Alexa

Viernes Santo: con una emotiva ceremonia encabezada por el obispo Martínez, la iglesia diocesana realizó el Vía Crucis en la Cruz de Santa Ana

Este Viernes Santo, el cristianismo recuerda la pasión y muerte de Jesucristo, en uno de los días más fuertes para la liturgia y la iglesia diocesana de Posadas conmemoró la fecha rezando el Vía Crucis en la Capilla de la Exaltación de la Cruz, dentro del Parque Temático de la Cruz, en Santa Ana.

 

 

La celebración estuvo encabezada por el obispo, monseñor Juan Rubén Martínez, quien estuvo acompañado por el rector del seminario Santo Cura de Ars, Sebastián Escalante y el párroco de Loreto- Santa Ana, Alejandro Ferreyra.

 

 

La ceremonia comenzó a las 13 y se extendió por poco más de una hora. Además, contó con la presencia de algunos fieles que, respetando el protocolo sanitario y la distancia social, acompañaron la emotiva ceremonia que incluyó la lectura del Evangelio según San Juan, donde se narra la Pasión y Muerte de Jesús, un momento de Adoración de la Cruz y un espacio para recordar a la Virgen María, quien acompañó a su hijo hasta los últimos instantes de su calvario.

 

 

“Desde ya que estamos celebrando un día muy fuerte que es el Viernes Santo, día en que la gente también lo vive en las capillas, en las comunidades. Todas las condiciones se dan para que lo podamos acompañar a Jesús, en un momento tan fuerte, en donde él asume en sí mismo, en los dolores, en la pasión y en su muerte tantos dolores, tantas pasiones, tantos sufrimientos y tantas muertes que hay en nuestra realidad”, reflexionó monseñor Martínez tras la celebración.

 

 

El religioso recordó que durante la ceremonia se hicieron peticiones especiales, sobre todo por aquellos que sufren, que tienen dolores, que viven situaciones de marginalidad, de enfermedades, entre otras.

 

 

“Todo eso lo ponemos en la cruz, sabiendo que Jesucristo nos redime, que el que murió resucitó y nos llena de esperanza y también queremos transmitir esa esperanza a todos, especialmente a los que sufren, que nunca hay que bajar los brazos porque siempre la vida triunfa sobre la muerte”, subrayó.

 

 

Para cerrar, Martínez recordó que tras el Viernes Santo, donde los cristianos adoran la cruz, ya se vive con expectativa la Vigilia Pascual del sábado por la noche y del Domingo de Resurrección.

 

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas