Alexa

“Yom Kipur”: La comunidad judía celebra hoy el Día del Perdón

Es considerada la conmemoración más importante donde los judíos piden perdón por los pecados cometidos realizando un ayuno completo

 

Con la salida de la primera estrella la comunidad judía inicia la conmemoración considerada más importante: El “Yom Kipur” (Día del perdón).

 

El Yom Kipur es una conmemoración que se celebra para pedir el perdón por los pecados cometidos durante el año y para el arrepentimiento sincero. Durante esta jornada los judíos acuden al templo a rezar y a pedir perdón y realizan un ayuno completo durante toda la jornada.

 

En Misiones la conmemoración religiosa tendrá lugar en la sinagoga ubicada en la calle San Martín 479 y será oficiada por el rabino Ari Bursztein, decano del Instituto de Educación y estudios Judaicos “Abarbanel” junto al Sheliaj Tziur oficiante Oscar Gini, el jazanín Mauricio Epelbaum y el tecladista Juanjo Lansky.

 

El servicio se iniciará a las 19:30 con el rezo de Kol Nidré y Arvit y continuará mañana a partir de las 9:00 con el servicio de Shajarit. En tanto que a las 12:30 tendrá lugar el servicio de Izkor y a las 17: 00 el de Minjá El día más santo.

 

Yom Kipur es considerado el día más santo y solemne del año. La comida, la bebida, el baño y las relaciones conyugales están prohibidas.

 

En la víspera de Yom Kipur se realiza una cena festiva, tras la cual y con la puesta de sol, comienza el ayuno. Muchos judíos que no visitan la sinagoga durante todo el año, acuden a los servicios de oración este día tan especial. El día de oración y ayuno (Yom Kipur) finaliza cuando se hace sonar el tradicional Shofar (un cuerno de carnero).

 

Dentro del calendario hebreo Yom Kipur es el último de los 10 “Días Terribles” (Yamim Noraim) que comenzaron con el Rosh Hashaná. Está considerado como el final de los “diez días del arrepentimiento” y ofrece al pueblo judío una última oportunidad para conseguir el perdón de los pecados del año anterior.

 

Al contrario de la creencia popular, Yom Kipur no es un día triste, sino una celebración para el ayuno y la oración en un ambiente alegre. El ayuno libera a la persona de los asuntos físicos, para concentrarse en la oración y en la introspección espiritual. Según la tradición, sólo se logra el perdón través de la plegaria verdadera, el arrepentimiento y la caridad.

 

La comunidad judía comenzó un nuevo año

Al anochecer del 6 de septiembre con la salida de la primera estrella y el toque del Shofar la comunidad judía inició el Rosh Hashaná (El Año Nuevo, literalmente denominado Cabeza de año) que se celebra, según el calendario hebreo entre el 1 y el 2 de Tishrei, el primer mes del calendario judío. Según la tradición, ese fue el día en que Dios creó el mundo y con él a Adán, el primer hombre, considerado «cabeza» de la especie humana.

 

Días de arrepentimiento

La celebración de Rosh Hashaná marca el punto de partida de diez jornadas de reflexión que culminan con la festividad de Yom Kippur, que es el día del Perdón, cuando se hace un balance de lo vivido y se obtiene la purificación espiritual.

 

En la tradición judía, Rosh Hashaná junto con Yom Kippur forman una unidad llamada «fiestas austeras» (Iamim Noraim). Son días de arrepentimiento y de introspección, de balance de los actos y de las acciones realizadas.

 

En los hogares, el año nuevo se festeja con una cena donde abundarán los alimentos dulces, para que así sea, según la tradición, el sabor del año que se inicia: por ejemplo, se unta manzana con miel. El mantel será nuevo, la casa deberá estar limpia y todos estrenarán algo personal. Al dueño de casa se le servirá la cabeza del pescado que será el plato principal para celebrar Rosh Hashaná.

 

Durante la cena, algunas familias comparten un pan trenzado y redondo (Jalá) para simbolizar el ciclo de la vida sobre la mesa iluminada con velas. Una copa de vino dulce ritual es bebida, de a sorbos, por todos.

 

Además, por un sentido de pureza, hay quienes vestirán de blanco. Alrededor de la mesa cada uno se preguntará: «¿qué he hecho de mi vida?» (¿Jeshbon hanafesh?) porque es un día para la reflexión.

 

Cabeza del Año

La festividad de Rosh Hashaná, que significa “Cabeza del Año”, se celebra dos días, comenzando el 1 de Tishrei, que es el primer año del año judío. Se trata del aniversario de la creación de Adán y Eva, que fueron respectivamente el primer hombre y la primera mujer que existieron. Sus primeros actos hicieron efectivo el rol de la humanidad en el mundo de Dios.

 

Es así que Rosh Hashaná enfatiza la especial relación de Dios con la humanidad: el hecho de que dependemos de Dios por ser Él Aquel que nos creó y que nos sustenta. También, por el hecho de que Dios depende de nosotros por ser nosotros los que hacemos que su presencia se conozca y se sienta en Su mundo. Cada año, en Rosh Hashaná, “todos los habitantes del mundo pasan ante Dios como un rebaño de ovejas” y se decreta en la corte celestial “quién vivirá y quién morirá… quién se empobrecerá y quién se enriquecerá; quién caerá y quién se levantará”. Pero este es también el día en que proclamamos a Dios Rey del Universo. Los kabalistas enseñan que la continuación de la existencia del universo depende de la renovación del deseo divino del mundo, cuando aceptamos el reinado de Dios cada año en Rosh Hashaná.

 

El Shofar

El principal cumplimiento de Rosh Hashaná consiste en hacer sonar el Shofar, el cuerno de carnero, que también representa el toque de la trompeta cuando un pueblo corona a su rey. El grito del Shofar es también un llamado al arrepentimiento, porque Rosh Hashaná es también el aniversario del primer pecado del hombre y de su arrepentimiento por dicho pecado. Así, constituye el primero de los Diez Días de Arrepentimiento que culminan en Iom Kipur, el Día del Perdón. Otro aspecto significativo del shofar es que también permite recordar la Atadura de Isaac, que tuvo lugar en Rosh Hashaná, cuando en lugar de Isaac, un carnero fue ofrendado como ofrenda a Dios. Por eso, se evoca la disposición de Abraham a sacrificar a su hijo y se ruega que el mérito de ese acto nos asista cuando se reza por un año de vida, salud y prosperidad. En total, se escuchan 100 sonidos del Shofar en el transcurso de los servicios de Rosh Hashaná.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas

DEPORTES