economista. La reducción del déficit fiscal trae consigo un fuerte impacto a las distintas cuentas nacionales, “una pregunta para nada menor”, según Schwarz.

A pesar de que Massa respondió directamente preguntas similares en la conferencia de prensa que dio poco después de asumir, el economista misionero juzgó a las respuestas como “un poco vagas”. “Dijo que van a comenzar con los ministerios y organismos para empezar a reducir el déficit. Si bien la respuesta es políticamente correcta, tiene pocos detalles”, sostuvo.

El flamante ministro de Economía anunció también que sólo los consumos de hasta 400kw serán subsidiados por el Estado, algo que fue criticado por diversas fuentes que apuntaron al hecho de que muchas familias de pocos recursos superan esa cantidad: “Ese anuncio fue muy orientado a las provincias más grandes, y al resto del país que tiene gas natural. En Misiones, que no tiene gas, cualquier casa supera los 600kw sin derrochar. Massa desconoce o está obviando la situación de todo el NEA. En caso de ponerse en práctica esta medida, la provincia sería muy afectada”, manifestó.

Otro de los anuncios tuvo relación con una reconfiguración de los planes sociales con tal de que se conviertan en una ayuda transitoria y no en un beneficio permanente, para animar al crecimiento y desarrollo del mercado laboral en el país. Como parte de esto, Massa indicó que se realizarán auditorías en las universidades para detectar personas que tengan planes sociales pero que carezcan de contraprestaciones, justificando así la eliminación del beneficio.

“Para empezar, la auditoría va a llevar seis meses. Estamos hablando de controlar cuatro millones de planes a nivel nacional, y redactar pliegos, licitaciones, e informes”, aseguró Schwarz al respecto. Por ello es que la medida no tendrá impacto en el corto plazo, pero aun así se mostró optimista al hablar de su fundamento: “Me parece una muy buena medida, pero estamos hablando del año que viene para que tenga impacto en las cuentas públicas”, señaló.

 

Tal vez te interese leer: El dólar blue borró la suba del miércoles cerró a $291 tras los anuncios económicos

 

La Segmentación Energética

 

Durante su conferencia de prensa, Massa sostuvo que el subsidio de la Segmentación Energética alcanzó a cuatro millones de personas, lo que fue catalogado por muchos medios como un número muy por debajo de la cantidad real de familias que lo necesitan. “La pregunta es: aquellos que no lo solicitaron, ¿no lo hicieron porque no quisieron o porque no supieron cómo hacerlo?”, se preguntó el economista.

En caso de haber personas que no supieron cómo solicitarlo aun necesitándolo, Schwarz se preguntó si acaso el Estado les desproveerá del beneficio aunque fuera evidente que lo necesitan, sea ya por su sueldo o por su nivel de vida. “¿Habrá oportunidades de rever ese número? Porque creo que este proceso, aunque interesante, es apresurado”, indicó el economista.

Aunque Massa anunció que la inscripción estaba cerrada, fuentes del Gobierno anunciaron lo contrario, y la inscripción permanece abierta hasta la fecha. “Los otros diez millones de personas que no están con el subsidio, ¿van a pagar tarifa plena?”, se interrogó Schwarz. El proyecto de segmentación, pensado para distribuir más equitativamente las ayudas del Estado y evitar subsidiar tarifas de electricidad a familias pudientes, tiene diferentes niveles de asistencia, dependiendo del nivel económico de los destinatarios.

Por este motivo, Schwarz también se preguntó dónde está el límite para las personas que no lograron ingresar en el proyecto. “No es lo mismo una familia con dos salarios mínimos, vitales, y móviles que una que tenga ingresos que superen el millón de pesos. Por lo tanto, habría que ver cuál es el criterio asignado para la quita de subsidios, o si va a ser total. Yo no creo que sea total”, añadió.

El bono para los jubilados

 

Con respecto al bono de jubilados, el economista de nuevo se quejó por la falta de especificaciones. “No se anunció de cuánto sería este bono ni cuál sería la fórmula de actualización de la jubilación”, explicó. Según Schwarz, la financiación para este bono saldrá de “cuentas generales, de la bolsa común de todos, no sólo del Anses”.

 

El problema de la triangulación

 

Massa se refirió igualmente a un esquema de triangulación adoptado por muchas multinacionales con el fin de obtener más ganancias, afirmando que su Ministerio estará tomando cartas en el asunto e incluso denunciándolas ante cortes estadounidenses (donde muchas veces se realiza parte del proceso de triangulación) por lavado de dinero

Esta sobre o subfacturación, dependiendo del caso, ya está controlada por mecanismos de la AFIP, según afirmó Schwarz, incluyendo los de precio de referencia. “Esto implica que los exportadores tienen que demostrar que el producto que están exportando lo exportan a un valor similar al valor del mercado. Ya existe un proceso administrativo, y se realiza hace décadas”, aseveró.

Estos mecanismos ya presentes en el sistema hacen que los casos a los que se refiere Massa puedan resultar ser menos de los esperados, afirmó el economista. “Puede llegar a haber algún delito, y está bien que se investigue y castigue, pero lo que me parece más interesantes es que, más allá del proceso administrativo para cuidar los dólares, esto surge de un desequilibrio previo: un tipo de cambio claramente retrasado”, explicó.

Este retraso en el valor de cambio provoca que muchos se apuren a importar para sacar provecho del bajo costo del proceso. Con el plan de Massa, estas especulaciones podrían resultar más graves para los que las realizan. “Esa es la mayor herramienta que tienen en el gobierno: el miedo que pueden llegar a tener los importadores o bancos que tengan sedes en Estados Unidos”, sostuvo Schwarz, refiriéndose a la posibilidad de ser denunciados ante el sistema judicial del país norteamericano.

 

El valor del dólar blue

 

Aunque se observó una bajada en el valor del dólar blue cuando comenzaron a surgir los rumores de la llegada de Massa al Ministerio de Economía, su valor se fue recuperando en los días previos y posteriores a las intervenciones del nuevo ministro. Esto se debe, en parte, a decisiones del Banco Central, dijo el economista. “La semana pasada envió US$1.500 millones a ahorristas minoristas”, explicó.

“Hay señales positivas, pero la que va a ser la más importante señal positiva es una reducción drástica del déficit fiscal. Sin ver esos logros, no sólo los anuncios, ahí recién va a empezar a haber un cambio de expectativa fuerte en todos los actores económicos”, sostuvo.

Massa anunció además un compromiso por el adelanto de US$5.000 millones de parte de los exportadores más grandes. Para ilustrar la importancia de este número, a la vez que su nimiedad, Schwarz lo comparó con los gastos del Banco Central. “Más allá que es lo mismo que se liquida en un mes y medio de exportaciones en Argentina, eso es solo tres veces lo que se perdió en diez días”, afirmó.

Para concluir, Schwarz mencionó las numerosas marchas de organizaciones sociales a las que fue sujeto Alberto Fernández en lo que va de su presidencia, mayormente en el Gran Buenos Aires, para recalcar la diferencia entre un buen plan y una buena ejecución. “Hay cosas que suenan muy positivas, pero hay una letra chica que nos estaría faltando para evaluar la viabilidad y el impacto de todo esto”, finalizó.

Programa económico 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas