comScore

Nutrición | ¿Qué son los alimentos fermentados y cuáles son sus beneficios para la salud?

Nutrición | ¿Qué son los alimentos fermentados y cuáles son sus beneficios para la salud?

El consumo de alimentos fermentados ha tomado relevancia en los últimos tiempos en muchas personas que buscan mejorar la funcionalidad de su sistema digestivo e inmunológico, principalmente. No obstante, aún el conocimiento que existe respecto a ellos y sus verdaderos beneficios para la salud son bastante escasos.


En principio, es importante saber a qué nos referimos cuando hablamos de alimentos fermentados. Al fermentarse, los alimentos pasan por un proceso en que las bacterias naturales se alimentan de sus azúcares y almidones, produciendo ácido láctico. La fermentación hace que los alimentos se conserven por más tiempo sin necesidad de químicos, y les brinda un sabor característico.

 

Los alimentos y bebidas fermentados pueden provenir de materias primas tan diversas como la fruta, los cereales, la leche, la carne, los pescados, vegetales y tubérculos, dando lugar a una enorme variedad de productos que van desde bebidas como las leches fermentadas, kéfir, kombucha (bebida de té fermentado), – y alimentos sólidos como los quesos, pescados, “pickles”, chucrut, condimentos, papillas, yogur casero y panes de todo tipo.

 

 

Entre los principales beneficios de los alimentos fermentados podemos mencionar:

 

Fomentan la salud intestinal: ya que la salud intestinal es primordial para el sistema inmunológico, el consumo de bacterias benéficas puede ser útil para prevenir enfermedades. Los probióticos (alimentos que contienen microorganismos vivos benéficos) fomentan el sano equilibrio de la flora o microbiota intestinal. Las bacterias buenas que se consumen a través de alimentos fermentados previenen el crecimiento de bacterias malas al competir por los lugares de nutrición y para adherirse en el tejido del colon.

 

Además, disminuyen el estreñimiento y síntomas intestinales en quienes sufren de “tránsito lento”.

 

Ayudan a la digestión: las bacterias de los probióticos “pre-digieren” ciertos componentes de los alimentos, facilitándole al intestino su tarea, y promoviendo la absorción de nutrientes. Las personas intolerantes a la lactosa frecuentemente toleran el yogurt y el kéfir, ya que la lactosa presente en estos productos ya ha sido procesada por las bacterias.

 

Fortalecen el sistema inmunológico: Ya que la salud intestinal es primordial para el sistema inmunológico, el consumo de bacterias amigables puede ayudar a prevenir enfermedades. Al consumir alimentos ricos en probióticos, se fortalece la función de la mucosa intestinal como barrera natural ante los microbios que causan enfermedades e inflamación. Los alimentos probióticos son particularmente útiles si has estado tomando antibióticos, por ejemplo.

 

Los alimentos fermentados han sido reconocidos como un importante complemento anticancerígeno, ya que disminuir la inflamación es una importante característica anticancerígena de los alimentos fermentados. Se ha demostrado que las bacterias beneficiosas que se encuentran en los alimentos fermentados son particularmente eficaces para reducir la probabilidad de cáncer de colon. Sin embargo, también es posible que contribuyan a prevenir otros tipos de cáncer de mamas, hígado, intestino delgado.

 

Es importante aclarar que, si bien hay bebidas alcohólicas fermentadas, éstas no tendrían los mismos beneficios por su contenido de alcohol.

 

Empecemos a probar incluir alimentos fermentados a nuestra dieta. Es importante poder elegirlos de elaboración casera, para asegurarnos de que no contengan agregados industriales.

 

Lic. Romina Krauss-Nutricionista
M.P. n° 147
Turnos: 3765 041351

 

AV-CP+EP

Canal W



Quizás tambien le interese...