Alexa

El Obispo de Posadas celebró la Dedicación del Templo y Consagración del Altar de la Catedral de la ciudad

El pasado viernes 10 de septiembre el Obispo de Posadas, Mons. Juan Rubén Martínez, celebró la Santa Misa de Dedicación del Templo y Consagración del Altar en la Catedral de la capital posadeña. En una celebración armoniosa, dedicó el Templo al Señor y consagró el altar donde se ofrece el sacrificio redentor de la Pascua.

“Es un acontecimiento significativo e importante en el que tenemos la certeza de que Dios a través de la Consagración de un Templo obra especialísimamente su gracia”, sostuvo en su homilía el Obispo de Posadas. Además resaltó la necesidad de “decirle Amén al amor de Dios” especialmente en las fechas en que “celebramos la Eucaristía con especial alegría”.

 

Obispo de Posadas

 

“Por eso dedicamos este Templo a Dios y lo hacemos consagrando este Altar”, añadió. 

 

Durante su homilía, el obispo destacó que la Dedicación del Templo es un rito de larga tradición cuya finalidad es agradecer al Señor “porque en esta casa que ha permitido edificar”. Y también por “favorecer a su familia que peregrina hacia Él, se simboliza el misterio de la comunión con sus hijos”.

 

En la ceremonia estuvo presente una reliquia de primer grado del Santo Cura Brochero, quien nació, creció y murió en la Argentina. Además, Monseñor, comentó que “se está trabajando mucho para embellecer a nuestra Catedral, y que si bien todavía faltan cosas por hacer, se va a continuar trabajando en ello”.

 

Obispo de Posadas
Reliquia de primer grado del Santo Cura Brochero.

 

Tras la homilía, el Obispo invocó a los santos en las letanías para que su súplica se una a la de la Iglesia. De esta manera, el Templo dedicado se convierte en casa de salvación y de gracia, donde el pueblo cristiano y fieles adoran a Dios en espíritu y verdad.

 

Luego se procedió a colocar la reliquia y se rezó la antiquísima plegaria de la dedicación. Tras ello, se ungió el altar con el Santo Crisma y cuatro cruces dispuestas en los ángulos de la Catedral. Se puso en el altar un braserillo donde se quemó incienso, para que como el humo de este se extendía en el templo, la Iglesia expanda la fragancia de Cristo. 

 

Obispo de Posadas

 

Terminada la incensación, las religiosas Siervas del Espíritu Santo limpiaron el altar, lo ornamentaron y encendieron los cirios. La Santa Misa continuó de manera acostumbrada.

 

El Obispo de Posadas y un mensaje sobre «la pobreza y la justicia social»

 

En su carta del domingo pasado, el Obispo de Posadas, Mons. Juan Rubén Martínez, habló sobre la caridad practicada, y la opción preferencial por los más pobres, siendo este un componente esencial de la fe católica y condición del seguimiento discipular de Jesucristo el Señor.

 

Los textos que nos presenta la Palabra de Dios son contundentes, afirma el obispo Juan Rubén Martínez. Por un lado, el Evangelio (Mc 7,31-37), nos presenta la curación de un sordomudo: «cuando Jesús volvía de la región de Tiro le presentaron un sordomudo y le pidieron que le impusiera las manos […] y en enseguida se abrieron sus oídos, se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente».

 

La carta de Santiago (Sant 2,1-7), también expresa de una manera definida esta opción preferencial a los pobres, sobre todo contra la acepción de personas: «¿Acaso Dios no ha elegido a los pobres de este mundo para enriquecerlos en la fe y hacerlos herederos del Reino que ha prometido a los que le aman? Y sin embargo ¡ustedes desprecian al pobre! ¿No son acaso los ricos quienes los oprimen a ustedes y los hacen comparecer ante los tribunales? ¿No son ellos los que blasfeman contra el nombre hermoso que les ha sido pronunciado sobre ustedes?».

 

«Estos textos bíblicos, y tantos otros que están en la Palabra de Dios deben orientarnos tanto en nuestra espiritualidad, estilo de vida, opciones y criterios. Sobre todo, en nuestras opciones pastorales», finalizó el Obispo de Posadas.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas