Alexa

Un año sin Maradona | El día que el Diego estuvo al borde de la muerte en el 2000

A un año sin Maradona, hoy también se recuerda el día en el que el exfutbolista estuvo al borde de la muerte en el año 2000. En enero se cumplieron 20 años de aquel día que en Punta del Este, Diego estuvo internado dos semanas hasta que fue trasladado a Buenos Aires y luego viajó a Cuba para hacer un tratamiento de rehabilitación.

 

un año sin Maradona

Hace dos décadas, Diego Armando Maradona entraba a un hospital de Punta del Este, Uruguay, en estado crítico de salud por su adicción a las drogas y que lo mantuvo al borde de la muerte: “Doctor, no logramos que se despierte”. Guillermo Coppola trato de despertarlo por dos días seguidos. Lo que no sabía era que Diego había entrado en estado de coma.

 

Aquel día hace 20 años, el alerta lo dio Guillermo Coppola. El doctor Jorge Romero fue quien recibió el desesperado llamado del apoderado y amigo de Diego.

 

En enero del 2000 el tiempo se detuvo para los amantes del fútbol en general y para los fanáticos de Maradona en particular. Lejos de la velocidad (y la voracidad) de las redes sociales y sin más que las radios y los televisores para informar, la noticia de la internación de Maradona en un delicadísimo estado de salud conmovía al país entero.

 

Diego ingresó al Sanatorio privado Cantergil de Punta del Este con un extremo sobrepeso y al borde de la muerte. Quien recibió la llamada de Guillermo Coppolla, quien era por entonces representante de Diego, fue el doctor Jorge Romero. La charla fue contada por el propio profesional hace varios años y fue la siguiente.

un año sin Maradona
En el año 2000, Maradona estuvo al borde del abismo.

 

—Hola, soy el doctor Jorge Romero. ¿Me puede contar lo que pasa?

 

—Acá, Guillermo Coppola. Estoy con Diego Maradona, que duerme hace dos días. No logramos que se despierte.

 

—Pero si está durmiendo hace dos días no está durmiendo, está en coma.

 

Diego tenía por entonces 39 años ingresó al nosocomio en estado comatoso y con un cuadro de hipertensión y arritmia debido a sus diversos excesos y aunque, en aquel entonces, su círculo íntimo negó el uso de drogas, no pasaría demasiado tiempo para que Maradona se interne en Cuba para llevar adelante su proceso para alejarse de la cocaína.

 

Romero recuerda detalles sobre la situación que hizo que el mismo vaya a buscarlo: “Si no lo internábamos, se moría en unas horas. Tampoco podíamos esperar una ambulancia porque iba a tardar mucho, y no teníamos tiempo. Dejaba de respirar durante lapsos de cinco o seis segundos”, afirmó Romero.

 

Cuando el mundo tomó conocimiento de la noticia se supo que los análisis de Diego arrojaron clorhidrato de cocaína en sangre y orina y que el exceso de consumo había generado el colapso físico y neuronal de Maradona. Cerca del 20 de enero Maradona fue trasladado a Buenos Aires, y poco después siguió su tratamiento de rehabilitación en Cuba.

 

 

FUENTE: Ámbito

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas