Alexa

¿Cuál es la razón de la adicción a las redes sociales?

La adicción a las redes sociales se está volviendo algo cada vez más común, e incluso se estima que cerca de un 10% de las personas tienen un uso problemático o excesivo de sus celulares. Si bien existen riesgos al usar las redes sociales sin control, la clave es saber hacer uso de ellas.

 


Tenemos el celular en la mano todo el tiempo. Abrimos las redes sociales y miramos el teléfono largo rato. Guardamos el teléfono, pero solo unos minutos después lo volvemos a abrir para seguir viendo las mismas redes en las que recién navegamos. La acción se repite varias veces al día.

 

¿Es esta una escena conocida? ¿Qué hace que las redes sociales sean tan atractivas… o adictivas?

 

El «encanto» de las redes sociales

Las redes nos conectan con otros, son atractivas visualmente, nos ofrecen contenido sobre personas, actividades, lugares de nuestro interés, pero «están diseñadas de manera que promueven la repetición de su uso», le dijo a CNN Carolina Vidal, profesora asistente de psiquiatría y ciencias del comportamiento, de la Facultad de Medicina en la Universidad Johns Hopkins.

 

«La mayoría de las redes sociales tienen una característica común —el “like”— que refuerza el comportamiento de la persona que comparte el comentario o la foto, promoviendo su repetición. Los “likes” han demostrado ser equivalentes al refuerzo del dinero o recompensas sociales», dijo Vidal.

5 Steps to Break Free from Social Media Addiction | Get your Time Back
Los “likes” han demostrado ser equivalentes al refuerzo del dinero o recompensas sociales.

 

La explicación a por qué no podemos dejar de usarlas está en el cerebro.

 

Muchas personas son atraídas por el uso frecuente —casi adictivo— de las redes sociales debido a las que con ello se activan sustancias químicas en el cerebro y otras recompensas, que hacen que quieran más de esto, sostuvo el Dr. Mitch Prinstein, director científico de la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés).

 

«Todos estamos interesados en las interacciones sociales agradables, pero las investigaciones muestran que las redes sociales y su enfoque en los ‘me gusta’ cuantificados, o las notificaciones frecuentes, parecen estar asociados con la activación de áreas en el cerebro que nos hacen no solo disfrutar de estas interacciones, sino biológicamente anhelar más de ellas«, dijo Prinstein.

 

«Estas son las mismas regiones del cerebro asociadas con la adicción a sustancias ilegales», agregó.

 

Según Prinstein, entre los 10 y 12 años el cerebro «aumenta la capacidad de recibir señales de la dopamina y la oxitocina», lo que hace que las personas anhelen atención, visibilidad y busquen un lugar dentro de su grupo social.

 

«Las redes sociales capitalizan este cambio biológico al brindarnos una plataforma para buscar esa reacción bioquímica literalmente las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año», dijo Prinstein, señalando que es algo «peligroso porque no es la forma en que los humanos estamos acostumbrados a interactuar entre nosotros». Y esto genera vulnerabilidades.

 

Pero no siempre es problemático usar las redes sociales.

 

«La mayoría de las personas parecen usar las redes sociales de manera saludable», sostuvo Paul Croarkin, psiquiatra infantil de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

 

«Es importante darnos cuenta de que no todo es malo con ellas, y que éstas pueden proveer oportunidades únicas para generar relaciones sociales y ser un soporte cuando son usadas de manera sana», agregó Croarkin.

 

Las redes buscan «satisfacer necesidades»

Las redes sociales te conocen. Saben, a través de un algoritmo, qué te gusta, qué es lo que más llama tu atención y por eso te ofrecen contenido que te hace estar más tiempo allí, pero hay una necesidad que necesitas satisfacer si tienes un uso problemático de las redes.

 

Según el sociólogo Enrique Pumar, a través de la interacción social los seres humanos forman su autoestima y hasta su identidad, por lo que una interacción —o uso— constante en redes sociales, en la que estamos atentos a las vidas de otras personas, y cómo ellos opinan sobre nosotros puede ser clave «para formar mucho de nuestros valores, de ahí que se mantenga la adicción».

Esto gastan los políticos de Argentina en redes sociales
El algoritmo de las redes está diseñado para mostrarte lo que te gusta y que no sueltes dejes de navegar.

 

No todo es «adicción»… solo atracción

No te preocupes. El solo hecho que tengas un gusto… digamos… «excesivo» por estar en redes sociales no te hace un «adicto», pero hay que estar pendiente a las señales.

 

La adicción «es un trastorno cerebral crónico relacionado con la recompensa, la motivación, los circuitos cerebrales, la memoria y cuando estás usando ya sea una sustancia o un comportamiento, llegas hasta el punto en que, en última instancia, tiene consecuencias negativas en tu vida», dijo en un podcast el Dr. Ashish A. Bhatt, director de contenido médico del Centro de Adicción y especialista en adicciones.

 

Hasta el momento no existe un diagnóstico oficial y medicamento aceptado de «adicción» a los teléfonos o a las redes sociales, pero sí existen síntomas o criterios que pueden activar las alertas cuando hay un uso desmedido de estas plataformas.

 

«Es evidente que algunas personas tienen un uso problemático o compulsivo de las redes sociales. Algunos expertos estiman que hasta un 10% de las personas tienen este uso problemático o excesivo que podría conceptualizarse como una adicción», dijo el Dr. Croarkin, de la Clínica Mayo.

 

Diferenciar el uso excesivo de una adicción puede ser algo difícil, según la Dra. Vidal.

 

«Los adolescentes hoy en día están saturados por actividades en Internet, pasando alrededor de 6 a 9 horas al día en estas plataformas. Esto inevitablemente lleva a una menor actividad en otras áreas de la vida que son importantes«, dijo la experta de la Universidad Johns Hopkins.

6 consejos para evitar la adicción a redes sociales | Tecnológico de Monterrey
Los adolescentes pasan de 6 a 9 horas al día en estas plataformas.

 

«Cuando la persona no es capaz de controlar el uso, o el uso ocupa mucho tiempo de su vida, le causa estrés y problemas en el trabajo, la escuela o en la salud mental, es importante ponerse alerta», agregó

 

Señales para estar alerta de una posible adicción a las redes sociales

Algunos comportamientos a los que debemos estar alerta incluyen:

    • Pasar tiempo excesivo usando o revisando las redes de manera constante
    • Enfocarse la mayor parte del tiempo en ellas de manera que interfiera con la vida cotidiana
    • Dificultad para no usar redes sociales por períodos cortos de tiempo
    • Urgencia compulsiva para entrar en una cuenta
    • Irritabilidad o enojo cuando no se puede acceder a redes sociales
    • Sentimientos de soledad, baja autoestima y enojo por no poder usar las redes.
    • Capacidad limitada para pensar profunda o creativamente.
    • Dificultad para dejar de usarlas incluso cuando se lo propone.

De todas manera, el solo hecho de usar las redes sociales no nos convierte en adictos o hace que su uso sea dañino. No todo uso de las redes sociales es poco saludable, y muchas personas las utilizan de manera efectiva como soporte emocional y herramienta de comunicación.

 

Otros peligros del uso adictivo de las redes sociales

Las redes sociales nos ha abierto las ventanas a un mundo de posibilidades, han eliminado las barreras geográficas y nos han dado oportunidades únicas para crear conexiones casi instantáneas con otros. Pero también han disminuido las interacciones físicas.

Cómo el mundo se volvió adicto a las redes sociales - El Mostrador
Como consecuencia de las redes sociales, también han disminuido las interacciones físicas.

«Paradójicamente, las redes sociales pueden disminuir también otras formas importantes de comunicación cara a cara, reduciendo las oportunidades para crear lazos estrechos, incrementando los sentimientos de soledad en algunas personas, y contribuyendo potencialmente en afecciones como depresión y otros problemas emocionales», agregó Croarkin.

 

Además pueden crear un universo paralelo a nuestra vida real.

 

«Tendemos a creer que lo que vemos es real, que todos los ‘me gusta’ representan cómo se siente realmente la gente y que los ‘temas de actualidad’ reflejan lo que la mayoría de la gente cree», dijo Prinstein. «Todos estos son falsos, pero muchas personas, especialmente los niños y adolescentes, cambian su forma de pensar y actuar en función de lo que ven en línea».

 

Las redes también pueden «quebrantar silenciosamente la autoestima» de algunas personas, como por ejemplo los adolescentes, que son algunos de los más afectados por su uso desmedido.

 

Si bien existen riesgos al usar las redes sociales sin control, no se trata de satanizarlas solo por su existencia, sino saber hacer uso de ellas.

 

Tips para controlar el uso excesivo del celular

1. Identificar que hay algo que quieres mejorar respecto al uso de tu teléfono o redes sociales.
2. Registra cuánto tiempo usas tu teléfono
3. Establece límites de tiempo para usar redes
4. Conoce los factores que desencadenan su uso
5. Descarta los temores de que vas a pederte algo si no revisas el teléfono
6. Elije actividades más saludables
7. Establece zonas donde esté prohibido el teléfono
8. Practica la higiene del sueño
9. Desactiva las notificaciones
10. Elimina permisos para que puedas usar aplicaciones en tu computadora portátil
11. Cuando estés con amigos, apilen todos los teléfonos para evitar su uso durante las reuniones sociales.
12. Aumenta las interacciones sociales en persona.

 

Fuente: CNN en Español

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas