Alexa

Liberarán a más de 5.000 manifestantes encarcelados desde el Golpe de Estado en Myanmar

Decidieron liberar a más de 5.000 personas que se encuentran encarceladas desde febrero por protestar contra el golpe de Estado en Myanmar, anunció este lunes el jefe de la junta militar, días después de ser excluido de la próxima cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

 

Un total de 5.636 prisioneros serán indultados y liberados antes del festival de las luces Thadingyut que comienza este martes, anunció el general Min Aung Hlaing, citado por la agencia de noticias AFP.

 

Myanmar (antigua Birmania) se encuentra sumida en el caos desde el golpe de Estado que derrocó al Gobierno civil de Aung San Suu Kyi y puso fin a un paréntesis de una década de democracia en el país.

 

Desde entonces, el Ejército lleva a cabo una sangrienta represión con más de 1.100 civiles muertos y más de 8.000 personas arrestadas, según la oenegé local Asociación de Asistencia a los Presos Políticos (Aapp).

 

Según esta organización, más de 7.300 personas están actualmente encarceladas desde que inció el golpe de Estado en Myanmar.

 

El anuncio se produce después de que la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) excluyera el pasado viernes a Min Aung Hlaing de la próxima cumbre a raíz de la gestión de la crisis por parte del Gobierno militar.

 

La organización, que reúne a 10 países del sudeste asiático, incluida Myanmar, tomó este decisión excepcional después de que la junta rechazara el envío de un representante especial para dialogar «con todas las partes interesadas», incluida la exlíder Aung San Suu Kyi.

 

En su lugar, los cancilleres del bloque decidieron invitar al encuentro, previsto del 26 al 28 de octubre, a un «representante apolítico» birmano.

golpe de Estado en Myanmar

La junta militar birmana criticó con dureza la decisión, acusando a la Asean de romper con la tradición del bloque de no interferir en los asuntos internos de sus Estados miembros.

 

El Gobierno birmano en la sombra, actualmente exiliado y formado por opositores a la Junta militar, recibió con satisfacción la decisión de la de la Asean de excluir al jefe del ejército.

 

La junta militar birmana no dio detalles de quién sería liberado y las autoridades penitenciarias no quisieron responder.

golpe de Estado en Myanmar

A fines de junio, las autoridades liberaron a más de 2.000 opositores al golpe de Estado, detenidos en varias cárceles del país, entre los cuales figuraron periodistas locales por haber criticado la represión de los militares.

 

El redactor jefe de Frontier Myanmar, Danny Fenster, de nacionalidad estadounidense, sigue detenido en la cárcel de Insein, cerca de Yangon, desde su arresto el 24 de mayo.

 

Más de las 1.300 personas que pueden ser liberadas lo serán con la condición de que firmen un documento en el que prometen que no reincidirán, declaró el general Min Aung Hlaing.

 

Derrocada por el Ejército en febrero, Aung San Suu Kyi, de 76 años y premio Nobel de la Paz, está encausada por haber violado restricciones vinculadas a la Covid-19 durante las elecciones del año pasado, que su partido había ganado holgadamente.

 

Entre otros cargos, está también acusada de haber importado ilegalmente walkie-talkies, y puede ser condenada a varios años de prisión si es declarada culpable.

 

Golpe de estado en Myanmar: el ejército tomó el poder y detuvo a líderes políticos

 

El Ejército de Myanmar realizó un golpe de estado al tomar el control político del país en febrero del 2021 y declaró el estado de emergencia por un año, según el canal de televisión controlado por los militares.

 

El hasta ahora vicepresidente, Myint Swe, que fue nombrado en el cargo por los militares gracias a las atribuciones que les concede la constitución, asume la presidencia, mientras que el jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing, controlará a las autoridades.

 

La toma del poder se concretó pocas horas después de la detención de parte del Ejecutivo, entre ellos la líder de facto, Consejera de Estado y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, y el presidente destituido, Win Myint, además de otros políticos y activistas.

 

«El Ejército de Myanmar debería liberar de manera inmediata e incondicional a Aung San Suu Kyi, cargos del Gobierno y todos los detenidos ilegalmente. Las acciones del Ejército muestran un completo desdén por las elecciones democráticas», afirmó Brad Adams, director de Human Rights Watch en Asia.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas