Alexa

Más de 4,5 millones de ucranianos debieron abandonar sus hogares tras la invasión de Rusia

Se trata de la crisis de refugiados más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. La mayoría escapó a Polonia o a Rumania, al menos inicialmente, según informó el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

El organismo de la ONU para los refugiados (Acnur) reveló este domingo que la cifra de personas que abandonaron Ucrania por la invasión de Rusia alcanzó los 4,5 millones.

En la séptima semana de guerra, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) precisó que el número de ucranianos que han huido al extranjero llegó a 4,504 millones.

Unos 2,6 millones de ellos, al menos inicialmente, fueron a la vecina Polonia, y más de 686.000 a Rumania, dijo el Acnur, informó la agencia de noticias Europa Press.

El organismo dijo, no obstante, que hay pocos controles fronterizos dentro de la Unión Europea (UE) y que cree que «un gran número de personas» siguió camino a un segundo país desde el primero al que había arribado luego de escapar de Ucrania.

El Acnur, que había previsto inicialmente hasta 4 millones de refugiados por la guerra en Ucrania, afirma que la ofensiva rusa ha provocado la crisis de refugiados más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

 

Se cumplen seis semanas de la invasión rusa a Ucrania, mientras el resto del mundo trata de lidiar con los efectos del conflicto

Las predicciones al comienzo de la invasión rusa a Ucrania, acerca de una rápida victoria rusa, se vieron alteradas por la voluntad de los ucranianos de defender su país, pero la guerra se está convirtiendo en una larga lucha que aún podría poner en peligro al resto del mundo.

En Kiev, después de la invasión rusa a Ucrania, miles de personas abarrotaron las plataformas ferroviarias en medio de un frío extremo, empujando para tomar cualquier tren que se alejara de los rusos.

En su apogeo, en la semana que se extendía entre finales de febrero y principios de marzo, 50.000 personas se movían hacia el oeste desde la estación de Kiev todos los días.

Los vagones oxidados que parecían haber pasado años jubilados en alguna vía muerta se pusieron nuevamente en servicio para poder acomodar decenas de servicios adicionales.

Lee también: Invasión a Ucrania | Ataque a una estación de trenes dejó como saldo 50 fallecidos

 

La mayoría de los pasajeros eran mujeres y niños. Los hombres se quedaron. La ley establecía que no podían abandonar el país ya que Ucrania los necesitaba para luchar.

La población de Kiev, de alrededor de 4 millones, se redujo a la mitad. Algunas de las mujeres que no se fueron se pusieron uniformes para pelear. La voluntad ucraniana de luchar y morir anuló todas las predicciones de una rápida victoria rusa.

En la guerra, el liderazgo siempre ha sido fundamental, y en la guerra moderna los mensajes en el campo de batalla de los medios son más significativos que nunca.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, está ganando esa parte de la guerra. En lugar de dirigirse a un terreno más seguro, se quedó y cambió los trajes por camisetas color caqui.

Otro factor para el éxito de Ucrania es que los humanos atrapados en las guerras se adaptan rápidamente, una vez que pasa el impacto inicial. La rebeldía ucraniana también ha sido un factor clave. Miles de voluntarios se inscribieron para aprender a manejar armas y luchar.

Rusia sufrió una seria derrota alrededor de Kiev y tuvo que retirarse. Pero no perdió la guerra y está logrando ganancias territoriales en el este y el sur.

Esta guerra es una crisis mundial, porque acercó a las mayores potencias militares con armas nucleares a una confrontación potencial como nunca desde la Guerra Fría que terminó con la caída de la Unión Soviética en 1991.

El siglo XXI ahora tiene su propia Guerra Fría y conlleva los mismos riesgos de aquella época si empeora. La invasión de Ucrania tomó a muchos por sorpresa. Pero la crisis entre Rusia y Occidente se venía gestando desde hacía años.

 

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas