Alexa

En un partido cargado de polémicas, Gimnasia le ganó 3-1 a Racing en La Plata

Al Lobo le sancionaron un penal muy discutido, aunque la decisión fue correcta. Luego, el VAR dejó de funcionar y el árbitro omitió una falta a Copetti dentro del área. Gimnasia llegó a los 8 puntos y le mete presión a los líderes.

Gimnasia dio el golpe en La Plata por la cuarta fecha de la Liga Profesional: en un partido vibrante y con muchos fallos polémicos, le ganó 3-1 a Racing con goles de Eric Ramírez y Brahian Alemán (dos). Enzo Copetti había igualado parcialmente para la Academia.

El Lobo insinuó desde un principio que la pelota parada podía ser una vía de peligro importante. Y a los 5 minutos, golpeó: tras un córner de Alemán, Sosa se impuso en el primer palo, tapó Gómez y en el rebote Eric Ramírez firmó el 1-0.

Enseguida reaccionó La Academia, con un medio dinámico, rotación de los medios y transiciones rápidas, ante un Gimnasia que presionó para incomodarlo en el camino. Un tiro de Rojas marcó el camino para la visita.

Y el empate llegó a los 25 minutos, más por prepotencia que por juego: Jonathan Gómez la tiró para arriba y Enzo Copetti, con una fe encomiable, corrió a buscarla y se impuso con el cuerpo. Cara a cara con Rey, definió abajo para sellar el 1-1.

Pero los dirigidos por Fernando Gago sufrieron con las contras a partir de la velocidad de chávez y Eric Ramírez, encabezadas por Brahian Alemán. Tanto es así que a los 35′, en un balón largo, Mura se confió en la cobertura y Ramírez le ganó la posición. El lateral, en consecuencia, cargó con su brazo sobre su espalda. Y el árbitro dio penal.

A partir de allí hubo cuatro minutos de incertidumbre. Es que el VAR no solo evaluó su hubo falta, sino que también observó si el delantero arrancó su pique en offside. Finalmente, la tecnología definió que estaba habilitado. Y la experiencia de Alemán no perdonó: 2-1.

Racing comenzó mejor en el complemento y fue más punzante todavía con el ingreso de Emiliano Vecchio. A los 11′, Mena, de mediavuelta, casi anota. Y a los 13, un córner del ex Central casi termina en gol olímpico (dio en el travesaño). Pero allí se dio una situación inusual: el árbitro Yael Falcón Pérez avisó que habían perdido contacto con la sala VOR en Ezeiza.

Y casi inmediatamente llegó el penal de Piris a Copetti, arrojándose a cortar desde atrás, pero el juez no lo advirtió y la tecnología no pudo apoyarlo. En consecuencia, arreciaron las protestas; las más airadas por parte de Fernando Gago.

Tal vez te interese leer: Atento Boca: Flamengo incorporó a Everton y Arturo Vidal se acerca al equipo de la Ribera

Gorosito sumó al pibe Muro al combo para tener la pelota y lastimar en las réplicas. Y el juvenil entró bien, inquieto, asociándose con Alemán, quien a los 20 remachó el resultado con un tiro libre excelso, que estiró las distancias.

Gago incorporó a Cardona (que casi grita con balón parado), pero Racing padeció la falta de cambio de ritmo y el aprovechamiento de los espacios del local, que estuvo a punto de traducir el resultado en goleada. Es que a los 32 desbordó Alemán y Eric Ramírez, después de la pifia, gritó otra vez. Sin embargo, a esa altura, el VAR estaba nuevamente on line. Y detectó que en el remate defectuoso la pelota le dio en un brazo.

Las acciones ofrecieron algunos intentos infructuosos de Racing y dos tiros (uno de sosa y otro de Colazo) que amagaron con transformarse en el cuarto tanto. Más allá de las controversias, Gimnasia tuvo menos la pelota, pero fue más profundo y efectivo. Y ganó con justicia ante un Racing que parece haber entrado en la irregularidad.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas