Alexa

Black Panther Group en la quema de obras de Ernesto Engel: “Hay artistas que pasaron al mundo blockchain de una forma transgresora y trascendental”

Matías Monzón y Agustín Oyola, representantes de Black Panther Group, estuvo presente este viernes en el evento donde el artista Ernesto Engel quemó cuatro de sus obras que previamente se convirtieron en criptoactivos digitales, e hizo referencia a la participación de la empresa en esta acción.


Matías Monzón durante la quema de obras de Ernesto Engel, contó que Black Panther, “es una empresa tecnológica enfocada en lo que es la tecnología blockchain, estamos trabajando fuertemente hace 6 años en todo lo que son los desarrollos de criptotecnología”, y agregó que, en la provincia, “encontramos diferentes formas y oportunidades de llegar a las diferentes personas e impactar también con lo que es la tecnología blockchain, que mucha gente lo conoce como lo que son las criptomonedas”.

 

El trabajo que viene realizando la empresa se ve reflejado en la suma de, “artistas, como Ernesto Engel, que pasaron al mundo blockchain de una forma transgresora y trascendental. Estamos viendo hoy la creación de esta colección de criptomates, que lo vamos a quemar, y que se va a hablar seguramente los próximos 200 o 300 años”.

 

Por su parte, Agustín Oyola indicó que, “vamos a disfrutar de una cena increíble y sobre todo de una experiencia única e inolvidable, en esta intervención que han organizado Ernesto, Chiquitina y sus alumnos llamada Trascendencia, la trascendencia de los paradigmas, donde se une la tecnología, la cultura, la comida con este Yopará tan tradicional del Litoral».

 

 

Sobre la actividad del artista, Monzón reconoció que, “es un choque de paradigmas tremendos, pasar del mundo físico al mundo virtual”. Y reconoció que al principio no sabían qué hacer con las obras, porque “al ser de este target, de esta característica, al ser tope de gama, de elite, como lo es el artista Ernesto Engel, en el mundo de los NFT sabíamos que se iba a revalorizar mucho”.

 

Entonces la idea de quemar las obras, fue del propio artista, que reconoció que no las podía tener en su sala de arte, por cuestiones de “seguridad, por humedad, por cosas de mantenimiento, entonces dijimos bueno, vamos a quemar como un arte trascendental. Se quema acá, pero queda de una forma 3D, en todo lo que es el mundo digital y queda registrado y certificado con una unicidad digital que lo convierte en algo único en la blockchain y para el resto de la eternidad”, relató Monzón.

 

El NTF es un token no fungible

 

En referencia a lo que es el NTF, Monzón señaló que, “es un token no fungible, para traducirlo al criollo, por ejemplo, una criptomoneda es un token fungible que lo podemos traspasar, intercambiar una por otra y un NFT es un token no fungible que no se puede intercambiar”.

 

Y agregó que cada una de las obras de arte que lo integran, “tienen una representación, clara, clave y única, y eso no se puede intercambiar entre sí, queda registrado en la blockchain como algo único, y va aquedar para todo el resto de los tiempos”.

 

Monzón también explico que gracias a los NFT, “el mundo empieza a entender el concepto de arte como activo digital. El concepto de arte que muchas veces se utilizaba para diferentes cuestiones, ahora pasa a ser lo que es el entendimiento de las personas, inversores, empresarios, emprendedores y todo un mundo que hay ahí afuera, como activo digital”.

 

Este conocimiento, permitió por ejemplo que, “estas obras se hayan vendido en 10 minutos”, indicó Monzón, aunque reconoció que Panther Group, viene trabajando activamente en lo que es la educación en criptofinanzas, “tenemos una comunidad y eso permitió que en cuestión de 10 minutos se pudiera vender las obras, con un dueño que es de Estados Unidos, y dos de Colombia. Se revalorizaron muchísimos, ya tuvieron diferentes manos las obras porque se mueve así el mundo de los NFT”.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas