Alexa

El FMI sobre el préstamo de 57 millones de dólares a la gestión Macri: “Fuga de dólares y fracaso económico”

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó el informe Ex Post Evaluation, sobre los préstamos que otorga el organismo. Si bien parece querer despegarse, reconoce que el préstamo otorgado al país durante la presidencia de Mauricio Macri, tuvo muchos errores, que llevaron al fracaso del crédito que profundizó la recesión y del cual Argentina ya pagó 8000 millones de dólares.

 

La auditoría sobre el crédito Stand By, tomado por el país bajo la presidencia de Macri en el año 2018, reconoce que las medidas ejecutadas por el gobierno no fueron las correctas, que hubo desmanejos en la política económica de Cambiemos, que llevaron al país a una grave crisis y fuga de capitales.

Argentina recibió efectivamente unos 45.000 millones de dólares; luego del fracaso electoral del Macrismo en 2019 el Fondo decide cancelar el desembolso restante.

Asimismo, el préstamos otorgado por el FMI representa el más alto de Argentina y el mayor crédito en la historia del organismo. El staff técnico del Fondo sostiene que el programa Stand By no cumplió con el objetivo de restaurar la confianza de los mercados en el País y que representa “el mayor fracaso del organismo”, según se lee en fuentes oficiales.

 

¿Qué no hizo el Gobierno de Cambiemos según el FMI?

El informe del Fondo, hace hincapié en el fracaso y la fragilidad del gobierno para tomar medidas necesarias como los controles de capitales para ordenar los flujos y evitar fuga de divisas, que es lo ocurrió antes y después de tomado el crédito. La fuga, que se observa en los meses posteriores, da cuenta que se fue del país casi la totalidad del préstamo.

El gobierno de Macri ajustó para controlar la inflación, pero los resultados están a la vista, no funcionó. El FMI apunta que la inflación es un fenómeno “multicausal”, más que simplemente algo monetario. También acepta que las políticas de coordinación de precios e ingresos hubieran ayudado a fijar expectativas en torno a una menor tasa de inflación, pero éstas no fueron consideradas adecuadas por el ex presidente Macri y su equipo.

En el informe los integrantes del Directorio del Fondo «lamentaron que el programa de 2018 no cumpliera sus objetivos de restaurar la confianza del mercado, reducir los desequilibrios externos y fiscales, reducir la inflación y proteger a los segmentos más vulnerables de la población».

Consideraron que «la estrategia y la condicionalidad del programa no eran lo suficientemente sólidas para abordar los problemas estructurales profundamente arraigados de Argentina, incluidas las frágiles finanzas públicas, la dolarización, la alta inflación, la débil transmisión de la política monetaria, un mercado local de capitales pequeño y una base de exportaciones estrecha».

Cambiemos debió poner en práctica, ni bien tomado el crédito, una reestructuración que pensara en un acuerdo posible para saldar la deuda. Y que, además, haciendo eso podría haber despejado el escenario de necesidades de financiamiento de corto plazo.

En resumen la gestión de Mauricio Macri no controló la fuga de divisas, fracasó en el  control de la inflación, no logró restaurar la confianza en los mercados y no se ocupó de los sectores más vulnerables.

Sobre la protección social, el reporte técnico señala que «los intentos del programa por proteger a los vulnerables resultaron insuficientes a medida que la crisis se desplegó».

El FMI cuenta con una admisión por parte del organismo que se tiene que mantener la protección social. Y agregan en el informe, presentado recientemente, que «Aunque se cumplieron los objetivos del programa sobre gasto social, los recortes en otros gastos y los subsidios afectaron al percepción pública del programa» de Stand By, y remarcan que «la recesión y el fracaso a la hora de derribar la inflación como objetivo redujo drásticamente los niveles de vida y erosionó el apoyo popular al programa».

Tal vez te puede interesar: En un crítico informe, el FMI admitió que parte del préstamo a Macri se fugó y que el programa fracasó en sus objetivos

 

La fuga del Macrismo, es la deuda que deben pagar todos los argentinos

La gestión de Mauricio Macri fue la que más deuda tomó en los últimos 50 años. Al mismo tiempo, durante su gestión, se fugaron más de u$s 88.000 millones.

Entre finales del 2015 y el cierre del año 2019, la deuda externa bruta creció 76%.

Cuando Macri llegó al poder la deuda externa bruta se ubicaba en u$s 157.792 millones,  durante el transcurso del primer año de gestión de Cambiemos escaló ubicándose en u$s 192.462 millones, por el cuestionado pago, vía emisión de nuevos títulos, de los fondos buitre que no habían entrado en los canjes del 2005 y 2010, y que obtuvieron fallos favorables en los tribunales de los Estados Unidos en los juicios contra el Estado argentino. Macri pagó unos u$s 9.300 millones de contado a los litigantes.

En ese camino, Macri endeudó 21% más a la Argentina en 2017 y la deuda pasó de u$s 192.462 millones de finales del 2016 a u$s 232.952 millones al cierre del segundo año de Cambiemos. Pero el plan de deuda no termina ahí, en el 2018, bajo las indicaciones del entonces Ministro de Economía Nicolás Dujovne, se toma el préstamos Stand By que el FMI tres años después viene a dilapidar.

En 2018, la deuda Argentina creció otro 19% para llegar a los u$s 277.921 millones. Para su último año de mandato Cambiemos ya no tenía acceso a los mercados internacionales y tuvo que gestionar en medio de una dura crisis. A fines de 2019, Macri se fue de la Casa Rosada con una deuda externa de u$s 277.648 millones y una cuenta de vencimientos de deuda pública por pagar de casi u$s 200.000 para los cuatros años del próximo gobierno.

La deuda pública nacional cuando se fue Macri había llegado a u$s 323.177 millones. Concentrados en 60%  títulos públicos, un 25% en préstamos y 10% en instrumentos de corto plazo.

Durante el macrismo una gran parte de la deuda adquirida se fugó. Según los datos del Balance Cambiario del Banco Central (BCRA), durante el período diciembre 2015-noviembre 2019 la “formación de activos externos del sector privado no financiero” acumuló u$s 88.371 millones. ¿Qué quiere decir? Es lo que se conoce en la jerga financiera como la “fuga de capitales” o como el “atesoramiento” de dólares por partes privadas. Incluso, existen estimaciones que aseguran que durante los cuatro años de Macri, el Estado subsidió en u$s 17.000 millones la compra de divisas de los privados.

El macrismo endeudó al país más que los gobiernos de facto de la última dictadura militar.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas