Alexa

Neuquén: bomberos voluntarios le salvaron la vida a un bebé que se atragantó

Una pareja acudió al cuartel de bomberos voluntarios con su bebé de cuatro de años luego de que se atragantara con leche.

 

El hecho ocurrió este domingo por la tarde en la ciudad Centenario, provincia de Neuquén. Una pareja de jóvenes llevó a su bebé de cuatro meses al cuartel de Bomberos voluntarios luego de que se atragantara con leche, lo que provocó una obstrucción de las vías respiratorias.

 

La familia, la cual vive a seis cuadras del cuartel, trasladó de urgencia a su hijo Thiam, quien se encontraba con un aspecto azul debido a que no podía respirar. De forma inmediata los bomberos lo socorrieron, le realizaron la maniobra de Heimlich y le salvaron la vida tras lograr desobstruirle las vías respiratorias. Claudio Buttaro, Francis Muñoz, Miriam Penchulef, Julián Álvarez y Andrés Lugo son los responsables de que el pequeño se encuentre con vida y feliz junto a sus padres.

 

“Mis compañeros lo atendieron y le aplicaron la maniobra de Heimlich para generarle la desobstrucción. Según el protocolo de acción, como es un un lactante, se le aplicó la maniobra que consiste en ponerlo de espalda en 45 grados y darle cinco golpes, en medio de los omóplatos, y cinco respiraciones de rescate “, relató el subjefe del cuartel de Bomberos Voluntarios de Centenario, Patricio Álvarez, en comunicación con LM Neuquén.

 

“El bebé había tomado la leche, nada más. A veces al regurgitar de la leche, que es un vomito, no lo alcanza a tirar y genera ese ahogo que obstruye la vía aérea. Cuando uno se atora, la glotis se cierra enseguida, se protege, por eso tiene la sensación de quedarse sin aire. En los bebés es lo mismo, mucho más rápido a pesar de que sea líquido “, detalló.

 

Para estos casos, explicó que se debe poner al bebé en posición de 45 grados y lograr ese relajamiento con los cinco golpecitos en la espalda para que el líquido salga y se desobstruya la vía aérea, según detalló LM Neuquén.

 

“El poder de decisión tiene que ser inmediato porque el tiempo que se queda sin respirar, que no ingresa oxígeno en el cerebro, más en una criatura en formación, es realmente complicado porque las secuelas pueden ser importantes “, alertó. Además, indicó que es recomendable que los padres tengan las herramientas básicas de primeros auxilios y realicen cursos de RCP para estar preparados ante una situación como esta.

 

La Maniobra de Heimlich

La Maniobra de Heimlich, llamada Compresiones abdominales, es un procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio, normalmente bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto. Es una técnica efectiva para salvar vidas en caso de asfixia por atragantamiento, informa Wikipedia

La maniobra de Heimlich es llamada así por el doctor Henry Heimlich, quien la desarrolló en 1974.

Habrá que recalcar que, las palmadas en la espalda se realizarán con el tronco totalmente inclinado hacia delante, para evitar el riesgo de que el objeto que está obstruyendo la vía respiratoria baje más por los golpes y finamente la persona muera atragantada porque esta maniobra no funcione.

Y, a menos que se disponga de entrenamiento para estos casos, lo primero es pedir auxilio al número de emergencias. Mientras llega la asistencia sanitaria, intentaremos desobstruir las vías, y, si la víctima cae inconsciente, realizaremos las maniobras de RCP.

Si la víctima no puede recibir compresiones en el vientre, como es el caso de mujeres embarazadas y personas demasiado obesas, la maniobra de Heimlich es sustituida por compresiones torácicas, siguiendo la misma dinámica que las compresiones abdominales pero comprimiendo en la mitad de abajo del hueso vertical del pecho (el esternón).

En la propia maniobra de Heimlich, diferenciaremos según se realice sobre personas adultas o niños pequeños:

 

Personas adultas

Para realizar la acción en adultos (o niños bastante crecidos que caminan), procédase de la siguiente manera. Con el sujeto de pie, abrazar al mismo por la espalda con los dos brazos. En esta posición se presiona con una mano cerrada y la otra recubriendo la primera. Se debe apoyar el puño entre su ombligo y su pecho, y presionar adentro y arriba, hacia el centro del estómago. Su vientre queda así comprimido entre el puño y el cuerpo del rescatador, lo que forma una presión hacia arriba.

En el caso de que el atragantado esté solo, puede tomar una silla con respaldo, situarla por debajo de su pecho y empujar hacia arriba con fuerza, para intentar expulsar el objeto. Estando solo es de gran utilidad el tener a mano alguno de los aparatos anti-atragantamiento disponibles actualmente.

 

Niños menores de dos años

Si la víctima es un bebé (de menos de 1 año), existen modificaciones para bebés.

Si la víctima es un niño muy pequeño, y el rescatador cree que no puede hacerle maniobras de bebé (porque no sabe hacerlas, o porque el cuerpo de ese niño ya está crecido), y piensa que le haría daño si le aplicase la maniobra normal, también es posible intentar hacer la maniobra normal pero tumbándolo. Esto empieza por tender al niño boca arriba, encima de una superficie que sea bastante rígida. Apoyando las manos una encima de la otra, entre su pecho y su ombligo, se debe empujar varias veces en dirección al pecho; es posible añadir luego compresiones torácicas (aproximadamente cinco, igual que un masaje cardíaco pero más fuerte y algo más lento), comprobando la efectividad con cada compresión.9​

 

Discapacitados en silla de ruedas

La maniobra de Heimlich también tiene modificaciones para discapacitados en silla de ruedas basadas en maneras de hacerla sin levantar a la víctima (Wikipedia)

 

 


Fuente: Radio Mitre

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas