Alexa

Estados Unidos | Una diseñadora argentina fue asesinada a puñaladas en Miami

Delfina Pan tenía 28 años y vivía junto a una amiga en Miami. En un canal de YouTube daba consejos a quienes planeaban mudarse. Según trascendió el asesino estaba obsesionada con ella.

Delfina Pan tenía 28 años. Vivía en Miami, en «Little Argentina», zona tradicional de residencia para los argentinos que prueban suerte en el sur de los Estados Unidos. Tenía una promisoria trayectoria como diseñadora. Pero su carrera, como su vida, quedó trunca. Fue asesinada a cuchilladas.

 

«Cada (tic-tac) es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda», es una de las frases había publicad Delfina en Facebook.

 

La cita pertenece a Frida Kahlo, ícono de la pintura americana y del arte. Y es también una declaración de principios de la joven argentina.

 

«Una mujer emprendedora, trabajadora, simpática, buena, humilde, siempre dispuesta a ayudarte y hacerte ver la vida con otros ojos, más relajados», la describió Micaela, una de sus amigas de Miami, en uno de los numerosos mensajes de despedida.

 

Delfina había estudiado en la ORT. Al finalizar la secundaria entró a la Universidad de Buenos Aires, donde pasó seis años estudiando Diseño Gráfico.

 

Inició su carrera con varios empleos freelance, en los que conjugó tareas de diseño y manejo de redes sociales.

Cómo hallaron el cuerpo de la argentina asesinada en México

En 2018 creó su propio emprendimiento, Attic Salt Agency, una agencia de «contenido audiovisual, brand management y comunicación digital», como detalla en su perfil de Linkedin. Trabajó para Unilever y otras multinacionales. Y un año más tarde ingresó a una de las empresas más grandes de fabricación de cerveza.

 

«Me destaco en animaciones para redes sociales, campaña de productos, foto producto y lifestyle», se definió en una de las páginas web donde mostraba parte de su portfolio profesional. También compartió una serie de obras digitales a la que llamó «collages de cuarentena».

 

Vivía en un departamento de Miami Beach, en 7330 Harding Ave, junto con una amiga argentina. Allí creó también un canal de YouTube para difundir sus trabajos y ayudar a otras personas que quisieran mudarse a Estados Unidos.

 

Compartía el departamento con Meli. Tenían más de dos décadas de amistad. «Una parte de mi corazón murió anoche con vos», escribió en Instagram.

 

«Me arrebataron a la persona más importante que tenía en mi vida, me arrebataron a quien con nuestros errores y defectos estuvo ahí para mi en cada segundo desde que llegué a este país, estuviste ahí desde que te conocí hace más de 20 años», continuó su sentida despedida.

 

«Realmente quienes me conocen bien saben lo que es ella para mí, ella es mi hermana y mi otra mitad, ella estaba para mí, para levantar mis pedazos cuando estaba rota y para festejar mis alegrías cuando estábamos contentas», agregó Meli o «Tía Chola», como la había apodado Delfina.

 

Por su parte, Micaela -otra de sus amigas- la calificó de «valiente».

 

«Fuiste una valiente que se animó a salir a buscar una vida mejor, incluso teniéndola, pero con fe ciega y segura que la vida tenía más para darte, afortunados todos los que te cruzamos y los que pudimos conocer tu energía, amiga», escribió en su mensaje de adiós.

 

Este lunes, la Policía de Miami Beach respondió a las 18.24 una llamada que alertaba de un «apuñalamiento» en la dirección donde ella vivía.

 

En ese lugar encontraron a un hombre y una mujer con aparentes heridas de arma blanca. Los dos fueron trasladados al hospital Jackson Memorial, donde finalmente Delfina falleció.

 

Las autoridades hablaron de un «incidente doméstico», pero investigan la hipótesis de que se haya tratado de un femicidio.

 

La hipótesis de femicidio fue alimentada por sus amigos, que difundieron en redes sociales una foto del presunto asesino.

 

«Nadie sabe nada de él, no tenía familia, ni tenía amigos, se obsesionó y la asesinó siguiéndola a la casa», describieron.

 

«Esto debería ser solo una pesadilla de la cual vamos a despertar pronto. Que en paz descanse una de las personas más hermosas y nobles que he conocido», la despidió otra amiga en Instagram.

 

Por su parte, Meli -su compañera de cuarto- expresó: «Anoche un hijo de mil puta te quitó la vida y no hay nada que nadie pueda hacer por mí. Mi hermana ya no está».

 

 


Fuente: Clarín

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas