Alexa

Otro estado de Brasil fronterizo con Argentina al borde del colapso sanitario

La ciudad fronteriza de Uruguayana (Brasil) que limita con la ciudad correntina de Paso de los Libres (Argentina), vive el peor momento sanitario desde que se desató la pandemia debido al crecimiento alarmante del número de casos de coronavirus de los últimos días que encendió la alerta y ahora desembocó en el colapso del Hospital da Santa Casa de Caridade.

 

 

En este contexto, el neumonólogo Luiz Fernando Cibin del hospital Hospital da Santa Casa de Uruguayana , hizo un llamado a la comunidad via Facebook para endurecer los cumplimentos del protocolo sanitarios de cuidados, en el que apeló una vez más a la colaboración de la ciudadanía.

 

“Desafortunadamente estamos teniendo un número de casos muy grande. Las internaciones no paran. La gente ve algo que no pasó hasta ahora en relación al peor momento en número de casos y eso nos deja muy preocupados porque no hay material humano para dar calidad a la atención y todo empieza a ser más complicado. Tenemos muchos cuadros graves de coronavirus que requieren una atención adecuada y no hay gente que pueda dar ese tratamiento lo mejor posible”, arrancó el médico.

 

Lamentó que los pacientes y sus familiares “se resisten a respetar el tiempo de aislamiento. Muchas veces no lo cumplen correctamente y eso hace que el virus se disemine”.

 

Apuntó también contra las numerosas fiestas en el municipio, “es lamentable, estamos trabajando al límite mientras otras personas violan la ley. Jóvenes que creen que no van a contagiarse y gente que no ve la realidad del Hospital. La gente tiene que colaborar”, instó.

 

En su página de Facebook, la Prefectura de Uruguayana publicó la sanción de 10.400 reales al propietario de una casa donde se realizó una fiesta clandestina.

 

Brasil

 

En su mensaje, insistió también en el uso de barbijo y tapaboca. “La gente vive una pandemia, aquí no hay nada de diferente con el mundo. Creen que es un juego, no quieren creer y no tienen ese comportamiento”.

 

Por último, pidió más participación a la población, “desafortunadamente, cuanto más pacientes haya para atender, precisamos de toda la población a que se concientice. Esto que está ocurriendo es real, no es un invento de las noticias o del prefecto. Nuestro hospital está sobrecargado”.

 

Brasil sin control 

 

Desde hace más de una semana Brasil se ha vuelto a convertir en el epicentro de la pandemia de coronavirus a nivel global. Con un ritmo de contagios y muertes alarmante, una estrategia de vacunación que no avanza, hallazgos de nuevas mutaciones del virus, y un sistema sanitario al borde del colapso, el gigante sudamericano se convirtió en un verdadero riesgo para la región, y pone en alerta al resto del mundo. Países como Uruguay, Paraguay, Argentina, Perú y Colombia, han encendido las alertas ante lo que está ocurriendo en Brasil, país con el que limitan.

 

La situación es profundamente preocupante y las medidas que se deben tomar deben ser lo más serias posibles para lograr un progreso significativo”, advirtió el viernes pasado Tedros Adhanom Gebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud.

 

“La situación en Brasil ha empeorado, con una incidencia muy alta de casos y un aumento de los incidentes de muerte en todo el país”, añadió Michael Ryan, director de emergencias del organismo internacional, quien además reconoció la preocupación que existe a nivel internacional “respecto al aumento de la transmisibilidad y letalidad” de la cepa brasileña que, según datos preliminares de algunos estudios obtenidos por la ONU, puede ser hasta dos veces más contagiosa que la variante original del coronavirus.

 

Ryan alertó la «amenaza extrema» en la que se encuentra el país sudamericano, que días atrás llegó a registrar más de 2.000 muertos por coronavirus en 24 horas, y actualmente cuenta con más del 96% de las camas de cuidados intensivos ocupadas en las regiones del centro y sur del territorio nacional.

 

Pese a las recomendaciones de los organismos internacionales, el presidente Jair Bolsonaro, quien contrajo coronavirus el años pasado, ha relativizado el impacto del virus desde el inicio de la pandemia. Además, de haber cuestionado la eficacia de las vacunas, también es un férreo crítico de las medidas de aislamiento social, por sus efectos económicos, así como el uso de mascarillas.

 

 

 

 

Fuente: La Dos

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas

DEPORTES