Alexa

Misiones | Crimen de la taxista: uno de los detenidos declaró que vendió el celular de la víctima «porque se lo pidió un vecino», al que identificó

Franco Jesús Ramos, el segundo detenido por el asesinato de Claudia Benítez, declaró ante el juez de Instrucción, Miguel Mattos. Reconoció que vendió el celular de la víctima, sin embargo se desligó y afirmó que la venta la realizó a pedido de un vecino. Negó conocer a la víctima fatal y su esposo, el otro detenido, Juan Andrés R.

Franco Jesús Ramos, el segundo detenido que tiene la causa donde se investiga el brutal asesinato de la taxista de Posadas, Claudia Benítez, quien apareció apuñalada en un pozo de siete metros de profundidad en Nemesio Parma, se presentó ante el juez de Instrucción 7, Miguel Mattos, para brindar su testimonio e intentar desligarse del crimen. El acusado reconoció que vendió el teléfono que era de la víctima aunque aclaró que fue por pedido de un vecino al que identificó como Lucas.

Ramos, quien espera que se inicie el juicio por la muerte de Marina Da Silva, su expareja que desapareció en diciembre de 2013 y, como Claudia Benítez, apareció en un pozo también de Nemesio Parma, pidió ampliar su indagatoria, aunque en rigor a la verdad, fue la primera vez que brindó su testimonio puesto que la primera vez se abstuvo.

Tal vez te interese leer: Asesinato de Claudia Benítez: su esposo se desligó del hecho y de cualquier vinculación con el segundo detenido de la causa

El acusado dijo que no conoce a Juan Andrés R., el esposo de la víctima, quien permanece detenido desde el momento en que apareció el cuerpo en el pozo y que tampoco conoció a Claudia Benítez.

En su relato narró cómo fue su día el 17 de mayo de este año, cuando la taxista desapareció y su auto fue encontrado incinerado en la misma zona donde apareció el cadáver.

Sobre el celular Samsung A12 que pertenecía a Claudia Benítez, principal prueba que llevaron a los investigadores hasta él, Ramos aseguró que desde hace unos años participa en grupos de compra y venta en la red social Facebook por lo que un vecino al que identificó como Lucas, cuyo apellido dijo desconocer, le pidió que publicara el aparato y que le daría una comisión una vez que cerraran el negocio.

Ramos explicó que vendió el aparato a cambio de otro celular, un Samsung A10 y 8 mil pesos en efectivo por lo que recibió ese aparato como recompensa. Ese mismo aparato, afirmó, lo vendió por 5.500 pesos.

Sobre el matrimonio de Claudia Benítez y Juan Andrés R., Ramos apuntó que desconoce quiénes son y que incluso no es un usuario del servicio de taxis, área en la que se desempeñaba la víctima fatal. Además, el acusado se refirió a las versiones que indicaban que compartía la misma iglesia con Juan Andrés, Ramos fue categórico cuando negó cualquier tipo de contactos con él e insistió en que no se conocen.

La fiscalía también indagó sobre su participación en la iglesia evangélica a la que asiste con su concubina y aseguró que ellos no salen a predicar porque todavía son nuevos en el movimiento y no están casados, por lo que su participación se reduce a la asistencia a los cultos.

De este modo, Ramos intentó desligarse del asesinato de Claudia Benítez, teniendo en cuenta que los investigadores creen que fue el autor material del crimen que impactó a la ciudadanía.

El asesinato de Claudia Benítez

Claudia Benítez, taxista y madre de 32 años, desapareció el 17 de mayo a la mañana,  cuando presuntamente salió de su casa en Itaembé Miní rumbo a Nemesio Parma para cumplir un viaje con tres pasajeros. Alrededor de las 9, vecinos del barrio reportaron el hallazgo del taxi Chevrolet Corsa incendiándose a un costado de la avenida Del Té.

Al otro día, el cuerpo de la mujer fue encontrado en  un pozo de agua de una propiedad abandonada de la misma zona. Benítez, tenía dos puntazos en el cuello, las manos atadas hacia atrás y el rostro cubierto. Su cuerpo no evidenciaba signos de defensa y la autopsia reveló que antes de ser arrojada al pozo, ya había fallecido.

Por la peculiaridad del hecho, una hipótesis indica que podrían haber participado más de dos personas en el hecho. Los detenidos que tiene la causa son dos: su esposo, Juan Andres R. de 39 años, que había sido denunciado por hechos de violencia de género y un hombre de 27 años, Franco Jesús Ramos, quien vendió el teléfono celular de la víctima y que para la policía, sería el autor material del crimen.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas