comScore

Femicidio de Úrsula | Las conmovedoras palabras de su ex novio

Femicidio de Úrsula | Las conmovedoras palabras de su ex novio

El pueblo de Rojas no sale de la conmoción tras el femicidio de Úrsula Bahillo. Familiares, vecinos y seres queridos de la adolescente de 18 años asesinada comparten en estos días su tristeza e indignación por el caso y reclaman que se haga justicia. Este jueves, uno de sus exnovios compartió un emotivo texto en las redes sociales, en el que recordó los “buenos momentos” que pasaron juntos y pidió no olvidar que el crimen “se podría haber evitado”. “Se fue físicamente, pero nunca se va a ir de la memoria y de nuestros corazones”, manifestó.

 

En un hilo de Twitter, el joven expresó que sintió “la obligación” de contar sus sensaciones tras el crimen, pese a que siempre creyó que las “cosas íntimas” hay que reservarlas para uno mismo. El texto, según explicó, busca “sumar memorias a las personas” que no conocían a Úrsula, “para que nunca se olviden de ella”. “Era imposible hacerlo antes y es muy difícil hacerlo ahora, entre recuerdos y lágrimas”, expresó.

 

“Mientras escribo esto revivo las mañanas de mal humor, las tardes de mates en cualquier lugar, las noches de cena (aunque solo comieras papas con cheddar), los momentos con mi familia y la suya, los domingos de cancha, las risas, los caprichos, momentos de mucha felicidad y también de tristeza”, se explayó.

 

A continuación, describió a Úrsula como una joven que siempre estaba “con una sonrisa de oreja a oreja”, dando “lo mejor” para los demás y dijo que tenía “un carácter muchas veces indescifrable” que era como una moneda: “Pura dulzura de un lado y brava del otro”. Además, afirmó que “no había grises” en su forma de ser y contó un chiste interno de la pareja: siempre se reían al decir que ella “tenía la cara redondita como tapa de alfajor”.

 

“Nuestra relación llegó a su fin por varias situaciones que no vienen al caso, quiero quedarme con los buenos momentos y recuerdos que pasamos juntos. No fue largo pero si muy intenso”, aseguró. “Siento que de alguna forma tengo que pedir perdón por no hacer mas cuando me dijiste que la estabas pasando mal, pero no querías que se entere tu familia porque lo iban a matar”, aseveró. Y cuestionó: “¿Hasta dónde llegó tu amor ciego por esa persona que terminó con tu vida?”.

 

Consternado, dijo que al enterarse de la noticia sintió “un vacío en la boca del estómago”, al tiempo que una parte suya “pensaba que era una mentira”. “¿Cómo ibas a ser vos si últimamente te veía cruzar en tu moto para todos lados, si recorrés las mismas calles y visitás los mismos lugares que yo en esta pequeña ciudad donde nos conocemos todos? ¿Cómo ibas a ser vos si siempre estabas rodeada de gente que te quería mucho?”, manifestó.

 

Afirmó que asimilar el femicidio “cuesta mucho” y agradeció a todas las personas que lo apoyaron en el duro proceso. “Como siempre se dice, la vida sigue, pero depende de nosotros no olvidar lo que pasó este 8 de febrero de 2021, no olvidar que esto se pudo haber evitado, no olvidar a Úrsula, que se fue físicamente pero nunca se va a ir de la memoria y de nuestros corazones”, concluyó.

 

El femicidio de Úrsula Bahillo

La adolescente de 18 años fue encontrada asesinada el lunes por la noche en unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de la ciudad del noroeste de la provincia de Buenos Aires. Por el crimen detuvieron a su exnovio, Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, un oficial de la Policía bonaerense que estaba bajo tratamiento psiquiátrico desde septiembre pasado y que se autolesionó luego del hecho.

 

La joven estaba preocupada: había denunciado al menos cinco veces a Martínez, pero la orden para darle un botón antipánico se emitió el mismo día que la mataron. Un día antes, le envió unos mensajes a una amiga. “Me amenazó, me dijo que quería hablar conmigo y que me bajara de la moto”, dijo en el material que fuentes de la investigación dieron a conocer. “Yo tengo una perimetral y él la rompió, por eso fui a denunciarlo de nuevo”, explicó.

 

Los investigadores buscan determinar si el acusado citó en ese lugar a la joven, hija de un conocido comerciante de Rojas, o bien pactaron un encuentro para hablar de cuestiones de su antigua relación y las denuncias que la víctima había radicado contra él por violencia de género.

 

El femicidio fue descubierto tras una llamada al 911 de un tío del imputado. Según el familiar, su sobrino le confesó telefónicamente que “se había mandado una cagada”.

Dolor y reclamo

En la noche del miércoles, mujeres de distintos puntos de Buenos Aires se acercaron hasta Rojas para una marcha pidiendo justicia por Úrsula. Con velas y mucho dolor las presentes reclamaban el abandono, que podría haber tomado el rescate de Úrsula, por parte de la justicia. Lo que más expresan las chicas que se acercaron a la marcha, es que nadie les garantiza seguridad. Cuando llega el crimen y ya es tarde, cuando no son escuchadas las victimas aún con vida.

 

La madrina de confirmación de Úrsula fue una de las acompañantes a declarar, fue en quien Úrsula confió. Eleonora habló ayer con un medio nacional en plena marcha y dijo “Él estuvo muchas veces en mi casa, compartimos muchos momentos juntos. Cuando ella me contó lo que pasaba trate de que recurra a la justicia como cualquier mujer maltratada debe hacer. Vivía amenazada, no quería acercarse por miedo, hasta que no aguantó más”. Eleonora recordó que Úrsula le dijo “Tía no aguanto más, ¿me acompañas?” y agregó “Lo que me queda es el orgullo por ella, los ovarios que tuvo y como se la jugó, por ella y por todas las víctimas de él”.

 

La denuncia de sus padres seguía su curso, pero nunca habían recibido ninguna respuesta más que este lunes, podría llegarle a él la denuncia y la medida de restricción. En tanto a la ausencia de la justicia, la madrina expresó “Con todas las denuncias que él tenía, él seguía libre, él nunca dejó de dar vueltas alrededor de la comisaría de la mujer buscándola”.

 

 

Fuente: Radio Sudamericana

DA-CP

Canal W



Quizás tambien le interese...