Alexa

#HéroesMisionerosDeMalvinas | A 40 años de la Guerra conoce a los soldados que derrocharon coraje en las islas y todas sus historias

A cuatro décadas del desembarco argentino en las Islas Malvinas, Misiones Online honra a los protagonistas de aquella gesta patriótica: los héroes que dejaron la vida en las islas y los que volvieron a una sociedad que no siempre los reconoció. Historias de coraje se sucederán en un ciclo de entrevistas que ayer tuvo su primera emisión y tendrá continuidad todos los viernes a las 21 horas.

Hoy se cumplen 40 años del inicio de la Guerra de Malvinas, una derrota militar que selló la suerte de una cruenta dictadura pero que también mostró al mundo el valor y el profundo sentido de patriotismo de los soldados argentinos.La guerra se extendió por 74 días, desde el 2 de abril de 1982 hasta el 14 de junio del mismo año, pero el conflicto por la soberanía de las islas tuvo su origen en tiempos de próceres como Belgrano o San Martín.

“Con la liberación del yugo español, los territorios de la Corona pasaron a ser propiedad de los nuevos países emergentes, como lo eran las Provincias Unidas del Río de la Plata. En este contexto de reorganización territorial, Buenos Aires realiza un ejercicio de soberanía sobre territorios patagónicos, incluyendo a las Islas Malvinas”, explicó el historiador Pablo Camogli en la primera edición de “Historias a 40 años de Malvinas”, el programa semanal que se emite por Misiones Online TV todos los viernes a las 21.

Recordó que en 1829, el gobierno de Buenos Aires designaría al misionero Pablo Areguatí que se convirtió así en el primer gobernador de las Malvinas.

Finalmente en 1833 se produciría la usurpación inglesa de las islas, marcando casi 150 años de invasión hasta la explosión del conflicto en abril de 1982.

“Estábamos chochos, hermano”

Más de un siglo después de la designación del gobernador misionero, más precisamente en la madrugada del 2 de abril de 1982, unos 5.000 soldados argentinos zarparon desde el continente con rumbo hacia Puerto Argentino con la intención de retomar y reafirmar la soberanía sobre las Islas Malvinas, bajo un solo grito que resonaba en la noche: “Viva la patria”.

“Estábamos chochos, hermano. Contentos de ir a la guerra”, recuerda Manuel Vieytes, ex soldado combatiente de la Compañía de Ingenieros Mecanizada N°10. “Para mí la guerra es el acto de bajeza más terrible que puede cometer el ser humano, pero cuando es por la patria siempre tiene sentido”.

El desembarco de las tropas argentinas en las islas el 2 de abril de 1982

La mañana del 2 de abril, casi un siglo y medio después, el pabellón argentino volvía a flamear estoico bajo el frio austral de las Islas Malvinas. Casi un siglo y medio después, la Argentina volvía a estar completa.

Una guerra por conveniencia

Con el primer paso hacia la recuperación de la soberanía de las islas ya concretado, entrarían en escena actores fundamentales que marcarían el rumbo de un conflicto orquestado por intereses políticos en ambos bandos.

“Mi amiga, Margaret Thatcher, habrá de responder adecuadamente ante un eventual ataque”, fue el mensaje que recibió el general Galtieri por parte de Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos. La presencia argentina en las Islas Malvinas era una cachetada al orgullo de una de las principales potencias del planeta, además de un aliado histórico de Estados Unidos. Haciendo honor a esa amistad, Reagan no dudaría en prestar su total y absoluto apoyo a las tropas inglesas.

Del otro lado del Atlántico, y según explica Camogli, la guerra se presentó como una oportunidad única para el gobierno de Tatcher, quien tambaleaba y era cuestionada por la opinión pública.

“Las reformas neoliberales que implementaba y le ponían fin al ‘estado de bienestar’ que tenía la sociedad inglesa posterior a la Segunda Guerra Mundial, generaron movilizaciones por parte de la clase obrera y protestas en distintas ciudades del Reino Unido, por lo que la chance de ganar la guerra unificó a Inglaterra, que ya tenía una experiencia bélica considerable”, describe Camogli.

Además, al formar parte de la OTAN, Inglaterra contaría con el apoyo de las distintas naciones que forman parte de este bloque, algo que sería clave en el caso de, por ejemplo, Francia, quien había comprometido suministro de material bélico a Argentina antes de la guerra, algo que luego no se concretó por la participación de los galos en la OTAN.

El apoyo de Reagan a Thatcher fue crucial para el curso de la guerra

Por último, la propia Argentina también tenía sus motivos personales. Oculto bajo el discurso nacionalista de recuperar un territorio usurpado, la Junta Militar que había tomado el poder del país en 1976, jugaba su última carta en un movimiento desesperado por mantener un poder que se le iba de las manos.

De esta manera, se marcaba el inicio de 74 días de hostilidades que dejarían un saldo de 648 solados argentinos muertos y un derrame de sangre que continúa goteando 40 años después.

Mayo fatídico

Si bien el desembarco del 2 de abril marcaba el inicio de la recuperación de las islas, el 1 de mayo marcaría el inicio de la guerra propiamente dicha.

“Cuando sentimos los bombardeos sobre el aeropuerto, empezamos a tomar conciencia de que el enemigo había llegado y debíamos enfrentarlo”, explica Juan Nasser, veterano de Malvinas quien ejerció el rango de subteniente y fue miembro del regimiento de infantería N°4.

A partir de este punto, la guerra se volvería una batalla de tres frentes. En tierra, las tropas argentinas resistían los embates ingleses, pero los incesantes bombardeo aeronavales que realizaban las tropas de la corona británica día y noche, desgastarían a los soldados argentinos, lo que proporcionaría la recaptura de las islas de manera rápida y efectiva para Inglaterra.

Los ataques del 1 y 2 de mayo marcarían el inicio formal de las hostilidades

“Parecía que no terminaba más el día ni el año. Era terrible lo que eso se alargó, no terminaba más”, relata Ramón Castelnovo, veterano de Malvinas y miembro del batallón de infantería de marina N°5 como parte del grupo de exploración.

El punto culmine que resaltaría tanto la superioridad armamentística del bando europeo como así también la deslealtad de estos, ocurriría apenas un día después, el 2 de mayo.
A las 17:00, y por fuera de las 200 millas naúticas que delimitaban la zona de exclusión que los propios británicos habían declarado de manera unilateral, el HMS Conqueror, un submarino de propulsión nuclear hundía de dos disparos al crucero ARA General Belgrano con 1.093 hombres a bordo, provocando el mayor número de bajas argentinas durante la guerra de Malvinas.

Herido de muerte, en apenas 60 minutos se hundió el crucero ARA General Belgrano dejando 329 muertos

“Con el hundimiento del Belgrano tomamos verdadera conciencia de que esto no era joda. Los ingleses no jodían”, expresa Manuel Casais, veterano de Malvinas quien participó en el teatro de operaciones navales a bordo de los destructores misilísticos ARA Santísima Trinidad y ARA Hércules.

Esa tarde, 323 almas argentinas se hundirían para siempre en las frías aguas del Atlántico Sur. Esa tarde, Inglaterra mostraría su verdadera cara.

El comienzo del fin

Si el 1 y 2 de mayo marcaron el inicio formal de las hostilidades, el 21 del mismo mes sería el comienzo del fin.

Las tropas de Margareth Tatcher hacían su desembarco en la bahía de San Carlos dando comienzo a la etapa final del conflicto. Los soldados británicos realizarían un avance efectivo sobre las islas, haciendo retroceder a las tropas argentinas hasta Puerto Argentino. Sin embargo, el fuego cruzado se extendería hasta el 14 de junio.

En tierra, se producía un doble golpe devastador. Por un lado, Estados Unidos abandonaba su posición de “negociador pacífico” y se alineaba detrás de Gran Bretaña junto con la comunidad europea. Por el otro, las Naciones Unidas declaraban a la Argentina como “nación agresora”. El fracaso diplomático se había consumado.

La rendición se consumó el 14 de junio, 74 días después del desembarco

En el campo de batalla, asediado por el enemigo en Puerto Argentino, finalmente el alto mando militar estimó que no había posibilidades de defensa y ordenó la rendición.
74 días después del desembarco en aquel lugar inhóspito y frío, ya no se oían los gritos de “viva la patria”. 74 días después del desembarco, ya no se oían voces llenas de esperanza e ideales de libertad. Como había anunciado Reagan, “el ataque se respondió adecuadamente”.

La bala de plata que asesinó al lobo

La derrota en la guerra marcaría el punto sin retorno a la caída definitiva de la Junta Militar. Luego de casi 7 años de dictadura, las secuelas de la rendición en Malvinas le proporcionaban al gobierno de facto, el golpe final que desembocaría, primero, en la renuncia del presidente Leopoldo Galtieri y asunción de Reynaldo Bignone para después, en 1983, este último promulgara el decreto-ley 22 847, que convocaba a elecciones presidenciales, legislativas, y provinciales para el domingo 30 de octubre.

La derrota en Malvinas le quitaba a la Argentina la soberanía de las islas, pero le devolvía, casi un año después, la libertad del resto del país.

La derrota en Malvinas propició la vuelta a la democracia después de 7 años

Con el 51,7% de los votos, Raúl Alfonsín asumió el cargo de Presidente de la Nación el 10 de diciembre de 1983 consumando la vuelta a la democracia y cerrando una de las etapas más oscuras en la larga historia que tiene la Argentina.

40 años después, siempre presentes

Como es costumbre desde hace más de 4 décadas, cada 2 de abril, el pueblo argentino homenajea a aquellos veteranos de guerra que aún caminan entre nosotros, como si de fantasmas se tratase, recordándonos aquel desembarco lleno de ilusiones y esperanzas.

Como es costumbre desde hace más de 4 décadas, cada 2 de abril, el pueblo argentino recuerda a los 648 héroes que dieron su vida por la patria, en un acto de valentía como pocos, y cuyas almas descansan aguardando el día en que las Islas Malvinas vuelvan a ser argentinas. El día, en que la Argentina vuelva a estar completa.

4 décadas después, el recuerdo de los héroes sigue vigente

Para esta fecha tan especial para el pueblo argentino, Misiones Online preparó un espacio dedicado a homenajear a los distintos veteranos de guerra misioneros; una serie de entrevistas con testimonios en primera persona de los más de 70 días que duró el enfrentamiento entre argentinos e ingleses.

Con un programa cada semana, desde este viernes a las 21, podrás disfrutar del ciclo “Homenajes: 40 años de la guerra de Malvinas” en la pantalla de Misiones Online Tv.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas