Alexa

El misionero que consiguió el milagro a través de la natación y hoy integra la Selección Argentina

Sebastián Méndez Brandt es un deportista misionero que no podía caminar ni hablar. Sin embargo, con la natación consiguió el milagro y en la actualidad está dentro del equipo del seleccionado juvenil argentino.

 

La vida siempre da revancha dice el refrán, y así fue para Sebastián Méndez Brandt quien hoy en día integra el seleccionado juvenil argentino y quien ya participó de os Juegos Olímpicos de la juventud 2022.

La natación es parte de su vida, comenzó a nadar hace 11 años en las piletas de Costa Delfín con Carlos Zamudio como profesor, luego se mudó al Club Capri donde hace 8 años entrena para competir bajo las órdenes del experimentado entrenador Gustavo “colo” Breitenbruch.

El joven posadeño de 18 años inició a nadar debido a que era un tratamiento médico. Sin embargo, esto hoy es su pasatiempo y, además, llegó a tal punto de ser nadador juvenil de manera profesional. En estos días, entrena para competir en los Juegos Sudamericanos de la Juventud que se realizará en la ciudad de Rosario del 28 de abril al 8 de mayo.

Más allá de que hoy sea un gran nadador, Sebastián tuvo que pasar por muchas cuestiones difíciles de salud. Por ejemplo, al nacer le faltó el aire por unos segundos y dicha asfixia perinatal fue lo que le habría provocado la hipotonía muscular.

Sebastián Méndez
Sebastián Méndez Bradnt, el joven misionero que triunfa en la natación.

La hipotonía hace referencia al bajo tono muscular que se traduce en que el niño es más ‘blandito’. La elasticidad del músculo es excesiva y su consistencia es blanda, las articulaciones no se encuentran bien fijadas, aún con el músculo contraído, por lo que al moverlas apreciamos flacidez y un movimiento muy amplio.

“Yo no me comunicaba, no podía hablar ni moverme; tenía una enfermedad que solo con un tratamiento riguroso se podría revertir”, sostuvo Sebastián Méndez. Por tal motivo, el médico se comprometió con el actual nadador y su familia para curar la enfermedad a través del agua, algo que Sebastián temía. “No resistía que me dé en la cara, me bañaba con trapos húmedos porque le tenía miedo al agua”.

“Mamá me hacía ‘upa’ todo el tiempo, yo no podía caminar, pero jamás se planteó que el tratamiento no iba a funcionar”, contó.

Tiempo después, su profesor, quien le ayudó a sobrellevar todos los entrenamientos, le recomendó al entrenador especializado en natación, Gustavo Breitembruch, que lo convoque dentro de sus filas. De esta manera, llegó al Club CAPRI de la capital de Misiones.

Ya en el 2011, debutó en el circuito regional. Luego, en 2016 y 2017 compitió en los Juegos Nacionales Evita donde logró varios títulos. A partir de ese momento, el posadeño comenzó a entrenar más horas diarias para convertirte en un joven profesional y en una gran estrella de la natación de la Tierra Colorada. Asimismo, “legó la convocatoria para Lima, Perú, donde mejoramos la marca argentina en la posta 4×100 libres”, señaló.

Con respecto al torneo Sudamericano de Lima, expresó: “Esta clasificación realmente es un orgullo que me deja lleno de emociones ya que es una doble responsabilidad debido a que tengo que representar tanto a mi club como a la Argentina”.

Por otra parte, el posadeño expuso cómo es su rutina. “Me levanto a las 4:30 y a las 5:00 ya estoy en la pileta hasta las 7:00 ya que luego me voy al colegio. Después de las actividades escolares me dirijo hacia el gimnasio de 14 a 15:30 y finalmente vuelvo a la pileta desde las 16 durante una hora”.

En pocos días, competirá en la ciudad de Rosario en las instalaciones de Newell´s Old Boys. “Estoy más tranquilo a nivel mental”.

 

Sebastián Méndez

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas