Alexa

Logística: cinco predicciones para la gestión de la cadena de suministro en 2022

El 2021 fue un año de muchos cambios para los profesionales del sector de distribución y logística. La cadena de suministro tuvo una gran presencia en los medios debido a razones tan diversas como el bloqueo del Canal de Suez y la escasez de chips para la industria automotriz.

Rubén Belluomo, Gerente Comercial de Infor Cono Sur, menciona importantes tendencias que tendrán lugar en la logística

 

Una cantidad enorme de personas que no sabían lo que era una cadena de suministro a comienzos del año pasado, ahora tienen un mejor entendimiento de cómo los productos que compran llegan de un lado a otro.

 

La realidad es que muchos temas de transporte que las empresas de manufactura enfrentaron en el 2021 no van a desaparecer, sino que habrán muchas novedades sobre este tema en el 2022 y, a continuación, mencionamos algunas de ellas:

 

El 2021 fue un año de muchos cambios para los profesionales del sector de distribución y logística. La cadena de suministro tuvo una gran presencia en los medios debido a razones tan diversas como el bloqueo del Canal de Suez y la escasez de chips para la industria automotriz.

 

Una cantidad enorme de personas que no sabían lo que era una cadena de suministro a comienzos del año pasado, ahora tienen un mejor entendimiento de cómo los productos que compran llegan de un lado a otro.

 

La realidad es que muchos temas de transporte que las empresas de manufactura enfrentaron en el 2021 no van a desaparecer, sino que habrán muchas novedades sobre este tema en el 2022 y, a continuación, mencionamos algunas de ellas: 

 

1. La escasez de envíos continuará y los precios de traslados marítimos se mantendrán altos

En la medida que algunas economías globales sigan funcionando, la demanda de bienes y servicios va a seguir sosteniendo las tarifas de transporte, especialmente las marítimas a niveles récord. Sin embargo, con la inflación en aumento en varias partes del mundo, los mayores precios de los productos pueden causar una baja en el consumo, dejando que las empresas de manufactura y distribución tengan un respiro para renovar el stock de sus productos. La demanda existente va a mantener las tasas de transporte altas hasta que se resuelvan los cuellos de botella. Por lo que vemos, la oferta y demanda van a empezar a equilibrarse en la segunda mitad del 2022 y las tarifas deberían bajar hacia el 2023.

 

2. Las iniciativas de sustentabilidad no van a ser iguales en todos lados

Incluso si los líderes estatales se ponen de acuerdo en cuanto a los requisitos de sustentabilidad, las empresas tienen la responsabilidad de cumplir con las normas dispuestas. Muchas organizaciones ya expresaron e implementaron planes para disminuir o eliminar las emisiones de carbono, pero muchas todavía deben adoptar estrategias para lograr impactos tanto inmediatos como a largo plazo. Sin un pacto unificado y estandarizado que comprometa a los países y a las empresas, solo se van a lograr cambios mínimos. Hasta que no se logre una estandarización, los consumidores e inversores son los que más probablemente fuercen a las empresas a realizar las modificaciones necesarias, en la medida que las generaciones más jóvenes y conscientes del medio ambiente continúen aumentando dentro de la base global de consumidores.

 

3. Las organizaciones van a acercar sus cadenas de suministro a su destino

Debido a la escasez de bienes, desde productos de almacén hasta semiconductores, muchas organizaciones se vieron forzadas a estudiar formas de lograr que los componentes cruciales estén más cerca del proceso de producción final para evitar que se repliquen problemas de entrega. Muchas organizaciones globales buscan localizar mayores partes de su base de proveedores y, de esta manera, las cadenas de suministro estarán mejor equipadas para manejar mayores picos de demanda cuando ocurran.

 

4. Los niveles de seguridad del stock van a aumentar para evitar demoras y cierres

Con el esfuerzo de la vacunación global que va a un ritmo menor del anticipado, nuevas variantes del virus COVID-19 van a seguir apareciendo, causando preocupación y dudas relacionadas con los viajes y la apertura total de los negocios. Como resultado, las organizaciones se alejarán de las estrategias del inventario Just in Time y, para evitar disrupciones de producción, aumentarán los niveles de productos en inventario. Esto también permite que las organizaciones utilicen las herramientas de finanzas de la cadena de suministro para extender los términos de pagos a los proveedores utilizando opciones financieras innovadoras. Las organizaciones podrán desarrollar estrategias de inventario menor que sean susceptibles a la disrupción, permitiendo que los socios de la cadena mantengan un capital saludable.

 

5. Las empresas continuarán invirtiendo en nuevas tecnologías para optimizar procesos

Las organizaciones van a tener que hacer más con menos en la medida en que la falta de talentos impacte en las cadenas de suministro globales. Las empresas van a adoptar la tecnología existente y emergente que permita datos más precisos, una mayor colaboración y la automatización de los procesos para que los miembros del equipo puedan focalizarse en la mejora de la cadena de suministro. Esto significa acelerar la transformación digital que está desarrollándose y, así, pasar todos los sistemas a la nube para lograr un acceso mejor y más seguro a los datos críticos que son necesarios para implementar rápidamente decisiones de manera eficiente.

 

La pandemia impulsó a muchas empresas hacia una transformación digital más temprana que lo originalmente planeado, y los tiempos van a ser más cortos en la medida en que las empresas reconozcan que la tecnología en la nube es lo necesario para sobrevivir.

 

Además...

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas