Alexa

Guzmán viaja a Washington para participar de Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial

Durante la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial, el ministro de Economía se entrevistará con la contraparte del staff del Fondo, la cabeza del equipo que negocia con el país, Julie Kozack y el enviado permanente del organismo en la Argentina, el venezolano Luis Cubbedu. Ademas, está previsto un encuentro con Kristalina Georgieva.

 


El ministro de Economía, Martín Guzmán, iniciará este lunes una intensa agenda en Washington, donde se entrevistará con Kristalina Georgieva, y asistirá a la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial, y la cumbre de ministros del G20, foros en donde pedirá la quita de los sobrecargos en tasas de interés de los préstamos, dentro de las negociaciones por un nuevo acuerdo con el organismo.

 

El titular del Banco Central, Miguel Pesce, participará también de la cumbre del G20 y la reunión anual del Fondo, como parte de la comitiva argentina que incluirá al director de la Argentina en el FMI, Sergio Chodos, indicaron fuentes oficiales.

 

Entre lunes y martes se espera que Guzmán se entreviste con la contraparte del staff del Fondo, la cabeza del equipo que negocia con el país, Julie Kozack y el enviado permanente del organismo en la Argentina, el venezolano Luis Cubbedu.

 

Entre lunes y martes se espera que Guzmán se entreviste con la contraparte del staff del Fondo, la cabeza del equipo que negocia con el país, Julie Kozack y el enviado permanente del organismo en la Argentina, el venezolano Luis Cubbedu.

 

Las negociaciones se mantienen herméticas y hay voluntad de las partes en avanzar con un acuerdo, si bien es de especial interés declarado del presidente Alberto Fernández que el nuevo acuerdo para reprogramar los u$s 45.000 millones heredados del gobierno anterior se negocie bajo un nuevo esquema de tasas de interés más bajas, que la Argentina y otros países en desarrollo pelearán a nivel multilateral en la cumbre que tendrá lugar la próxima semana.

 

Lee también: 

 

Alberto Fernández aseguró que el acuerdo con el FMI «está cerrado y falta que se oficialice la baja de tasa”

 

Se trata del intento por quitar los sobrecargos de intereses que el FMI cobra a préstamos excepcionales, como el que la Argentina solicitó bajo la presidencia de Mauricio Macri, y que encarecen el costo del crédito que el país tomó del Fondo en alrededor de US$ 1.000 millones anuales, según estimaciones oficiales.

 

El Gobierno insistirá que estos sobrecargos sean revisados en esta cumbre del Fondo, lo que ya tiene el visto bueno del G20, y cuenta con el apoyo de una comunidad internacional de economistas heterodoxos, incluidos el Nobel Joseph Stiglitz y el profesor de Columbia, Jeffrey Sachs.

 

El martes por la mañana, el FMI -a través de su economista jefe, Gita Gopinath- difundirá el tradicional informe de las perspectivas de crecimiento mundiales (WEO, por sus siglas en inglés), que continúan empañadas por la evolución y los rebrotes de la pandemia.

 

Guzmán se encontrará con Georgieva, primero en la cumbre de ministros de Finanzas del G20, y luego se prevé un encuentro a solas, según allegados del ministro.

 

El miércoles 13 se desarrollará también en Washington la cuarta cumbre de ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales del G20 bajo la presidencia italiana, que discutirá los temas de interés de la Argentina, antes de la Asamblea anual del Fondo.

 

«Tras el histórico acuerdo sobre los componentes clave de los dos pilares sobre la reasignación de beneficios de las empresas multinacionales y un impuesto mínimo global efectivo alcanzado en julio, se espera que los ministros y gobernadores respalden el acuerdo político final para establecer un impuesto internacional más estable y más justo», indicó el Gobierno italiano en la víspera de la reunión.

 

Los ministros del G20 también evaluarán cómo continuar apoyando a los países vulnerables afectados por la pandemia de la Covid-19.

 

Italia agregó que «tras la asignación general del FMI de u$s650.000 millones en derechos especiales de giro (DEG), el debate se centrará ahora en las opciones para canalizar voluntariamente una parte de los DEG asignados para ayudar a los países en condiciones críticas».

 

Este nuevo fondo se armará con recursos de países desarrollados que no los necesiten para canalizarlos a los que sí tengan necesidad de utilizarlos, algo que también es de especial interés para la Argentina.

 

Asimismo, se indicó que «continuará el intercambio de opiniones sobre el Marco Común para el Tratamiento de la Deuda más allá de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) y la reposición de la Asociación Internacional de Fomento», entre otros temas de agenda que incluyen también el Cambio Climático.

 

Al respecto, Guzmán insistió esta semana con un nuevo esquema multilateral para afrontar la crisis de deuda de los países, durante la XV Conferencia de la Unctad sobre Comercio y Desarrollo.

 

«Hacen falta reformas en la arquitectura financiera internacional» porque hay «deficiencias estructurales que dañan las posibilidades de desarrollo», y «debe partir de los principios de sostenibilidad, transparencia y trato equitativo», consideró el funcionario.

 

El ministro concluyó que «hay un desbalance de poder y de información entre deudores y acreedores; la real opacidad está del lado de los acreedores; tienen más información los acreedores sobre el deudor, que el deudor sobre los acreedores.

 

La cumbre del FMI se realiza en un momento particular, tanto para la entidad como para su titular, Kristalina Georgieva, acusada de haber adulterado datos de países, entre ellos China, cuando Gerogieva estaba a cargo de las Operaciones en el Banco Mundial.

 

El asunto tomó vuelo al más alto nivel de las finanzas mundiales y llegó a la puerta del Congreso de los Estados Unidos, que presiona para la salida de Georgieva ante la titular del Tesoro de ese país, Yanet Yellen.

 

 

Hay quienes no descartan que el pedido de la salida de Georgieva tiene más que ver con la escalada de la pelea entre China y Estados Unidos que con el supuesto pedido de adulteración de datos del cual se la acusa y del que aún no está dicha la última palabra.

 

Más allá de esta acusación, cuya veracidad sigue siendo investigada, Georgieva fue ampliamente elogiada por su gestión en el FMI durante la pandemia y estar al frente de la reasignación histórica de los DEG que permitió a los países con crisis de deuda mejorar el nivel de sus reservas.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas