Alexa

Onboarding: qué es y cómo puede ayudar a que las empresas tengan mejores rendimientos laborales

La práctica del “onboarding”, hace referencia a un proceso de inclusión de empleados al momento de ser contratados, está cobrando cada vez más importancia en un sector empresarial que se preocupa crecientemente por aumentar sus niveles de retenencia y compromiso.

El proceso, cuyos inicios datan de los años ’70, sirve para facilitar que nuevos reclutas adquieran los conocimientos y herramientas necesarias para volverse miembros útiles de su nueva organización. Vanina Lillieskold, representante de la Asociación Misionera de Recursos Humanos, se refirió al tema afirmando que el onboarding supone “la primera imagen que tiene el empleado” de su nuevo lugar de trabajo.

Esta etapa de incorporación busca esclarecer aspectos organizacionales, culturales, y relativos al puesto que ocupará el nuevo empleado. “El primer día se hablarán de aspectos de organigrama, cómo es la comunicación en la empresa, cuál es el equipo de trabajo. También cuestiones simples, como dónde está el baño, la cocina, cómo son las instalaciones, a qué hora se almuerza y cuestiones de la cultura: como nos vestimos, cómo nos manejamos, cómo hablamos”, explicó Lillieskold.

 

Tal vez te interese leer: El emprendedor Matías Sebely destacó el trabajo de los Bomberos Voluntarios de la provincia

 

El onboarding es un proceso que puede durar unos cuantos meses, en caso de estar bien diagramado. Incluye informarle al recluta sobre la información que requiere para llevar a cabo su labor, pero también darle al nuevo empleado piezas de feedback que puedan esclarecerle datos sobre su desempeño.

“A los treinta, sesenta, o noventa días, va a haber una etapa de feedback. Primero, se tiene que saber cómo se siente el empleado en ese proceso. Por otro lado, darle una devolución sobre su desempeño durante el cumplimiento de sus funciones”, afirmó. Mediante ese feedback, la empresa podrá saber qué necesidades de capacitación tiene el empleado, y así modificar el proceso de acuerdo con esos hallazgos.

A pesar de la importancia del onboarding, muchas empresas lo creen innecesario. “Uno hace lo que puede, pero después, a los meses, por ahí dicen ‘no está rindiendo’, pero no se ponen a pensar que al ingreso nunca se les dijeron los objetivos del puesto, o lo que se esperaba de él, y todo eso influye en su desempeño”, sostuvo. El onboarding es necesario para evitar esos futuros malentendidos, y dotarle al empleado de las herramientas necesarias para su buen desempeño desde el primer día.

En cuanto a la situación en Misiones, Lillieskold comentó que el interés está aumentando, y la importancia de estos procesos, en el marco de los Recursos Humanos, está siendo cada vez más entendida. “A veces nos vemos trabajando en diferentes cuestiones de RRHH que hacen que estos procesos se vean desdibujados, pero se sabe de qué manera se tiene que trabajar, y todo el tiempo se trata de que se cumpla, de darles las herramientas y contención al empleado en un momento lindo, pero que trae cierta ansiedad por rendir”, señaló.

Por último, Lillieskold manifestó que son los empleadores los que deben liderar la puesta en práctica de tácticas referidas al onboarding, independientemente del tamaño de su empresa o proyecto. “El empleado se encuentra siempre a disposición, es la empresa la que tiene que contenerlo. Por ahí uno escucha la palabra onboarding y la asocia a grandes empresas, pero una persona que tiene un proyecto, incluso a la hora de contratar a alguien como ayudante, tiene que tener en cuenta estas cuestiones. Cuando uno es claro, va por buen camino”, concluyó.

Qué es el Onboarding

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas