Alexa

Análisis semanal: Misiones vuelve a clases y espera una respuesta de Alberto el 19-M

Misiones y las demás provincias del siempre postergado norte del país esperan con ansiedad la llegada del próximo viernes cuando el presidente Alberto Fernández tendrá la posibilidad de traducir a hechos concretos su declamada vocación federalista y espíritu solidario. El mismo día en que Posadas estará celebrando a su Santo Patrono, en Catamarca se celebrará una nueva cumbre del Norte Grande para la cual el presidente Alberto Fernández se comprometió llevar una respuesta a los reclamos planteados hace dos semanas en la reunión del mismo bloque en Yapeyú.

 

Tarifa diferencial para la energía, reparto más equitativo de los subsidios al transporte –de los cuales el AMBA se lleva la parte del león-, más precisiones respecto al plan de obras anticipado en Yapeyú y algún beneficio fiscal, que podría ser la reposición de un sistema diferencial del pago de aportes patronales –similar al decreto 814 derogado por Macri- son algunas de las cuestiones que los gobernadores esperan resolver el 19-M.

 

Misiones además tiene sus expectativas cifradas en la reglamentación del artículo 10 de la Ley Pyme. El gobernador Oscar Herrera Ahuad ya le presentó al ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas una propuesta para darle contenido al artículo que faculta al Ejecutivo a adoptar medidas tendientes a compensar a las zonas de frontera por las asimetrías y espera una respuesta del presidente.

 

En la conferencia de prensa de inicio del ciclo lectivo, el presidente de la Legislatura Carlos Rovira, dejó en claro que a pesar del veto presidencial a las zonas aduaneras especiales, la Provincia “no renunció ni renunciará jamás” a que Misiones cuente con un esquema impositivo diferenciado.

 

 

Desde el Gobierno provincial entienden que es una deuda histórica que de alguna manera se tiene que saldar, no solo teniendo en cuenta los 900 kilómetros de frontera con países que cobran menos impuestos, sino también como compensación por una coparticipación escandalosamente desfavorable, por los esfuerzos adicionales que le cuesta a Misiones no estar conectada a una red de gas natural, por estar lejos de los puertos y de los centros de producción y consumo y por cuidar el medio ambiente más que ningún otro Estado del mundo en beneficio del resto del país y de toda la humanidad.

 

En términos estrictamente económicos y fiscales, Rovira resumió en una frase el principal argumento que respalda el histórico reclamo: “si Misiones no tuviera impuestos nacionales, haríamos 10 o 15 veces más”, dijo. Y hacer más implica también recaudar más, de lo que se desprende que cualquier beneficio fiscal que otorgue Nación a Misiones terminará teniendo un impacto positivo no solo en la actividad económica sino también en el resultado fiscal no solo provincial sino también nacional.

 

Por obra de la pandemia, Misiones ahora cuenta con una comprobación concreta de la veracidad de ese argumento. Con las fronteras cerradas, sin la competencia desigual de Paraguay y Brasil, la recaudación en la provincia aumentó mucho más que en el resto del país.

 

Según datos de la Agencia Tributaria de Misiones, la recaudación propia se duplicó en el primer bimestre de este año respecto a igual período del año pasado, antes de que llegara el coronavirus y se cerraran las fronteras. Para el mismo lapso, datos del ministerio de Economía de Nación muestran un incremento de la recaudación nacional de poco más de 50%, la mitad de la observada en Misiones.

 

Medida en términos reales, es decir descontando la inflación, el crecimiento interanual de la recaudación misionera en enero y febrero fue de 42% a pesar de que en el verano pasado el turismo –uno de los rubros más destacados de la economía provincial- funcionó con normalidad y este año lo hizo con severas restricciones.

 

El objetivo que persigue el Gobierno provincial es reglamentare el artículo 10 antes de la reapertura de las fronteras. Si eso se consiguiera y si además esa reglamentación llegara con medidas efectivas para revertir o al menos compensar en buena parte las asimetrías impositivas con los países vecinos, la reapertura de las fronteras lejos de ser una amenaza para la economía provincial, sería una oportunidad para crecer más atrayendo consumidores e inversores de los países vecinos.

 

Paz en medio del caos

 

Todo indica sin embargo que habrá tiempo para reglamentar el artículo 10 porque la reapertura de las fronteras internacionales todavía no aparece en el horizonte, no tanto por cuestiones económicas como por razones estrictamente sanitarias.

 

El coronavirus literalmente está provocando caos tanto en Paraguay como en Brasil. En tierras guaraníes el incremento en la cantidad de contagios llevó al colapso del sistema sanitario y le valió al gobierno de Mario Abdo Benítez una crisis política y social que se llevó puestos a tres de sus ministros.

 

En Brasil, el cuadro no es mejor. El manifiesto desinterés del gobierno del inefable Jair Bolsonaro por llevar adelante alguna política sanitaria –aunque fuera una mala- como respuesta al avance del coronavirus está provocando estragos en el país vecino, que llegó a los 2.000 muertos por día y ya se ubica en el segundo lugar en cantidad de muertos en todo el mundo.

 

El desmanejo de Brasil llevó a la OMS a reclamarle a Bolsonaro que tome “medidas serias” para contener la pandemia y volvió a advertir que ese país se convirtió en una amenaza sanitaria para toda la región.

 

Como única respuesta, el hijo de Bolsonaro –que se llama Eduardo y es legislador- emitió una inequívoca comunicación en sus redes sociales a través de la cual invitó a periodistas que lo criticaron a “ponerse el barbijo en el culo”.

 

Vuelta a clases

 

Inserta como una cuña entre estos dos países asolados por el virus, Misiones consiguió esta semana dar un nuevo paso en el camino a una nueva normalidad: inició un nuevo ciclo lectivo que incluye el regreso de las clases presenciales.

 

Aplicando esquemas que se ajustan a las realidades particulares de cada municipio, de cada escuela y hasta de cada grupo de alumnos, los estudiantes primarios y secundarios de los 77 municipios volvieron a las aulas y al contacto directo con los docentes.

 

Como viene siendo tradición en los últimos años, la cúpula del Frente Renovador encabezada por su conductor Carlos Rovira, se dio cita en la Escuela de Robótica (símbolo de la impronta del presidente de la Legislatura en la gestión provincial), no solo para dejar inaugurado un nuevo ciclo lectivo sino también para dejar mensajes claros y contundentes de la línea política con visión de largo plazo que viene llevando adelante el Gobierno provincial.

 

El exgobernador enfatizó que la Escuela de Robótica, la Secundaria de Innovación y el Silicon Misiones conforman un tridente de la educación innovadora que se hizo realidad gracias a un enorme esfuerzo de los misioneros, pero también con visión estratégica y dedicación.

 

“Nada es casualidad, todo es fruto de un sueño, que después se convierte en mucho trabajo y luego en realidad. Esa secuencia brinda a los misioneros previsibilidad, certeza y tranquilidad de cara al futuro”, indicó.

 

Destacó que pese a la posición desventajosa que tiene Misiones en el reparto automático de los fondos coparticipables, es una provincia “pujante y creciente con servicios de vanguardia como la educación, la salud pública gratuita y de calidad, el boleto estudiantil gratuito, la economía más robusta del país que viene mostrando los mejores indicadores de crecimiento desde hace ocho meses”.

 

Rovira enfatizó además el logro que implicó que una vez más y pesar de la pandemia, las clases iniciaran con normalidad y con inauguraciones en Misiones, algo que no consiguieron las demás provincias.

 

Indicó que gracias a la cuantiosa inversión que viene realizando el Gobierno en educación, hoy los estudiantes tienen opciones de alta calidad para elegir dónde y qué estudiar, lo que les abrirá un abanico de opciones para trabajar en empresas o desarrollar sus propios emprendimientos. “La calidad de vida que se respira y se siente en Misiones no se compara con nada del mundo”, consideró.

 

“No hay cosa más impactante que las realidades, tumban discursos, concepciones vanas, que muchas veces es bueno el primer paso, soñar. Si soñás, lo podés hacer, pero para hacerlo hay un tránsito y una actitud muy distinta que hoy se aprende en este tipo de educación en esta escuela, en la Escuela de Innovación, en el Silicon Misiones y toda la gama proyectada para los próximos años que tenemos pensado respecto del único remedio más importante que la vacuna y que los tratamientos médicos para esta pandemia, que se llama saber; se llama aprender; se llama conocimiento”, señaló el líder renovador.

 

Al referirse al inicio de clases valoró que “hoy en Misiones es un día que se respiró paz, tranquilidad y felicidad. La familia, los padres de los padres asistiendo a la escuela, es conmovedor. Es extraordinario que reflexionemos alrededor de ese presente, que hay que cuidarlo, hay que protegerlo con inteligencia, bondad, con concordia y con una mirada esperanzadora para estar a la altura de estos niños que no tienen miedo”.

 

Agitación política, tranquilidad económica

 

En el plano de la política nacional, el presidente Alberto Fernández sigue enfrentando complicaciones, no solo por los ataques de la oposición sino también por las disonancias  internas.

 

Más allá de explicaciones e interpretaciones, la declaración de Beatriz Sarlo en sede judicial volvió a traer a la luz el escandalete del vacunatorio VIP, tema que el oficialismo preferiría dejar atrás cuanto antes.

 

Pero el asunto más delicado para el presidente fue la renuncia de su ministra de Justicia, Marcela Losardo, quien se declaró “agobiada” y desde su entorno se ocuparon de dejar en claro que su agobio no sería tanto por el ejercicio de la función, como por soportar las presiones del kichnerismo duro que pretende acciones más resolutivas para frenar las causas judiciales en las que se investigan a integrantes de esa fuerza política y acelerar las investigaciones que comprometen al gobierno anterior.

 

La concepción de manejo político de la justicia que impuso el recientemente fallecido Carlos Menem con su “mayoría automática” en la Corte Suprema y aplicaron todos sus sucesores sin excepción, no contempla la posibilidad de ser gobierno y tener amigos presos. La estancia de Amado Boudou y Milagro Sala, así como la condena a 12 años de prisión que pesa sobre Lázaro Báez, resultan afrentas difíciles de digerir.

 

Ahora Alberto enfrenta el problema no menor de encontrarle un reemplazo a Losardo, tarea que lo obligará a decidir si mantiene la línea de “moderación” y de apego a la norma o cede a las presiones del kirchnerismo por ubicar al frente del ministerio de Justicia a alguien más afín a sus intereses.

 

A su favor Alberto cuenta con un contexto económico relativamente tranquilo, sin presiones devaluatorias y una recaudación aumentando en términos reales.

 

Por otro lado se conoció un informe de la Unión Industrial Argentina (UIA) donde afirma que el 63% de las industrias del país aumentaron o mantuvieron en enero sus ventas en el mercado interno en comparación con el promedio del último trimestre del 2020.

 

El dato más preocupante sigue siendo la inflación. El viernes se conoció que el IPC de febrero fue de 3,6%, que si bien fue menor a las de enero y diciembre ambas de 4%, sigue siendo un número incompatible con la proyección anual de 29% expresada en el Presupuesto 2021.

 

Con aumentos pendientes en tarifas y combustibles, resulta difícil pensar en una desaceleración pronunciada del índice de precios, algo que el Gobierno necesita para llegar a fin de año con un número similar al que figura en el Presupuesto.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas