Hoy es el Día Mundial de los Pacientes Trasplantados en pos de fomentar la cultura de la donación de órganos

Por disposición de la OMS, cada 6 de junio se conmemora el Día Mundial de los Pacientes Trasplantados con el fin de fomentar una cultura de donación de órganos y dar una oportunidad de vida a pacientes en espera de una oportunidad de seguir viviendo.

Hoy 6 de junio se conmemora el Día Mundial de los Pacientes Trasplantados, con la finalidad de fomentar una cultura de donación de órganos y dar una oportunidad de vida a pacientes en espera de una oportunidad de seguir viviendo.

Muchos de los pacientes trasplantados son crónicos o terminales, y las donaciones y los trasplantes son su última chance de vivir.

Por otro lado, en la actualidad los pacientes trasplantados y de los trasplantes se han convertido en una práctica médica muy extendida con múltiples beneficios para los pacientes que de otra forma, no tendrían una segunda oportunidad.

Además de la concientización, el Día Mundial de los Pacientes Trasplantados también quiere reivindicar las políticas de control contra la explotación comercial de los órganos, y el tráfico de órganos.

 

Pacientes Trasplantados
Día Mundial de los Pacientes Trasplantados

Día Mundial de los Pacientes Trasplantados: Tipos de trasplantes más frecuentes

 

Trasplante renal

El trasplante de riñón es la vía terapéutica más empleada para los pacientes que adolecen insuficiencia renal terminal en diálisis. Tras los avances en el campo quirúrgico y el abordaje adecuado de las infecciones se ha logrado una mayor tasa de supervivencia de las personas receptoras y del injerto. Así, los criterios de selección de las personas que van a recibir un riñón pasan, principalmente, por:

  • No hay límite de edad, siempre y cuando el trasplantado se encuentre en buen estado de salud general y no tenga otros órganos afectados.
  • A pesar de que la diabetes no constituye una contraindicación, la morbilidad y la mortalidad aumentan.
  • La arterosclerosis puede complicar la operación.
  • Las complicaciones en la vía urinaria pueden llegar a contraindicar el trasplante.
  • Las personas que padezcan o hayan padecido tumores malignos han de ser excluidos de la lista de espera.
  • En caso de que haya constancia de trasplantes previos de este tipo, el proceso de quirófano es más complejo e incrementa la morbilidad.

Trasplante pulmonar

Este tipo de operación está especialmente indicada para pacientes con insuficiencia respiratoria en estadios avanzados para los que no hay alternativa de tratamiento. Las patologías que precisan de este trasplante son:

  • Fibrosis pulmonar idiopática.
  • Fibrosis inducida por las drogas.
  • Fibrosis relacionada con la colagenosis.
  • Bronquiolitis con neumonía organizada.
  • Neumonitis de hipersensibilidad.
  • Hipertensión pulmonar, primaria y secundaria.
  • Síndrome de Eisenmenger.
  • Fibrosis quística.

Trasplante hepático

Hay dos tipos de trasplante hepático, el ortotópico, que consiste en la donación de otro hígado en la misma posición anatómica, y el heterotópico, se trasplanta en una ubicación diferente a la que ocupa en el paciente, no retirándose el órgano afectado. Para ser receptor existe, asimismo, una serie de criterios, entre los que destacan:

  • Enfermedad hepática crónica predominantemente parenquimatosa y colestásica.
  • Encefalopatía hepática recidivante
  • Colangitis recurrente.
  • Hemorragia digestiva por hipertensión portal.
  • Peritonitis bacteriana espontánea.
  • Carcinoma hepatocelular implantado.

Trasplante cardiaco

Las enfermedades que más habitualmente propician una operación de esta índole son las patologías cardiológicas graves que se encuentran en situación terminal y que no cuentan con otro tratamiento. De esta forma, las más comunes son la miocardiopatía dilatada, isquémica, la cardiopatía congénita, la valvulopatía o el retrasplante cardiaco.

En el caso de trasplante de corazón, existen indicaciones que permiten la posibilidad de llevar a cabo la intervención, divididas entre las perentorias y las plausibles. En el primer grupo se encuentran, entre otras:

  • Shock cardiogénico refractario.
  • Aectados de insuficiencia cardiaca que precisen drogas vasoactivas para lograr una perfusión correcta.
  • Pacientes con ventilación mecánica, asistencia ventricular o con balón de contrapulsación por la misma enfermedad.
  • Isquemia severa sin posibilidad de revascularización en quirófano ni de angioplastia.

 

Donantes vivos y donantes fallecidos

 

Si se trata de donación en vivo, lo más aconsejable es que el donante sea pariente consanguíneo del trasplantado, aunque se han observado buenos resultados en intervenciones con personas allegadas, como amigos o parejas; en cualquier caso, la persona implicada tiene que presentar un buen estado físico y psicológico y conocer bien los riesgos que entraña la intervención. Los principales requisitos son:

  • Que no exista una enfermedad que complique el funcionamiento de los riñones.
  • Ser mayor de edad.
  • No estar afectado por patologías transmisibles.

Por otro lado, una gran parte de los casos de esta situación engloban a pacientes en muerte cerebral con un buen estado de la función renal. Los criterios de inclusión pasan por:

  • Se han de excluir los casos de neoplasia maligna.
  • No hay contraindicaciones en determinadas alteraciones sintomáticas urinarias.
  • Siempre y cuando los procesos infecciosos estén debidamente tratados no son impedimento para la donación.

 

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas