Alexa

“Hoy invertir en comprar una propiedad para una renta no es un buen negocio, sirve para un reaseguro o un ahorro para el futuro”, sostuvo Graciela Arce, miembro del MIM

La suba del dólar afecta a toda la economía argentina y en especial a uno de los rubros más fluctuantes como lo es el sector inmobiliario. En este contexto Graciela Arce, corredora inmobiliaria y miembro del Movimiento Industrial Misionero (MIM), señaló que los índices de renta durante el mes de junio aumentaron alrededor del 56%.

Asimismo anticipó que la proyección para julio prevé un incremento de más del 58%.

Estas cifras son calculadas por la fórmula presente en la ley 27.551, aprobada en 2020 y más conocida como “Nueva Ley de Alquileres”. Allí se especifica un coeficiente determinado diariamente por el Banco Central, que refleja una relación entre el nivel de los salarios y los niveles inflacionarios. “Anteriormente se tenían unos porcentajes acordados entre las partes, con un valor mucho menor a la inflación real”, explicó.

 

El rol del dólar

 

El constante aumento del dólar inflige daños en las construcciones de inmuebles, que suelen avanzar más lento por la incierta situación económica. Para Arce, esta incertidumbre se traslada también al campo de la renta: “Hoy yo diría que invertir en comprar una propiedad para una renta no es un buen negocio. Sí es un buen negocio para un reaseguro o un ahorro para el futuro, porque esa rentabilidad, hoy día, es la menor histórica del país”, afirmó, puntualizando que los mejores niveles de rentabilidad suponían un rango entre 6% y 12%, mientras que en la actualidad, este número no supera el 2%.

A raíz de esto es que la inversión en el sector inmobiliario apunta, más que nada, a una inversión a largo plazo. “En lo cercano creo que sólo se vendería dependiendo de la situación económica. No es que hoy en día no se venda, pero se vende muy poco”, aclaró.

Las propiedades más afectadas en el sector son las de mayor valor, pero se ven algunos movimientos en el área de los loteos de bajo costo, aunque los aumentos continúan dándose sin tregua. “Todo depende de si tenes una buena oportunidad de compra. Además de los loteos, la venta de propiedades es más difícil”, detalló Arce.

 

Tal vez te interese leer: Desde el Movimiento Industrial Misionero destacan el crecimiento de la provincia pese a la “falta de federalismo”

 

Esta dificultad en el mercado se origina por una contradicción entre las expectativas del comprador y el vendedor que es potenciada por la inestabilidad económica. “El que vende, en general, pone mucho de su parte emotiva, lo que es un valor emocional que no coincide con el valor real de la propiedad”, explicó.

Este valor real es determinado por variables como el valor de las propiedades ubicadas en lugares cercanos o con similares condiciones, que fueron alguna vez vendidas exitosamente. “Está el suelo, la ubicación, y el tipo de construcción, por eso tampoco podemos decir que dos propiedades en una manzana tienen el mismo precio, porque una puede estar construida con materiales de baja calidad y otra con materiales de alta calidad”, indicó, recalcando la importancia de acudir a un corredor inmobiliario que pueda tasar fehacientemente la propiedad.

 

Las construcciones continúan

 

Acerca del sector de la construcción, Arce sostuvo que el desarrollo de Posadas ayuda a que los proyectos se mantengan estables en número. El turismo asiste en el crecimiento de ofertas como los alquileres temporales, generalmente destinados a gente que se encuentra de paso por la ciudad.

“Con todas las dificultades que hay, se podría decir que está a la vista que Posadas es hermosa. Se ve en todos lugares muchísimas construcciones de todo tipo. Creo que la inversión en ladrillos sigue siendo el mejor ahorro, y ojalá las medidas se den rápidamente, con tal de que todo el engranaje de la construcción se siga dando más”, consideró.

En este complejo contexto para el sector, Arce remarcó la necesidad de la pronta aprobación de la Nueva Ley de Alquileres, que actualmente está en un “segundo, tercer, o cuarto plano”.

“Se ve que tienen otras prioridades, cuando en realidad hay muchos que alquilan y están esperando una respuesta. No hay fecha cierta, ni quórum para que se llegue a proponer como tema del día. Esto perjudica al inquilino, porque los valores van a seguir creciendo”, explicó.

“La realidad es lo que tenemos”, dijo la arquitecta, urgiendo que se atienda la problemática, agravada por la escasez de lugares para alquilar. “Hoy se comenta que se va a llegar a una inflación del 90%. Creo que es muy fácil opinar desde el lugar de un inquilino y no ver todo lo que hace el arrendatario para brindar ese inmueble para alquilar”, concluyó.

Movimiento Industrial Misionero
Movimiento Industrial Misionero

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas