Alexa

Reflexión del Pastor Guillermo Decena: “El amor y la fe, 12 consejos del Espíritu Santo para aprender a amar”

El Pastor Guillermo Decena expresa que el que ama, sabe que este es el camino para ver la mano de Dios manifestarse con milagros. El amor puro activará la fe, pues los dos tienen la misma fuente: el Espíritu Santo. Los dos son poderosas fuerzas sobrenaturales, que si crecen, producirán milagros sorprendentes.

«Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado» (Romanos 5:5 RVR). Este versículo es uno de los más importantes para entender cuál es el amor puro y de dónde procede este amor perfecto que sana nuestros corazones. El amor que sana viene del Sanador que es Jesús, que en armonía con el Espíritu Santo hace la obra milagrosa sobre la tierra.

El que ama, sabe que este es el camino más excelente para ver la mano de Dios manifestarse con milagros. El amor puro activará siempre la fe, pues los dos tienen la misma fuente: el Espíritu Santo. Los dos, son poderosas fuerzas sobrenaturales, que, si crecen, producirán milagros sorprendentes.

El amor que sana involucra y toca a los sentimientos, pero es mucho más que eso, porque si fuera meramente un sentimiento o una emoción, Dios no lo expresaría como un mandato. Pues podríamos decirle a Dios: todavía no lo siento, o cuando me venga esa emoción voy a cumplir tu mandato.

El amor es un acto voluntario, tiene que ver con el acto de querer amar y de tener la actitud de amar, y sencillamente decidirme a hacerlo. Por esto Dios nos juzgará un día. Entonces no tengamos un concepto cualquiera del amor ni lo confundamos con pasión, porque esa clase de “amor” en vez de sanar, confunde, hiere y lastima. Además de todo esto, Dios nunca nos dirá que amemos sin ayudarnos en el proceso de hacerlo.

Dios quiere usar nuestra vida para ayudar a la gente, debemos ver este mandamiento como fundamental para ver su gloria con milagros. «Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor» (Gálatas 5:6 RVR).

En este sentido, el Pastor Guillermo Decena brindó doce consejos del Espíritu Santo para aprender a amar, que se encuentran en Romanos 12:9-21.

1-SIN FINGIR:

«El amor sea sin fingimiento…» (Romanos 12:9 RVR).

Entendamos que todo lo que es verdadero se falsifica en este mundo de corrupción. En la vida espiritual hay un valor fundamental que es la verdad. Por esto, es importante que jamás se entre en fingimiento o en apariencias. Hay que ser muy sincero para poder recibir lo mejor del cielo. Además, tengamos en cuenta que la verdad es parte de la protección espiritual que debemos tener para estar firmes frente a los ataques malignos.

 

2-LEJOS DE LO MALO:

«…Aborreced lo malo, seguid lo bueno…» (Romanos 12:9).

El amor es lo más excelente, es lo más puro y lo más excelso del cielo y jamás tendrá que ver con lo malo, con lo perverso y torcido. El maligno engaña, miente y confunde para que no sepas cuál es el verdadero amor. Aborrecer lo malo quiere decir rechazar con fuerzas lo malo. Lo malo ofende a Dios y por eso lo prohíbe en su palabra.

 

3-UNITE A LA FAMILIA DE DIOS:

«Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros» (Romanos 12:10 RVR).

Funcione, piense y actúe como parte de la familia de Dios, porque podremos ir y venir, pero siempre seremos de la familia de Dios y sentiremos al Padre en nuestro corazón, a su Espíritu que nos une y a Jesús como el que nos da todo el ejemplo perfecto como hermano mayor.

 

4-EL AMOR REQUIERE TRABAJO:

«En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor» (Romanos 12:11 RVR).

Los que aman de verdad son apasionados, son activos, están enfocados en cumplir el más grande de los mandamientos. No están esperando una revelación especial para amar, porque el mandato es clarísimo.

No son perezosos, son fervientes, demostrativos como Dios demostró en forma contundente el amor hacia la humanidad.

 

5-SER AGUANTADORES:

«Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración» (Romanos 12:12 RVR).

Buena cosa es tener una alegría esperanzadora en la misericordia de Dios, ¡pues Dios hace justicia tarde o temprano! No hace falta perder el gozo, pues perdemos la fuerza interior. Por eso debemos ser pacientes en las pruebas. Sufrido es la persona que, a pesar de los problemas, no anda echándole la culpa a los demás, tratando de buscar culpables.

¿Cómo sabemos que el pecado trajo el apagar del amor puro en el corazón de la humanidad? Sencillamente porque comenzaron a echarle la culpa al otro. Orar por nuestro prójimo es una de las acciones más espiritual y amorosa que podamos hacer.

 

6-COMPARTIR CON LOS DEMÁS:

«…compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad» (Romanos 12:13 RVR).

Por ello, debemos practicar “el kilo de amor” no podemos dejar de hacerlo porque es una manera, buena y ordenada.

Tenemos que entender que siempre hay personas con más dificultades económicas que nosotros y es precisamente un acto de amor. No obstante, debemos tener una medida sabia y precautoria, ya que la hospitalidad debe ser practicada cuando estamos totalmente seguros que son de la familia de Cristo. No confundamos prevención con falta de amor.

 

7- BENDECIR ES UNA EXPRESIÓN DE AMOR PURO:

«Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis» (Romanos 12:14).

Somos llamados a bendecir siempre y no maldecir, porque se desata una poderosa ley, una herencia espiritual: la ley de la siembra y la cosecha. Si sembramos bendición, entonces levantaremos una poderosa cosecha de bendiciones.

 

8-SER SOLIDARIOS:

«Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran» (Romanos 12:15).

Cuando una persona no ama, no se puede alegrar con el progreso del prójimo, y cuando se entera de que alguien tiene bendición, lo primero que dice es: ¿¡porque a mí no!? Está ensimismado en su herida y dolor de tal manera que sus malas experiencias le hacen sentir como una víctima de la vida.

Por otra parte, llorar con los que lloran es una preciosa evidencia de empatía y amor, y un acto de despojarse del ego y ponerse en el lugar de los demás. En forma categórica, puedo decir que la envidia es incompatible con el amor puro.

 

9-NO AL ORGULLO:

«Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión» (Romanos 12:16).

La humildad es el despojarse de Cristo y hacerse siervo, hacerse “Humus” tierra para no ponerse encima de los demás ni estar permanentemente queriendo demostrar que somos mejores.

A algunos que estaban seguros de ser justos por sí mismos y que despreciaban a los demás, Jesús les contó esta parábola: «Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo y el otro, recaudador de impuestos…» (Lucas 18:9-14 RVR), Dios levantará al cristiano que reconoce sus equivocaciones, y que no se compara con nadie sino solo con Cristo Jesús.

 

10- NO A LA VENGANZA:

«No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres» (Romanos 12:17).

Jesús dio claras enseñanzas en contra de la venganza, entonces hay que hacer un acto de renuncia y una entrega del asunto en las manos del Todopoderoso y justo juez de todo.

Todo esto tiene un sentido muy especial: no retener la ofensa en el corazón, sino que llevar a la persona a perdonar, como el camino directo a la sanidad del alma y tener un espíritu libre para poder amar como Dios ama. (Romanos 12:19-20 RVR).

 

11-EL AMOR ES TAMBIÉN EL CAMINO DE LA PAZ:

«Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres» (Romanos 12:18).

La paz es el camino del que quiere aprender a amar. Nunca los vas a lograr si en tu corazón hay contiendas, discusiones, peleas y nerviosismo.

 

12-VENCE EL MAL, CON EL BIEN:

«No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal» (Romanos12:21).

El que no quiere amar ya fue vencido por lo malo de este mundo lleno de amargura, odio y rencor. Haciendo lo mismo que las personas que no te han amado, no arreglas nada y sos vencido por el mismo mal.

El que aprende a amar a pesar de estar rodeado por personas con sentimientos oscuros, va a ser siempre un vencedor.

Que Dios te bendiga, te guarde de todo mal y tengas una semana de completa victoria!

 

 

 

Pastor Guillermo Decena

Centro Familiar Cristiano Eldorado

Además...

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas