Alexa

Migración: cientos de familias alemanas, rumanas y rusas abandonan Europa y se radican a solo 40 kilómetros de Misiones, en Hohenau, Paraguay

Llegan más alemanes a la ciudad paraguaya Hohenau y ahora se suman también ciudadanos oriundos de Rusia y Rumania, a sólo 40 kilómetros de la capital misionera. Surge así una explosión de inmigrantes europeos, fenómeno que comenzó durante la pandemia, aunque se aceleró en la primera mitad de 2022.

Autoridades de la ciudad paraguaya de Hohenau afirman que están satisfechas y los vecinos “cómodos” con el aluvión de una ola de inmigrantes alemanes, a los que se han sumado ahora de Rumania y también de Rusia. El fenómeno comenzó durante la pandemia, aunque se aceleró en la primera mitad de 2022.

“Son cientos de familias, no sabría decir cuántas personas, pero vamos a hacer un censo para conocer cuántos se instalaron, incluidos rusos y rumanos, ahora”, afirmó Darío Krüger, director de Cultura y Turismo de Hohenau.

Krüger aseguró que la mayoría vino a encontrar paz, atraídos por una nueva vida, lejos de los choques con otras culturas, en especial la islámica, en Alemania. ¿Son antivacuna? “Sería una acusación grave decir que todos son antivacuna; puede haber algunos, pero para ingresar al país debieron vacunarse”, agregó el funcionario en declaraciones telefónicas.

Con los inmigrantes que se afincaron, luego de comprar chacras, terrenos y hasta el predio de un barrio cerrado, la población habría crecido más de un 20% según las estimaciones más cautas.

Los defensores de esta inmigración sostienen que los alemanes compraron chacras y terrenos, que los locales aprovecharon porque significó una inyección en euros, una moneda fuerte en el mundo. También mayor oferta de mano de obra en la construcción y otras tareas profesionales y de servicios.

“La mayoría busca un lugar más tranquilo para vivir; un lugar seguro para su familia. Mis propios vecinos no hablan de nada que tenga que ver con las vacunas” por el coronavirus, dijo Krüger.

Hohenau fue fundada el 14 de marzo de 1900 por cuatro inmigrantes de origen alemán: Carlos Reverchon, Guillermo Closs y los hermanos Ambrosio y Esteban Scholler. A solo 38 kilómetros al noreste de Encarnación –y por lo tanto cercana a la frontera con Misiones- es una de las tres ciudades denominadas Colonias Unidas, junto a Bella Vista y Obligado.

En sus 22.000 hectáreas la primera de ellas cuenta con tierra fértil donde se cultiva soja, trigo, yerba mate, productos frutihortícolas, además de criar ganado.

La noticia de esta nueva inmigración a Paraguay llamó la atención en el mundo. Una enviada de la BBC, Mar Pichel, y su equipo cubrieron la información.

La BBC mencionó “fricciones” de los recién llegados con la población local, pero Krüger nos aseguró que “se están integrando con la comunidad; y nos va a beneficiar eso”.

El director de Cultura de Hohenau mencionó el tradicional mestizaje en esta zona vecina a la Argentina. Agregó que “también será positivo en la cuestión del idioma, porque acá nosotros hablamos mucho alemán; y es bueno que venga gente que hable lo que se llama ´aussprache´ -un alemán limpio, bien hablado. El intercambio cultural siempre es beneficioso”.

El abuelo de Krüger llegó a Paraguay como inmigrante. “Tenemos mucha historia de lo que es la inmigración y es como que vuelve a suceder. Lo estamos tomando bien, son bienvenidos y se sienten muy a gusto porque nuestra historia se basa en la inmigración”.

Añadió que “hay mucho mestizaje en nuestra zona; yo mismo por ejemplo soy Krüger, que en alemán es un apellido bastante común, y González que es uno de los más comunes en Latinoamérica. Mi madre es bien paraguaya”

Para el funcionario paraguayo, su municipio cuenta con espacio amplio para el trabajo agrícola, con mucho “respeto por el criollo y por el de afuera”. Mencionó que existe gente celosa por la merma de trabajo, pero que “ellos mismos están dando muchas fuentes de trabajo al construir casas, están construyendo escuelas, se están abriendo caminos y entonces se genera mucho trabajo gracias a su venida”.

¿Existe un barrio cerrado? “Sí, tienen un barrio cerrado a metros de donde estoy ahora en nuestro Centro Cultural. Y ahí están construyendo la escuela y varias casas privadas”. Krüger reveló que, en una consulta informal, no oficial, le aseguraron que “en algún momento van a abrir esa escuela a la comunidad”.

La nota de Mer Pichel para la BBC muestra un costado muy duro de los motivos de la inmigración. El joven matrimonio de Stephan y Theresa Hausen –ambos de Nuremberg – fue crítico con una presunta acción sofocante del estado alemán. Aclararon que “al principio” apoyaron las medidas anticovid.

Los Hausen, en la entrevista con la BBC, fueron subiendo de tono su descontento, principalmente en cuanto a salud y educación. “¡Se nos dice explícitamente qué hacer!”, enfatizó Theresa.

Antes de los confinamientos por el COVID, ya habían resuelto emigrar a Paraguay. El arquitecto Michael Schwartz dijo que quería “un cielo azul” como en Hohenau y se quejó: “Los impuestos son un gran problema en Alemania

Pero fueron los Hausen los que dieron el argumento de mayor peso, desde lo sociológico e ideológico, ante el ingreso de más de un millón de refugiados a Alemania. La mayoría, huyendo de los conflictos en Afganistán, Irak y Siria. A ello le atribuyen más violencia, violaciones y un crecimiento de la extrema derecha.

Stephan Hausen cerró: “Hay una enorme diferencia entre las dos culturas (ante el Islam). Paraguay es un país muy cristiano, y nosotros venimos de una cultura cristiana. Con el Islam llegando sin freno a Alemania, hay dos culturas incompatibles una frente a la otra”. Esta opinión, según la BBC, se repitió en otros testimonios de los inmigrantes recién llegados a la zona fronteriza con Argentina.

 

inmigrantes europeos

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas