comScore

Estremecedor testimonio de una de las víctimas de abuso del destituido juez Pedro Fragueiro

Estremecedor testimonio de una de las víctimas de abuso del destituido juez Pedro Fragueiro

J. V. hoy tiene 34 años, pero hace 12 años atrás vivió un verdadero calvario en su trabajo, cuando entró a trabajar en el área administrativa del Juzgado Civil y Comercial 2 de Oberá, donde el destituido juez de Familia y Violencia Familiar de Puerto Iguazú, Pedro Alberto Fragueiro, se desempeñaba como Secretario entre los años 2009-2010.

 

La mujer que en ese momento era estudiante de derecho, atravesó un duro trance en lo laboral, que le marcó también en su vida y su futuro; a tal punto de debió abandonar la carrera de Abogacía  en una Universidad de Posadas, porque Fragueiro allí también era su profesor.

 

J. V. es una de las seis mujeres que denunciaron acoso y abuso sexual contra el ex magistrado, tanto en el ámbito laboral público, como así también en el ambiente privado. Su testimonio –al igual que de las otras denunciantes- fue clave en el Juicio que llevó a cabo el Jurado de Enjuiciamiento contra el ex juez y que culminó con sus destitución.

 

El abogado Fragueiro ahora debe afrontar el proceso judicial en el fuero penal de la Provincia, a partir de la serie de las denuncias en su contra, donde está acusado de “abuso sexual simple” en forma reiterada.

 

En una entrevista con Misiones OnLine, J.V. celebró la destitución de su antiguo jefe, cuando había ingresado a trabajar en la justicia misionera en Oberá, en el año 2010. “Fueron un sinfín de situaciones muy incómodas de maltrato hacia mi persona, conductas inadecuadas, en cuanto a cómo saludaba, propuestas que tenía durante la mañana, me pedía que entre a su despacho y cerraba la puerta”, comenzó diciendo la mujer.

 

La joven, que en aquel entonces tenía 22 años, revivió los padecimientos que sufría en  su trabajo. “Las tareas no estaban establecidas, Pedro Fragueiro no se dedicaba a explicarme que tipo de tarea tenía que hacer, era imposible. A veces se acercaba de mala manera y buscaba que estemos solos, que la gente esté ocupada haciendo algo porque su intención era rozarme el cuerpo, me pasaba por detrás, me susurraba al oído cosas”.

 

Agregó que el acoso y hostigamientos habían sido constantes durante la jornada de trabajo: “Eran todos los días, toda la mañana”, contó apenada la joven. “Te sentías sumamente hostigada, acosada, perseguida, presionada por la figura de autoridad que tenía, porque en ese momento él era mi jefe directo y a él le dieron la responsabilidad de que me enseñe o guíe que había que hacer”, relató.

 

La situación de acoso que vivía “todos los días mientras trabajaba” en ese lugar la llevaron a pensar en exponer ante todos lo que Pedro Fraguiero hacía, pero el miedo por ser su primera experiencia laboral y la vulnerabilidad que sentía, la hizo dar marcha atrás a varias veces. “Para mí era muy difícil manejar la situación, en ese momento no quise exponerme, era mi palabra contra la de él y yo era muy vulnerable”.

 

El miedo y pánico que sentía la joven estaba presente durante toda su jornada laboral, “yo trataba de eludir situaciones complicadas y siempre estaba cerca de una puerta porque estaba aterrada, tenía mucho miedo. Me tomaba de la cintura, me llevaba hacia él, cuando me saludaba en el saludo me daba besos cerca de la comisura de los labios, eran situaciones horribles”, contó.

 

Durante el último tiempo que trabajó con Pedro Fraguerio, la mujer comenzó a tener ataques de pánico producto de las situaciones que tenía que vivir todos los días.

 

“Hoy lo cuento porque el tiempo pasó y porque puedo hablar porque lo lleve a terapia y estoy aprendiendo a hablar de esto. Tuve ganas de acompañar y darle credibilidad con mi testimonio de experiencia a M., que fue la primera (vícitma-denunciante) que puso en las redes esta situación”, comentó.

 

Luego de conocerse el fallo del Jurado de Enjuiciamiento a Magistrados y Funcionarios de Misiones que destituyó al juez de Familia y Violencia Familiar 2 de Puerto Iguazú, la joven sintió un alivio, de que «la justicia esté dispuesta a escuchar a todas las denunciantes y que se haga justicia fue muy reparador y esto no solo lo digo yo, sino las demás denunciantes”.

 

Luego manifestó, “que feo es saber que no fui la única, pero a la vez siento que yo no estaba tan equivocada al haberme sentido tan mal con todo esto porque a varias le paso y varias se sintieron tan mal o peor que yo inclusive. No le deseo a ninguna mujer, me sentí acompañada  y en todo ese proceso estuvimos hablando de cómo cada una estaba, como se sentía, después de la resolución del Jurado de Enjuiciamiento, todas nos alegramos un montón, nos sentimos mucho mejor, nos sentimos con un peso menos, nos sentimos liberadas, sentimos que valió la pena habernos expuesto, porque contar y denunciar esto fue una exposición para nosotras, pero a la vez creemos que es una manera de crear conciencia”, reflexionó la joven que denunció al juez.

 

La mujer dijo que todo lo que le hizo Pedro Fraguiero fue “un abuso de autoridad, contra una persona que está en estado de vulnerabilidad, donde hay una clara relación de poder entre una persona y otra”.

 

“El aprovechaba esas situaciones todo el tiempo, por eso es importante poder hablar para que esto no le pase a otras (mujeres)”, expresó. Ahora la mujer espera que la Justicia penal resuelva las denuncias de acoso y “abuso sexual simple”. “Espero que se resuelva tanto como lo hizo el Jurado de Enjuiciamiento de una manera justa y reparadora para nosotras las víctimas, porque estamos dispuesta a seguir hasta que se haga justicia”, expresó finalmente, J. V..

JS-EP

Canal W



Quizás tambien le interese...