Alexa

Justicia | Familias reclaman celeridad por la tragedia del colectivo de Águila Viajes en 2012 que dejó 4 muertos y el chofer continúa libre

Casi una década después de la tragedia que dejó 4 muertos al volcar un micro que viajaba a 140 kilómetros por hora en Apóstoles, los familiares de las víctimas reclaman celeridad a la Justicia. El colectivero fue sentenciado a 5 años de prisión efectiva por homicidio culposo, pero aún debe decidir el STJ.

tragedia del colectivo de Águila Viajes

Víctor Alejandro Zarski conducía un micro de la empresa Águila Viajes la mañana del 7 de noviembre de 2012. A las 6.20, a la altura de la llamada Curva del Tacuaral, por la ruta provincial 201, cerca de Apóstoles, perdió el control y el colectivo volcó. Hubo cuatro muertos. Por ese hecho, el chofer fue juzgado, porque al momento del hecho circulaba a 140,61 kilómetros por hora.

Mario Barrozo (78), Armando Gómez (65), María Ríos (22) y Viviana Yamila Dlutowski (20) son las personas que perdieron la vida en el vuelco. A ello se suman alrededor de veinte heridos, algunos de ellos con secuelas de por vida.

La Justicia lo halló penalmente responsable de «homicidio culposo». Lo sentenció a 5 años de prisión de cumplimiento efectivo. Pero aclaró que la pena se haría concreta cuando el fallo quede firme. Desde ahí, en el proceso judicial, el expediente pasó por varios estamentos hasta llegar en 2020  a manos del Superior Tribunal de Justicia, que tiene la decisión final sobre el fallo del Juez César Raúl Jiménez, a cargo del juzgado Correccional y de Menores 2 de Posadas.

tragedia del colectivo de Águila Viajes
El chofer circulaba a 140,61 kilómetros por hora.

 

Pedido de justicia y una causa que va camino a prescribir

 

Oscar Dlutowski (57), es integrante de una de las tantas familias que se destruyó completamente aquel 7 de noviembre de 2012. El hombre es un campesino oriundo de la Localidad de Azara, que ese trágico día perdió a su hija de 20 años, quien fue una de las víctimas fatales del despiste.

No solamente perdieron la vida cuatro personas, sino que otros veinte pasajeros resultaron gravemente heridos. Todas esas familias además de estar unidas en el dolor, reclaman justicia pasados más de nueve años de aquel recordado accidente.

“La causa hace 3 años que salió la sentencia y en el 2020 paso al STJ. Yo fui como 30 veces con mi abogado allá y siempre nos dicen que van a resolver, pero nunca resolvieron nada”.

Cuestiona duramente la falta de definición de la Justicia que según él favorece a la empresa y “nosotros somos pobres, de la colonia y parece que no tenemos derecho a que nuestros hijos estudien”.

Su hija esa mañana, era una de las pasajeras que trasladaba el colectivo de la Empresa Águila Viajes que tenía como punto de partida Concepción de la Sierra y como destino final, la ciudad de Posadas. La joven había emprendido viaja hacia la capital misionera para asistir a sus clases de estudio. “Esos colectivos siguen andando, siempre hay accidentes porque están en mal estado”.

 

Las pruebas sobre la mesa, la defensa del colectivero contradictoria

 

Al momento de declarar ante el Tribunal Penal, Zarski recordó que ese día había ido a auxiliar con su ómnibus a otro micro de la empresa que se había averiado a la salida de Concepción de la Sierra, a la altura de la rotonda.

tragedia del colectivo de águila viajes
Víctor Alejandro Zarski.

Dijo que no tuvo la culpa de haber sido asignado a un rodado en mal estado. «Me arriesgué a andar en ese vehículo porque necesitaba el trabajo, llevaba un mes en la empresa. No soy un asesino, me siento inocente», declaró en aquella oportunidad.

El colectivero negó que haya conducido con exceso de velocidad, tal como declararon muchos de los pasajeros, que incluso dijeron haberle pedido que fuera más despacio. La pericia accidentológica que obra en el expediente concluyó que iba a unos 140 kilómetros por hora al momento del hecho.

Declaró que el viaje entre Concepción de la Sierra y Apóstoles hasta antes del accidente fue «normal». Pero que cuando llegó a la llamada Curva del Tacuaral la caja de cambios no respondió.

Negó que haya ocupado el teléfono mientras manejaba. «Las cubiertas estaban lisas. Creo que una de ellas se aplastó y ahí se produjo el vuelco», conjeturó.

Zarski aseguró que trabajaba prácticamente de lunes a lunes de 5.30 a 20.30 o a 22.30. Afirmó que cuando sucedió el accidente llevaba un mes sin franco.

Sobre el interno 09, marca Mercedes-Benz modelo 1994, que le habían asignado, dijo que no tenía velocímetro ni tacógrafo. Admitió que la noche anterior durmió sólo cuatro horas y dentro del colectivo.

En cuanto a esa defensa, Oscar Dlutowski dijo “El colectivero se defendió diciendo que le estaban apurando, que le fallaron los frenos, que el colectivo no estaba en condiciones, que una semana le reclamo a la empresa que el colectivo no estaba en condiciones para circular y le dijeron que siga igual. La pericia dio que entro a 120 en la curva, fue imprudente porque el sabia a la velocidad a la que tenía que ir”.

 

“Sin respuestas”

 

“Fuimos al STJ y nos decía la secretaria que el expediente ya estaba en manos de los jueces, que vengamos la próxima, pero nunca nos dieron pelota”.

El hombre cuenta con una prótesis lo cual le imposibilita a caminar y trasladarse con normalidad. “No puedo caminar y aun así subí como 30 veces la escalera del Palacio de Justicia, pero nunca me dieron pelota. Me da bronca porque parece que no tenemos derecho a que se haga justicia”.

El accidente tuvo lugar el 7 de noviembre de 2012. Seis años después, el juez César Jiménez dispuso que sobre el conductor del colectivo recayeran 5 años de prisión efectiva por homicidio culposo, pero que la pena se concretaría una vez que la sentencia este firme, es por ello que en el 2020 fue elevado al Superior Tribunal de Justicia para que dictaminen. “Me decían que venga la otra semana, yo iba, me hacían esperar una o dos horas parado y me saltaban con que no había respuesta porque está en manos de no sé quién”.

“El abogado me dijo que reclame porque él no quería llamarme el día de mañana y decirme que mi causa prescribió”, manifestó en cuanto a su miedo de que su hija no pueda descansar en paz y que los responsables queden impunes.

“Hay sentencia por parte del juez y están todas las pruebas a la vista. Cuatro fallecidos y veinte heridos. No hay más nada que hacer, solamente tienen que tomar una decisión, pero a esas personas no les importa nada porque uno no es famoso o es pobre. Si es alguien de la prensa o alguna modelo enseguida sacan todo”, haciendo referencia a la ex Miss Argentina, Rocío Santa Cruz.

A pesar de que la causa tuvo sentencia en el año 2018, los responsables nunca fueron presos debido a que el fallo no estaba firme. “Nunca nadie fue preso, por eso me da un poco de miedo de ir preso yo por reclamar que se haga justicia”.

Por último, fue contundente y dijo “Todos los familiares de la otras víctimas también están desesperados, nunca hicieron nada por esa pobre gente. Ojala nadie pase por esa situación”.

tragedia del colectivo de Águila Viajes

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas