Alexa

Biden y un desafío para las elecciones presidenciales de EEUU

 (Reuters) - El gobierno del presidente Joe Biden, siente cada vez más que tiene poco control sobre la inflación a corto plazo, dicen los funcionarios, y está buscando formas de compensar el riesgo político de las alzas de precios en los meses previos a las elecciones presidenciales de EEU en noviembre próximo.

La economía y la gestión son temas importantes para los votantes, y reducir el costo de la carne, la gasolina y otros productos básicos es una forma clave de que los demócratas puedan defender el control del Congreso en las elecciones de mitad de mandato de noviembre, dicen los estrategas encargados de planificar el camino a las elecciones presidenciales de EEUU.

Pero la capacidad de cualquier presidente estadounidense para reducir los precios a corto plazo en los mercados mundiales, desde el petróleo hasta los cereales, es limitada, dicen los asesores de la Casa Blanca.

La influencia sobre los cuellos de botella de la cadena de suministro relacionados con los confinamientos en China por el COVID-19 y la invasión de Rusia a Ucrania, que están haciendo subir los precios, están aún más fuera de su alcance, dicen.

El Gobierno espera que la inflación se desacelere desde su ritmo vertiginoso a medida que avance el año, dijeron los asesores, pero no a un nivel que se considere aceptable.

En respuesta, la Casa Blanca, que hasta hace poco describía el aumento de la inflación como algo transitorio, ha desarrollado una estrategia de tres puntas: actuar tan agresivamente como pueda sobre los precios que cree que puede impactar en los márgenes, subrayar el papel del presidente ruso Vladimir Putin y la pandemia, y criticar a los republicanos, sugiriendo que sus políticas económicas serían peores.

El cambio de mensaje se produce después de que algunos demócratas dijeron a la Casa Blanca que reaccionaba con lentitud frente al problema político de la inflación. Los demócratas sostienen que es demasiado pronto para saber si el nuevo mensaje influirá en los votantes.

«Hubo un exceso de promesas y una falta de cumplimiento», dijo Jason Furman, profesor de economía de la Universidad de Harvard y ex asesor principal del presidente Barack Obama. «Ahora los mensajes son más realistas».

Los estrategas políticos dicen que es importante que Biden comunique empatía y acción incluso en ausencia de buenas opciones, ya que un partido republicano dividido se une en torno a atacar al presidente por la «Bidenflación».

Los republicanos culpan al plan de rescate de Biden, de 1,9 billones de dólares, y a otras políticas de impulsar la inflación, aunque los precios empezaron a saltar antes de que él asumiera el cargo y el fenómeno ha sido global.

Por su parte, la Casa Blanca de Biden ha criticado a las empresas por llevarse a casa beneficios récord y realizar recompras de acciones mientras cobran precios elevados.

También ha intentado aumentar la competencia en sectores como el de la carne, se ha asociado con minoristas para desatascar las cadenas de suministro en puertos y ferrocarriles, y ha liberado petróleo de las reservas estratégicas para intentar bajar los precios.

 

Tal vez te interese leer: EE.UU.: Biden propuso financiar el presupuesto 2023 aumentando un 20% anual el impuesto a los ricos

Los caminos y las estrategias de cara a las elecciones presidenciales de EEUU en noviembre:

La Casa Blanca buscará, antes de las elecciones del 8 de noviembre, identificar y utilizar el mayor número posible de decretos para aliviar a los estadounidenses que luchan contra los altos costos.

Las futuras acciones podrían abarcar desde el alivio de los préstamos estudiantiles hasta suspensiones temporales de los impuestos a la gasolina durante las vacaciones y los subsidios a la asistencia sanitaria.

Otras posibles medidas, especialmente el recorte de los aranceles a la importación, reducirían un poco los costes, pero están plagadas de riesgos políticos propios y podrían no alterar de forma significativa la dinámica fundamental de la inflación, dijeron funcionarios.

¿Qué está fuera del menú? La reforma de la inmigración. Biden propuso un amplio paquete de reformas en 2021 que habría permitido que más trabajadores cubrieran la escasez de mano de obra nacional que ha hecho subir los salarios y los precios, pero la legislación no ha conseguido avanzar en el Congreso.

Las políticas restrictivas de inmigración adoptadas bajo el gobierno anterior fueron mantenidas por Biden, incluyendo las restricciones del COVID-19.

Los cambios de política impidieron la entrada de unos 3,4 millones de inmigrantes más en Estados Unidos entre 2016 y 2021, según los cálculos del Banco de la Reserva Federal de Kansas City, lo que contribuyó a la escasez de trabajadores.

Biden seguirá haciendo hincapié en el papel que desempeña la Fed en el control de los precios, dijeron los funcionarios. También subrayará su apoyo a la medida del banco central de subir fuertemente las tasas de interés.

Además, tiene previsto destacar el impacto inflacionario del bloqueo a las exportaciones de grano ucraniano por parte de Rusia y lo que, según él, es el costo necesario de aislar a Putin con medidas como la restricción del uso del petróleo ruso, aunque aumenten los precios para los estadounidenses.

Mientras tanto, los demócratas seguirán diciendo a los votantes que los republicanos no tienen planes políticos serios.

Los republicanos no han respaldado ninguna recomendación detallada para hacer frente a la inflación, pero apoyan el recorte de impuestos y del déficit presupuestario, así como la flexibilización de las regulaciones para los productores de petróleo y gas.

Lee también:

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas