Alexa

La inflación de Europa alcanza otro récord tras un gran incremento del 8,9% en julio

(Reuters) - La inflación de la zona euro alcanzó otro récord en julio y su máximo podría estar aún a meses vista, lo que mantiene la presión sobre el Banco Central Europeo (BCE) para que opte por otra gran subida de los tipos de interés en septiembre.

El crecimiento de los precios al consumo en los 19 países que comparten el euro, se aceleró hasta el 8,9% en julio, desde el 8,6% del mes anterior, muy por encima de las expectativas del 8,6% y muy lejos del objetivo del 2% del BCE, según mostraron el viernes los datos de Eurostat, la agencia estadística de la UE.

La inflación se vio impulsada inicialmente por los cuellos de botella de la oferta tras la pandemia, pero más recientemente las consecuencias de la guerra de Rusia en Ucrania han sido las principales responsables, ya que han hecho subir los precios de la energía, los metales y los alimentos.

Aunque los elevados precios de la energía siguen siendo un importante factor inflacionista, los precios de los alimentos procesados y de los servicios también se han disparado, lo que sugiere que la inflación es cada vez más amplia.

Ante el temor de que el crecimiento de los precios se descontrole, el BCE subió los tipos de interés en 50 puntos básicos este mes, pese a que había anticipado un incremento menor, y ha prometido nuevas subidas de tipos para evitar el inicio de una espiral de precios salariales difícil de romper.

Pero la inflación también es un dilema para el banco. Los elevados costos de los alimentos y la energía agotan los ahorros y, en última instancia, frenan el crecimiento, lo que podría llevar al bloque a la recesión, en el peor de los casos. De hecho, Alemania, la mayor economía de la zona euro, se estancó en el segundo trimestre antes de lo que podría ser un tercer trimestre difícil. Por su parte, la economía estadounidense se contrajo inesperadamente en el segundo trimestre.

Tal vez te interese leer: Sergio Massa asume como superministro: estará al frente de Economía, Producción y Agricultura

Aun así, el BCE ha dejado claro que los temores a la inflación están por encima de las preocupaciones por el crecimiento, lo que sugiere que los responsables de política monetaria están dispuestos a subir los tipos incluso si eso perjudica al crecimiento, ya que existe el riesgo de que la inflación se arraigue. De hecho, la inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de los alimentos y los combustibles, se aceleró hasta el 5,0% desde el 4,6%, más del doble del objetivo del 2% del BCE. Una medida aún más limitada, que excluye el alcohol y el tabaco, subió al 4,0% desde el 3,7%.

El mercado laboral nunca ha estado más tenso en las dos décadas de historia de la zona euro, lo que refuerza los argumentos sobre la persistencia de las presiones sobre los precios. La tasa de desempleo se sitúa en un mínimo histórico del 6,6%, mientras que el empleo está en su nivel más alto, lo que sugiere que las presiones salariales, una condición previa para la inflación duradera, ya están en marcha.

Los mercados valoran ahora una subida de tipos de 35 puntos básicos para septiembre, lo que sugiere que los inversores están divididos entre un movimiento de 25 y uno de 50 puntos básicos. También esperan un conjunto de movimientos de 90 puntos básicos para finales de año, o una subida en las tres reuniones de política monetaria restantes.

Sin embargo, las expectativas se han reducido en las últimas semanas, ya que se considera que la recesión, posiblemente inducida por la pérdida de acceso al gas ruso, persuade al BCE de seguir una senda de tipos más suave. En ese sentido, el BCE se reunirá de nuevo el 8 de septiembre.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas