Alexa

Tizón: el puma que es ejemplo en Misiones de lo que provoca la irresponsabilidad humana en los animales

Tizón el puma, fue rescatado hace 2 años de los incendios que azotaron la provincia. Actualmente el felino, “está muy bien”, pero no puede ser reintroducido a su hábitat natural porque se ha domesticado, por lo que se ha convertido en ejemplo de lo que provoca la irresponsabilidad humana.

Guido Solowinski, responsable de bienestar animal en El Puma, contó que “Tizón el puma, lamentablemente, no va a poder ser liberado por las quemaduras que recibió y por cómo fueron las primeras atenciones que recibió, para que sobreviviera. Se llama Tizón justamente porque hace recordar a lo que le pasó. Que fue rescatado de un incendio”.

El felino llegó a la reserva El Puma hace 2 año, “siendo un cachorrito muy bebé, todavía tomaba leche y llegó con muchísimas quemaduras. Todo el trabajo de recuperación, de curarle las heridas llevó muchísimo tiempo y lamentablemente hizo que él se tuviera que domesticar de alguna forma. Entonces él, no podría sobrevivir en la naturaleza, porque no tiene las aptitudes, las condiciones que normalmente debería tener un puma en la naturaleza”, recordó Solowinski.

El especialista también hizo referencia a su trabajo dentro de la reserva, “mi responsabilidad acá es el bienestar animal, es intentar darle al animal las condiciones que necesitarían para ser felices, de alguna forma. Entonces, de acuerdo a las características que tiene el puma en este caso, en base a que no va a poder ser liberado, le hago hacer juegos”.

Tizón en su recinto es muy activo, cuando alguien se acerca al tejido, “a él le gusta acechar, y además salta muy alto. Entonces le tengo que hacer juegos que tengan que ver con acechar y con saltar”, contó el encargado del bienestar del animal.

El puma, tiene muchas similitudes con el gato doméstico, de a ratos es muy activo, salta por todo el recinto, acecha, juega con troncos y raya las columnas de madera, y por otros ratos solo le gusta retozar en la altura o a la sombra. Se despereza y hasta maúlla, con un pequeño. “Son sus condiciones de felinos, Tizón no es la excepción. Entonces buscamos que el mantenga estas condiciones., que él pueda saltar y le damos siempre desafíos nuevos. Y eso es lo más importante cuando los animales estén en cautiverio”, remarcó Solowinski.

Y agregó, “hay que decirlo, no está bien que el este acá. No está bueno que este acá, pero lamentablemente, el humano sigue haciendo cosas que provocan, que este tipo de animales termine acá. Entonces nuestra tarea, es que ya que va a estar acá sea bajo las mejores condiciones posibles”.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas