Alexa

Conflicto entre Rusia y Ucrania: Francisco se presentó en la embajada rusa en Roma para expresar su preocupación por la guerra

El papa Francisco mantuvo una reunión con el embajador ruso Alexander Avdeev durante más de media hora, en la sede diplomática ubicada a escasos metros de la Plaza San Pedro. La Santa Sede había pedido que se evite por todos los medios una nueva guerra.

El papa Francisco visitó este viernes la embajada rusa ante el Vaticano, donde se reunió con el embajador Alexander Avdeev para intentar mediar en el conflicto entre ese país y Ucrania, desatado tras el ataque a gran escala de Moscú de la madrugada del jueves y manifestar su «preocupación por la guerra».

 

El Pontífice estuvo durante más de media hora en la sede diplomática de Vía della Conciliazione 10, a metros de Plaza San Pedro, en la primera movida vaticana con el Papa como protagonista luego de que este jueves el secretario de Estado Pietro Parolin abriera la posibilidad de una mediación.

 

«Aún hay tiempo para la buena voluntad, hay espacio para la negociación, hay aún lugar para el ejercicio de una sabiduría que impida que prevalezcan todo interés de parte», planteó el jueves Parolin, encargado de la comunicación pública de la postura vaticana mientras Francisco trabaja en la posible mediación.

 

En ese marco, Francisco fue este viernes a manifestar su «preocupación por la guerra», según planteó la oficina de Prensa vaticana ante la consulta de Télam, único medio presente a la salida del Sumo Pontífice de la sede diplomática.

 

Luego, en una declaración a medios en Roma, el embajador ruso agregó que el pontífice quería «preguntar personalmente por la situación en Donbass y Ucrania».

 

Según Avdeev, Jorge Bergoglio hizo un llamado «para cuidar a los niños, enfermos y todos los que sufren».

 

Francisco, en tanto, suspendió todos los encuentros que tenía este viernes en agenda y solo mantuvo la recepción de las cartas credenciales de la nueva embajadora griega ante la Santa Sede, Aikaterini-Katia Georgiou.

 

La visita del Papa toma mayor relevancia además porque se da en medio de un «dolor agudo en la rodilla» que aqueja a Bergoglio, por el que los médicos le prescribieron reposo y lo obligaron a cancelar el viaje que tenía previsto el domingo a Florencia para participar de un encuentro por la paz y la celebración que tenía en agenda para el miércoles 2, por el denominado Miércoles de Ceniza.

 

Respecto de la intención de santo padre de buscar una solución pacífica al conflicto, fuentes vaticanas recordaron a Télam que, por lo general, el Vaticano suele requerir que las dos partes involucradas pidan la mediación.

 

La visita del Papa toma mayor relevancia además porque se da en medio de un «dolor agudo en la rodilla» que aqueja a Bergoglio, por el que los médicos le prescribieron reposo y lo obligaron a cancelar el viaje que tenía previsto el domingo a Florencia.

 

Ucrania, según había planteado a mediados de febrero su embajador ante el Vaticano Andriy Yurash estaría «completamente a favor» de una eventual mediación de la Santa Sede.

 

En ese formato de un pedido de las dos partes interesadas fue que el Vaticano había aceptado, en 2016, mediar en el conflicto venezolano durante algunos meses, y fue el mismo mecanismo por el que la Santa Sede también se involucró, en 2015, en el proceso de deshielo entre Cuba y Estados Unidos.

 

Otro punto a favor de una posible incorporación del Vaticano es la relación que Francisco mantiene con el Patriarca Ortodoxo Ruso, Cirilo, el líder espiritual de unos 150 millones de rusos y considerado un fuerte aliado del mandatario del país, Vladimir Putin.

 

En esa línea, el denominado «canciller» de los ortodoxos, el Metropolita Hilarion, otro aliado de Putin, fue recibido por el Papa en diciembre pasado y podría convertirse en otro canal de diálogo.

 

A inicios de febrero, de hecho, Putin condecoró a Hlarion con la Orden Aleksandr Nevskij «por su gran contribución al desarrollo de la colaboración internacional e interreligiosa».

 

En ese marco, otro líder religioso cercano al conflicto, el jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana Sviatoslav Shevchuk acogió «favorablemente» la visita del Papa a la sede diplomática, y deseó que permita «un empuje ulterior para el diálogo prevalga sobre la fuerza», según expresó en un comunicado.

 

El miércoles, antes del inicio de la escalada rusa, el Papa había advertido por los «escenarios cada vez más alarmantes» que se abrían en el país europeo ante la suba de tensión en el conflicto con Rusia.

 

«Como yo, tanta gente en todo el mundo está atravesando angustia y preocupación. Una vez más la paz de todos está amenazada por intereses de partes», había planteado el pontífice en el Aula Pablo VI al terminar su tradicional encuentro semanal con fieles.

 

«Quiero apelar a los que tienen responsabilidades políticas para que hagan un serio examen de conciencia frente a Dios, que es Dios de la paz y no de la guerra. El padre de todos, no solo de algunos, que nos quiere hermanos y no enemigos», agregó el Papa antes de convocar a una jornada de ayuno y oración por la paz para el próximo miércoles 2 de marzo.

 

Ya a fines de enero pasado, mientras subía la tensión en la frontera ucranio-rusa, el Papa había planteado en su Ángelus dominical su preocupación ante las tensiones que entonces amenazaban «con asestar un nuevo golpe a la paz en Ucrania».

 

Al iniciar 2022, en su encuentro con el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el Papa ya había planteado que «la confianza mutua y la voluntad para un debate sereno deben animar a todas las partes implicadas para encontrar soluciones aceptables y duraderas en Ucrania y en el Cáucaso meridional, así como evitar la apertura de nuevas crisis en los Balcanes, sobre todo en Bosnia y Herzegovina».

 

A fines de 2021, en su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del 1 de enero de 2022, el Papa había lamentado ya «el ruido ensordecedor de las guerras y los conflictos» a nivel mundial.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas