Alexa

Posadas | Se realizó la marcha del 25N en el Día de la No Violencia contra las Mujeres a 40 años de su institución

La fecha del Día de la No Violencia contra las Mujeres recuerda a las hermanas activistas dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, quienes fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del dictador Rafael Trujillo.

Día de la No Violencia contra las Mujeres

 

Día de la No Violencia contra las Mujeres
Las hermanas Mirabal en cuya memoria se instituyó el 25N

 

Este jueves se conmemoran los 40 años del Día Internacional de No Violencia Contra las Mujeres, fecha en homenaje a las hermanas activistas de República Dominicana, Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, quienes fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del dictador dominicano Rafael Trujillo (1930-1961), y además se celebrarán los 30 años de la campaña 16 días de activismo contra la violencia de género.

 

 

En Posadas, desde muy temprano varias organizaciones y colectivos se concentraron en el Mástil de la avenida Mitre.  Carolina Maidana coordinadora provincial del Mumalá manifestó que «Nos reunimos hoy las organizaciones para visibilizar la violencia sobre todo sobre la mujer, para que la sociedad se siga involucrando».

Marcharon así, bajo la consigna “La deuda también es con nosotras”.

«Es un camino largo por recorrer y se necesita el acompañamiento de la sociedad, pero también del estado” dijo la coordinadora.

En la mañana de hoy, Mujeres de la Matria Latinoamericana (MUMALA) junto a otras organizaciones marcharon bajo la consigna «Emergencia Ni Una Menos». El reclamo se enmarca en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se recuerda cada 25 de noviembre y con esta manifestación se busca visibilizar la problemática de la violencia contra las mujeres y disidencias.

La marcha tuvo como punto de inicio al mástil central de la ciudad de Posadas, sobre la intersección de las avenidas Mitre y Uruguay. Carolina Maidana, coordinadora provincial de MUMALA, explicó que esta fecha es muy importante a nivel nacional ya que “se busca poner el foco en la eliminación de la violencia hacia la mujer y las disidencias”.

“Nos reunimos hoy las organizaciones para manifestar y visibilizar la violencia hacia la mujer y en contra de la discriminación”, señaló la coordinadora de la organización. La consigna central de la manifestación a nivel nacional es «La deuda es con nosotras», que pone de manifiesto la problemática de los femicidios en la Argentina.

Maidana manifestó que se reclama la implementación de “políticas integrales” para combatir la problemática, a la vez que se solicita un incremento en el presupuesto destinado a este tipo de tareas.

“Queremos visibilizar esta situación para que la sociedad se siga involucrando, ya que es un camino largo por recorrer y la verdad que se necesita su acompañamiento, pero también del Estado”, agregó.

En la manifestación estuvieron presentes miembros de la organización Barrios de Pie y agrupaciones universitarias que forman parte del Movimiento Libres del Sur.

“Esta es una organización que tiene muchas herramientas y objetivos en distintos espacios, sobre todo en los barrios populares”, contó acerca de las tareas que realiza Libres del Sur.

Si bien en varias ocasiones ocurrió que se critique la presencia de hombres en estas marchas, Maidana explicó que hoy es importante la participación de toda la comunidad ya que el día alude a la “eliminación de la violencia contra la mujer que principalmente es ejercida por varones”.

“Desde la organización demostramos mediante nuestro observatorio que la violencia hacia la mujer en la última instancia es ejercida por varones, por eso es muy importante que se involucren y que podamos apostar a nuevas masculinidades”, sostuvo acerca del rol del hombre en marchas como las de hoy.

“La violencia no es sólo un problema de la mujer, sino que también requiere de un involucramiento de la sociedad”, aseguró.

Asimismo, agregó que desde MUMALÁ se exige una correcta aplicación de la Educación Sexual Integral en los establecimientos educativos para que “los niños puedan crecer en espacios libres de violencia”.

Hasta las 11 horas estuvieron presentes en la plaza donde finalizaron la jornada con el dictado de un taller abierto acerca de los tipos y modalidades de violencia contra la mujer y las maneras de combatirlas.

Por último, destacó que el color violeta con el que se identifican es el que “comenzó la lucha” y que representa un mismo eje de reclamo a nivel mundial.

“Este color representa globalmente los esfuerzos contra la violencia de género, por eso todos los grupos decidieron utilizar alguna insignia para manifestarse en esta fecha tan especial”, finalizó.

Si bien la celebración del 25N fue oficializada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) el 17 de diciembre de 1999, lo cierto es que la lucha por erradicar la violencia de género tiene larga data.

Las hermanas Mirabal nacieron en Ojo de Agua, un pequeño poblado de la provincia de Salcedo, en el norte del país, y pertenecían a una familia acomodada.

En 1949 la familia fue invitada a una recepción en honor al dictador Trujillo, quien rápidamente se sintió atraído por la belleza de Minerva y comenzó a cortejarla sin éxito. Ella, sin embargo, le exigía que termine el acoso judicial contra su amigo intimo Pericles Franco, uno de los fundadores del Partido Socialista Popular.

 

 

Minerva, Patria y María Teresa fueron encarceladas, violadas y torturadas en varias ocasiones; su padre, Enrique, también fue apresado y liberado varias veces hasta que se enfermó y murió a finales de 1953.

 

El asesinato de las tres hermanas ocurrió en medio de un descontento social que crecía a pasos agigantados. El 25 de noviembre de 1960, el cuerpo de Minerva apareció destrozado en el fondo de un barranco, en el interior de un jeep junto con sus dos hermanas, Patria y María Teresa, y el conductor del auto, Rufino de la Cruz.

 

 

25N | Día Internacional de la Lucha contra las Violencias de Género

 

En un nuevo aniversario de los femicidios de las hermanas Mirabal, nos encontramos en Tribunales para seguir construyendo feminismo popular.#25Npic.twitter.com/8bV7lzB4RD

 

Pasaron los años, pero las Mirabal quedaron cristalizadas en la memoria colectiva de activistas feministas que 21 años después, en 1981, llevaron a cabo el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe en Bogotá, Colombia, y decidieron que cada 25 de noviembre se celebre el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

 

Dos años antes, en 1979, la Organización de Naciones Unidas (ONU) había conseguido la aprobación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (Cedaw) y en 1999, la Asamblea General reconoció el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

 

Este jueves también se cumplen 30 años de la campaña 16 días de activismo contra la violencia de género, lanzada originalmente por activistas que participaron en la inauguración del Women’s Global Leadership Institute en 1991 y, cada año, continúa bajo la coordinación del Center for Women’s Global Leadership.

 

Durante la campaña que se extenderá hasta el 10 de diciembre, la ONU invita a los gobiernos, la sociedad civil, las organizaciones de mujeres, las y los jóvenes, el sector privado, los medios de comunicación y todo el sistema de las Naciones Unidas «a unir fuerzas para afrontar la problemática mundial»

 

Las hermanas Mirabal siguen siendo un símbolo en la actualidad. Al momento de sus asesinatos, América Latina asistía a un proceso de levantamientos populares contra las dictaduras de la región que impulsaron también la creación de un movimiento en República Dominicana.

 

En ese contexto, un año antes de los homicidios, en 1959 se creó la Agrupación 14 de junio, que fue presidida por Tavares, esposo de Minerva, y donde las hermanas Mirabal eran conocidas como Las Mariposas.

 

Todos los integrantes de la organización fueron detenidos y más de un centenar fue torturado y perdió la vida. Entre ellos figuraban varios miembros de las familias más reconocidas de la isla, lo que aumentó la presión social ante el régimen de Trujillo.

 

 

Quienes recuperaban su libertad, sin embargo, eran sometidos a vigilancia gubernamental y acoso policíaco.

 

Ese 25 de noviembre de 1960, las tres hermanas regresaban de ver a sus esposos que estaban encarcelados cuando fueron interceptadas por miembros de la policía secreta, ahorcadas y apaleadas. El objetivo de la fuerza era que, una vez lanzadas dentro del auto por un precipicio, los asesinatos fueran interpretados como un accidente.

 

En ese momento, las tres hermanas tenían entre 25 y 36 años, cinco hijos en total y contaban con una década de activismo político. Una cuarta hermana, Bélgica Adela «Dedé» Mirabal, quien murió en 2017, tenía un papel menos activo en la disidencia y logró salvarse.

 

Lee también: 

 

Día de Eliminación de la Violencia contra la Mujer: en tiempos de crisis las víctimas de violencia laboral temen denunciar por perder el empleo

 

«Fue tan horroroso el crimen que la gente empezó a sentirse total y completamente insegura, aun los allegados al régimen», recordó Luisa De Peña Díaz, directora del Museo Memorial de la Resistencia Dominicana (MMRD), citada por la cadena de noticias BBC.

 

Al año siguiente, en marzo de 1961, Trujillo fue asesinado, y los sicarios de Las Mariposas condenados a 30 años de cárcel, pero huyeron del país con la ayuda de grupos militares. El último de los asesinos confesos Cruz Velorio falleció a principios de abril último tras vivir décadas oculto.

 

De acuerdo a la ONU, actualmente solo dos de cada tres países prohibieron la violencia de género, mientras que en 37 estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima. Además, en otros 49 estados todavía no existe legislación que proteja a las mujeres de la violencia doméstica.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas