Alexa

El cambio de paradigmas de la comunicación llego al Poder Judicial Misionero

Fue sancionada la ley que obliga la redacción de las sentencias judiciales sean comprensibles para todos los misioneros. En base a dos iniciativas una del Diputado Ing. Carlos Rovira y otra del Dip. Dr. Rafael Pereyra Pigerl obliga a transmitir y redactar las sentencias de forma fácil, directa, transparente, simple y eficaz información relevante para el ciudadano o los consumidores.

Pero mas significativo aún es el cambio de paradigma ,de cultura comunicativa, y su objetivo final es que el ciudadano comprenda, se sienta seguro y esté en el centro de la actividad del Estado.

Este movimiento internacional también derecho humanizado apareció en la Europa de los años 70 para combatir el argot burocrático de todos los estamentos del Estado y busca simplificar la manera en que nos comunicamos por escrito y para ello promueve un determinado método de uso del lenguaje, que “no implica pérdida de precisión”.

Que los Estados, instituciones, empresas y organizaciones comiencen a hablar en lenguaje claro supone trabajar a dos niveles: traduciendo textos ya existentes y capacitando agentes judiciales a actualizar sus expresiones como lo establece el Art 3 del Dictamen.

Bien sabemos lo difícil que es comprender una ley y mas aún una sentencia, ya que al estar redactada de manera complicada confusa o poco clara, termina siendo una barrera que cercena derechos de los ciudadanos.

Nuestra sociedad necesita no solo sentencia sino que todos los actos del Estado sean comprensibles para todos, con sentencias judiciales que se entiendan a primera lectura y contratos transparentes, es el ideal por el que trabaja el movimiento internacional conocido como “lenguaje claro”, que tuvo un fuerte impulso en Argentina con la reciente creación de una red nacional y la web “Derecho Simple” o Derecho en zapatillas.

¿Por qué hablan de “autos” si esto no se trata de un accidente de tránsito?”. ´Autos’ es expediente, pero ‘auto’ es una resolución. ¿Por qué no decimos entonces expedientes y resoluciones?, se pregunta el Dr. Herrera Bravo. Éste es apenas un breve ejemplo de la importancia del lenguaje claro, aquel que es simple y fácil de comprender para todo el mundo.

Volver a lo sencillo: usar oraciones cortas con una sola idea y párrafos breves que refieran a un solo tema. También, preferir la voz activa y estructuras gramaticales simples.

“En vez de decir ‘Constitúyase en tal domicilio’, mejor decir ‘Tenés que ir a tal hora, a tal lugar, todas las semanas’. Al explicarle claro a la gente lo que tenía que hacer, la jueza subió enormemente el índice de cumplimiento de la “probation” (¿)

Un lenguaje encriptado, hermético, farragoso o demasiado extenso, es la falla más común de la redacción jurídica. Eso además del abuso de tecnicismos, latinazgos o gerundios.

Como contrapartida, los ciudadanos reclaman cada vez más por sus derechos, demandan la sanción y la reforma de determinadas leyes, protestan contra lo que resuelven los jueces e interpretan sus motivaciones.

Para finalizar, recientemente a principios del año 2022 en Orán provincia de Salta la jueza Carriquiry tuvo un gesto: le escribió una carta un nene que había perdido a su mamá para que, en unos años, conozca su historia, citando a Harry Potter.

“Soy Ana María, la jueza

Te escribo porque tenés derecho a que te cuente lo que decidí y por qué lo hice”, dice la magistrada en el inicio del texto.

“Quiero dejarte la frase que le dijo Albus Dumbledore al pequeño Harry Potter: ‘Un amor tan poderoso como el que tu madre tuvo por ti es algo que deja marcas. No una cicatriz, ni algún otro signo visible. El haber sido amado tan profundamente, aunque esa persona que nos amó no esté, brinda una protección que dura para siempre’.

Escribe: Carolina López Forastier
Coordinadora Cátedra libre DDHH UNaM

 

 

Además...

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas