Alexa

Derechos humanos: por el femicidio de la niña Wichi Pamela Flores, la familia denunció que «hay varios culpables por el crimen»

Este martes brindaron una conferencia de prensa los padres y representantes de la  Comunidad Indígena Kilómetro 2, de Pluma de Pato. La niña Wichi fue asesinada el 12 de enero pasado, abandonando su cuerpo en la ruta nacional 81 con aparentes signos de abuso sexual. “La plantaron allí, la mataron en otro lugar”, aseguran.

Hasta el momento, por el femicidio de Pamela Flores hay un solo detenido y la justicia salteña investiga que sucedió la noche que desapareció la niña.

 

Organizaron una rueda de prensa desde la Plazoleta IV Siglos para dialogar con los periodistas y con la sociedad en general sobre el caso judicial.

 

El tema central fue la exigencia al Estado por el esclarecimiento del femicidio de Pamela Julia Flores y la creación de un comité de emergencia que luche contra la violencia a niños, niñas, adolescentes y mujeres indígenas. Una gran cantidad de organizaciones sociales y colectivos feministas estuvieron presentes.

 

A la actividad la denominaron «Nehuaytè-Na’tuyie thaká natsas-thutsay-manses» (acompañemos a nuestras infancias y adolescencias) y estuvo presente don Tomás Flores, el papá de Pamela, una nena wichi que estaba desaparecida desde el miércoles pasado y el sábado 15 fue hallada muerta, escondida entre unos arbustos al costado de la ruta nacional 81, a 2 kilómetros de la localidad salteña de Pluma del Pato.

 

El cuerpo fue descubierto por un vecino de la Misión Wichí Kilómetro 2. La familia asegura que la niña fue encontrada con signos de violencia, posible abuso y una herida de arma blanca. Hay un menor de edad detenido acusado del crimen.

 

 

En la conferencia de prensa también estuvo Clarisa que es tía de la víctima, Octorina Zamora, Jorge López encargado de Juventudes y el presidente de la comunidad, Raúl Manuel quien volvió a sostener que «a Pamela la mataron en otro lugar y que la plantaron en la comunidad».

 

Explicó que necesitan que «lo que está ocurriendo trascienda porque no es la primera vez que pasa, estas cosas han sucedido en muchos años. Y todo lo que pasó es consecuencia del Estado. Exigimos que se haga una investigación profunda y prolija”, dijo Zamora. «Hay dudas sobre la posibilidad de que el joven retenido haya podido cometer el crimen solo por lo que la familia ha pedido que se haga una investigación profunda y seria», concluyó la mujer wichi.

 

«Yo no quiero que el crimen de mi hija quede impune porque hay muchos antecedentes sobre crímenes a nenas y mujeres. Alguna vez tienen que parar», dijo Tomás Flores.

 

La convocatoria estuvo acompañada por organizaciones sociales, feministas y de indígenas.

 

Concluyó con una marcha en la Plaza 9 de Julio. «Estamos pensando diversas formas de profundizar nuestra estrategia de lucha porque no nos escuchan; es por eso que tuvimos que venir hasta Salta para hablar directamente con los vecinos y con los medios de prensa», dijo Octorina Zamora.

 

“Hay un detenido. Pero queremos que la justicia investigue hasta el fondo. Creemos que participaron otros. La dejaron en ese lugar, pero parece que la mataron en otro lado. La justicia no es justa para el pueblo wichi, siempre ha sido así”, dijo el presidente de la comunidad Raúl Manuel.

 

“Hemos comenzado a hablar con todos los hermanos porque ese es el camino para llegar a la verdad; así vamos a descubrir cosas que la Justicia no está viendo. Los rumores de la comunidad, y repito que sólo son rumores, es que hubo un hombre mayor de edad que les estaba proporcionado bebidas alcohólicas a las chicas para que se embriaguen. Y este hombre que es un criollo de unos 50 años que la estaba acosando a mi hija. Nosotros creemos que son varios los culpables y ya le dimos toda esta información a la jueza (de la Sala II del Tribunal de Juicio de Tartagal, Sandra Sánchez) y ella nos dijo que no puede hacer nada. Entonces hoy le vamos a pedir al ministro de Seguridad que amplíe la investigación y se busque por donde los miembros de las comunidades indígenas decimos», declaró Flores.

 

 

«Yo lo único que pido es justicia para toda la comunidad de Pluma de Pato. Los únicos que estuvieron desde un principio fueron los de la fundación Una Mano por el Mundo, y ahora no acompaña Octorina. Ninguno de la Municipalidad, ni del IPPIS, tampoco se hicieron presente. Queremos que el Gobierno recuerde que nosotros también somos seres humanos», concluyó Flores.

Leé más:Derechos humanos: la Comunidad Indígena Wichi pidió al gobernador de Salta su intervención para esclarecer el femicidio de Pamela

 

 

Pidieron la intervención del gobernador de Salta

Desde la comunidad , asociaciones indígenas  y organizaciones civiles, difundieron el petitorio elevado al Estado provincial con tres puntos:

 

«1. La urgente intervención del Estado provincial para esclarecer el femicidio de “Pamela” Julia Flores, destinando todos los recursos disponibles de la provincia. Destinar más -y mejores- recursos, humanos y económicos para la investigación y procedimientos correspondientes, garantizando a lo largo del proceso transparencia, profesionalismo y compromiso de cada organismo involucrado.

 

2. La urgente creación de un comité provincial de emergencia en contra de la violencia a niños, niñas, adolescentes y mujeres indígenas. Consideramos que el mencionado comité debe estar conformado con el protagonismo de los pueblos indígenas de la provincia. Los mismos deben contar con una presencia activa en la toma de decisiones. Dentro de sus funciones el comité debe garantizar la aplicación y el ejercicio de las leyes vigentes para la protección de la niñez, la adolescencia y la mujer indigena.

 

3. Una audiencia urgente con el sr. gobernador, Gustavo Sáenz, con el fin de desarrollar y ampliar los alcances del comité de Emergencia ante la violencia a nuestras niñeces y adolescencias».

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas