Alexa

Copa de la Liga | La gran polémica de la final Boca-Tigre: ¿era offside de Darío Benedetto en el gol anulado?

La gran polémica de la tarde en la final de la Copa de la Liga que protagonizaron Boca y Tigre en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba tuvo como protagonista a Darío Benedetto al minuto 18.

La gran polémica de la tarde en la final de la Copa de la Liga que protagonizaron Boca y Tigre en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba tuvo como protagonista a Darío Benedetto al minuto 18. Luego de una buena cesión de Sebastián Villa, el Pipa entró al área grande recostado por la izquierda y abrió el pie para colocar el balón al segundo palo.

El juez de línea Diego Bonfá levantó la bandera por una presunta posición adelantada. Y después de varios minutos, el árbitro principal Darío Herrera -a instancias del VAR comandado por Mauro Vigliano- invalidó el tanto del Xeneize. Fue un offside casi imperceptible, milimétrico.

De arranque nomás, Eduardo Salvio había armado una jugada espectacular por la banda derecha y cayó en el límite del área penal por un contacto de Brian Luciatti. Herrera le indicó que se levantara entendiendo que había fingido y las repeticiones le dieron la razón al referí: Salvio fue el que inició el contacto con su marcador (además, no era revisable por el VAR ya que todo fue fuera del área).

Al minuto 9, Alan Varela le hizo una falta táctica a Alexis Castro que cortó un buen ataque de Tigre. El árbitro sancionó la infracción, pero omitió la amarilla que tendría que haber mostrado. Y más tarde (22′) se apuró al enseñarle la tarjeta amarilla a Óscar Romero por un foul contra Diego Zabala. Era falta, no para amonestación ya que fue una imprudencia por la fuerza aplicada y lugar de contacto. Sobre el cierre del primer tiempo, Carlos Izquierdoz sí debió ser amonestado por bajar a Facundo Colidio en lo que era un ataque prometedor, pero Herrera no lo entendió así.

Tal vez te interese leer: Copa de la Liga | El complicado partido de Villa en Córdoba ante Tigre

En el complemento, la cosa se le simplificó al cuerpo arbitral desde que Boca aumentó la ventaja. Y anteriormente Darío Herrera no tuvo mayores inconvenientes pese a que hubo varias pelotas disputadas de manera vehemente, pero leal. La terna, junto al VAR, terminó redondeando una correcta actuación en la final de la Copa de la Liga, tanto en el aspecto técnico como el disciplinario.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas