Alexa

Raúl Barboza brindó una clase magistral en la Cruz de Santa Ana en compañía de músicos populares

Luego de su maravillosa actuación en el Anfiteatro de Posadas el pasado fin de semana, el reconocido acordeonista se presentó este sábado por la noche en la Cruz de Santa Ana, con una clase magistral en la que estuvo acompañado por músicos populares. Además presentó el documental "Raúl Barboza, la voz del viento".

 

El mítico Raúl Barboza, acordeonista porteño, de sangre correntina y con domicilio en París, brindó una emotiva clase magistral en la Cruz de Santa Ana, acompañado de diferentes músicos populares de Misiones y también de más allá.

Barboza aprovechó además, para contar sus parte de su rico anecdotario que incluye, entre otras historias, encuentros con verdaderos próceres del chamamé, como Isaco Abitbol y diferentes experiencias que marcaron a fuego su vida durante tantos viajes alrededor del mundo.

Barboza, quien el domingo pasado tocó en el anfiteatro Manuel Antonio Ramírez, de Posadas, estuvo acompañado de músicos misioneros como Los Núñez, Sergio Tarnoski, Fabián Meza y el actual ministro de Cultura de Misiones, Joselo Schuapp.

Luego de la clase, llegó el momento del cine, con la presentación de “Raúl Barbosa, la voz del viento”, documental que narra la vida del acordeonista.

 

 

 

 

Raúl Barboza íntimo con Misiones Online: su vida y cómo fue creciendo su carrera 

En una charla íntima con Misiones Online, Raúl Barboza contó cómo fue volver a la tierra colorada después de tanto tiempo. “Mi esposa cuando llegamos me dijo ‘cuántos colores, cuánto verde hay en esta región’ en Francia es distinto porque hay otro tipo de paisajes”, reveló.

El acordeonista se refirió a sus orígenes en el litoral argentino y recordó a sus padres: “Yo soy del litoral no porque haya nacido físicamente acá, sino porque también nací de forma espiritual aquí, mi mamá era de Curuzú Cuatiá y hablaba guaraní al igual que mi padre”, recordó el músico.

Barboza lleva muchos años viviendo fuera del país, pero reconoció que el calor y la cercanía del argentino, y sobre todo del misionero, es algo que nunca se olvida. “Tengo muchos amigos en Francia pero la amistad se expresa de maneras diferentes, lo que no significa que sea menor o peor, aquí es más espontáneo acercarse a alguien, es más franco el acercamiento”, contó.

La historia de misiones está plagada de artistas y con ellos también grandes músicos extranjeros. Por ello el chamamé muestra algunas acentuaciones diferentes en sus letras y también en sus acordes “hay acentos silábicos que son distintos a nuestro castellano, sin lugar a duda”.

 

Para Barboza, la conexión no se da con el instrumento “Yo pienso solamente en la música, que puede ser interpretada con distintos instrumentos como el clarinete, el arpa”. En cuanto esto remarcó la necesidad de dejar de lado las diferencias entre países cuando se habla de este estilo musical “yo no podía tocar chamamé con arpa porque me decían que era un estilo de música paraguayo”.

 

Asimismo el acordeonista añadió en relación a esto que en Europa la situación era un tanto diferente “con mi primer grupo podíamos tocar con arpa, con bongó, con lo que fuera”.

 

En cuanto a sus composiciones en el viejo continente recordó sus ensayos y composiciones junto a Rudi Flores “lo mandé a llamar porque consideraba que era el único como yo que podía componer sin ensayar”.

 

El acordeonista fue ganador del premio Charle Cross a la “Mejor música del Tercer Mundo” en medio de su extenso recorrido, en un premio de gran importancias y que posicionó al chamamé de forma internacional

 

Hace 70 años que el músico expone al género en el mundo por lo que ante tamaña carrera deja un gran legado para otros músicos. Sin embargo, Barboza, aseguró que nunca pensó en ello e hizo una fuerte reflexión; “No tuve tranquilidad para pensar en esas cosas, yo soy un sobreviviente, tuve que luchar desde los 15 años cuando me decían que lo que tocaba no era chamamé. Yo fui rebelde para que mi música sea respetada porque sabía que no estaba mal”.

 

Al artista le había aconsejado cambiar de género para poder vender más discos, idea a la que él mismo se negó “Yo no podía aceptar eso porque yo no lo hago por la plata”. Barboza emprendió su camino, grabó sus discos y dejó un legado para nuevos artistas, con el sentido de pertenencia con el género como bandera.

Raúl Barboza  

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas